175º Aniversario de Sisí, la Emperatriz Isabel de Austria

175º Aniversario de Sisí, la Emperatriz Isabel de Austria

Con un calendario repleto de eventos, conciertos, exposiciones permanentes e incluso un musical, la capital austriaca, Viena, celebrará a lo grande el 175º Aniversario de la que fuera la mas emblemática y popular emperatriz de Austria, conocida como Sisí.

  Apasionada por las cuestiones culturales y entusiasta viajera,  fue el centro de atención de las cortes europeas de la época, la gran belleza física y su talante un tanto rebelde hizo que fuera un tanto incomprendida provocándole una cuantas complicaciones a lo largo de su vida. Hace tiempo que Elisabeth, la bella Emperatriz apreciada en todas partes, se ha convertido en figura de culto. El Museo Sisí dentro de los aposentos imperiales del Palacio Imperial confronta el mito a la verdad. Los numerosos objetos personales de Elisabeth así como los retratos más famosos de la bella Emperatriz son los puntos culminantes de esta muestra. En el centro de mira de la exposición está la vida privada de Elisabeth, su rebelión contra el ceremonial de la corte, su huida al culto a la belleza, su obcecación por la esbeltez, sus logros deportivos y su poesía exaltada. El museo explica la vida infatigable de la legendaria Emperatriz: desde la época despreocupada cuando era una jovencita en Baviera, pasando por el imprevisto compromiso matrimonial con el Emperador de Austria, hasta su asesinato en el año 1898 en Ginebra. La Ruta Sisí presenta sensacionales objetos de culto para los fans de todo el mundo. Incluye una visita al Museo de Carrozas del Schönnbrun, que traza la vida de la popular emperatriz Elisabeth desde su boda hasta su trágica muerte, mediante la exposición de su propio carruaje y sus recuerdos únicos.

  El museo Sisí Para los aficionados al tema es indispensable la visita del Museo Sisí en el Palacio Imperial del Hofburg. La muestra permanente situada en los aposentos imperiales compara la figura mítica de la emperatriz Isabel con la realidad y presenta numerosos objetos personales de la monarca. En el año conmemorativo de 2012 pueden admirarse el recientemente renovado baño de la emperatriz así como el mundialmente famoso retrato del pintor Franz Xaver Winterhalter, restaurado también para la ocasión. Y un espacio dedicado en el Museo Sisí a las biografías de sus cuatro hijos. Y a través de multitud de Objetos: se puede contemplar, entre otros, uno de los pocos vestidos de verano que se conservar, la copia del vestido que llevó a la fiesta celebrada antes de su boda, así como la copia del vestido húngaro de coronación, retratos famosos, un secreter en miniatura con algunos sobres pintados a mano por la propia Elisabeth, la caja de acuarelas de Sisi, un botiquín de viaje compuesto por 63 piezas y una reconstrucción del lujoso Vagón real de Sisi que se puede visitar. De su infancia se ha rescatado su arpa, traída desde Bayern, y también se expone una copia de un traje infantil. Sus joyas de luto hechas de ónice y azabache, que comprenden seis piezas y que Sisi lució tras la muerte de su hijo y príncipe heredero Rodolfo, junto con su vestido de luto, también se exponen aquí al completo. El abrigo negro de plumas de garza con el que Sisi se cubrió tras el atentado en el Lago Leman y que llevó al Hotel Beau Rivage, evocan el trágico suceso, así como la máscara mortuoria de la emperatriz asesinada.

  Los aposentos imperiales Los antiguos aposentos privados de la familia imperial en el Palacio Imperial abren sus puertas al público. Sumérjase en la vida cotidiana de los monarcas. Aquí vivieron el emperador Francisco José y Elisabeth con sus hijos y toda la corte. Es en este lugar donde representaban el reino de los Habsburgo y dirigían su política. No sólo se pueden visitar las salas para los oficiales imperiales del Estado Mayor, la gran sala de audiencias (cuadro de Peter Krafft, pintor de la época Biedermeier) y la sala de conferencias en la que se reunían ministros y el consejo de la corona, sino también el despacho del emperador Francisco José así como la sala de estar y el dormitorio de su esposa, numerosos salones y un baño de la época. Las salas son estilo Rococó, con ricos estucos y tapices valiosos de Bruselas (siglo XVII y XVIII), arañas de cristal de Bohemia y estufas de porcelana. El mobiliario del siglo XIX es estilo Luis XV e imperio. La Colección de Plata Imperial Podrá ver, por ejemplo, el famoso centro de mesa de Milán de 30 m de largo, porcelana de Asia Oriental, porcelana de Sèvres y Viena así como platos con panoramas, porcelana de Faenza, platería y orfebrería – como la cubertería de plata de la corte vienesa y el «Vermeilservice», un gran servicio lujoso para 140 personas. El Palacio de Schönbrunn Otro lugar indispensable para los aficionados a Sisí es el Palacio de Schönbrunn, la residencia veraniega de la familia Habsburgo. En el Museo de Carruajes Imperiales del palacio (Wagenburg) puede seguirse el Sendero de Sisí, que conduce desde su boda hasta su trágica muerte en 1898. Entre otros objetos se muestran magníficos carruajes utilizados por la emperatriz, retratos, vestidos y objetos relacionados con la equitación. Asimismo merece la pena visitar el monumento a la emperatriz Isabel situado en un placentero rincón de los jardines del Volksgarten, el «Palacio de ensueño de Sisí»: la Hermesvilla situada en el parque del Lainzer Tiergarten, así como su última morada en la Cripta Imperial. Y para terminar de manera dulce, la pastelería Demel (antiguo proveedor de la Casa imperial) sigue produciendo las violetas escarchadas que tanto gustaban a Sisí.

  Museo Sisí:  www.hofburg-wien.at www.austriatourism.com [mapsmarker marker=»17″]        

Post relacionados: