20 Razones para visitar Gran Bretaña por su gastronomía

20 Razones para visitar Gran Bretaña por su gastronomía

Las 20 razones detalladas para visitar Gran Bretaña y disfrutar con su gastronomía:

 

  1. Gastropubs. Bueno, al fin y al cabo, ¡nosotros los inventamos!  Surgieron en Londres y ahora pueden encontrarse por todo el país. Combinan lo mejor del queridísimo pub británico con buena relación calidad-precio, comida sabrosa, los mejores productos locales y un entorno tranquilo.
  2. Fish and chips (pescado y patatas).  Otra institución británica. Prueben los de Magpie en Whitby, Yorkshire, Rick Stein’s en Padstow, Cornualles, o Aldeburgh Fish and Chips en la costa de Suffolk, por nombrar solo tres, aunque pueden encontrar este plato en cualquier pueblo o ciudad.
  3. Las cocinas del mundo en un mismo país, o incluso en una ciudad, Londres.  La comida india es una de las preferidas en Gran Bretaña, pero en Londres pueden probar todo tipo de comida original por orden alfabético, de la A (australiana) a la Z (zulú); o por orden geográfico, desde la cocina de Nueva Zelanda hasta la de Perú, una de las últimas tendencias en la capital. Pásense por Ceviche en el Soho.
  4. Stinking Bishop, Cornish Yarg, Stilton y Cheddar, producido en el pueblo de Cheddar, Somerset. Hay más de 700 quesos británicos con denominación propia, con un queso disponible para cada ocasión www.britishcheese.com .  Y además de comerlo, pueden hacerlo rodar colina abajo, en uno de los acontecimientos más peculiares de Gran Bretaña: el Campeonato de hacer rodar quesos, celebrado en Goucestershire.
  5. Té de la tarde. Piensen en el té y acudirá a la mente el Ritz, pero hay literalmente cientos de sitios donde probar esta relajante mezcla de bocadillos, pasteles y otras delicias, desde las casitas con techo de paja como la de los salones de té Primrose en Devon, hasta el yate real Britannia, en Edimburgo.  El salón de té Betty’s en Northallerton, Yorkshire, acaba de ganar el premio más importante de Reino Unido, mientras que el Hotel Athenaeum se ha alzado con el triunfo en Londres. Más información en www.tea.co.uk/news-article/Bettys-Cafe-Northallerton-Top-Tea-Place-2012. ¡Todos aportan su granito de arena a los 165 millones de tazas de té que los británicos beben cada día!
  6. Un total de 145 restaurantes con estrella Michelin**.  La Guía Michelin de 2012 concedió tres estrellas a cuatro restaurantes, dos estrellas a 16 y una estrella a 125 establecimientos. Están repartidos desde la isla de Skye en Escocia hasta St Helier en Jersey, pasando por Rock en Cornualles y Blakeney en Norfolk. Por primera vez, un pub, el Hand and Flowers en Buckinghamshire, ha conseguido dos estrellas.
  7. Un total de 117 Bibs Gourmands. No son estrellas Michelin, pero son premios concedidos a establecimientos que ofrecen «buena cocina a precios módicos».  Si no pueden acceder a los restaurantes Fat Duck o Dinner de Heston Blumenthal, ¿por qué no probar en Hind’s Head, un restaurante Bib Gourmand situado enfrente del Fat Duck en Bray?
  8. Puede que Heston Blumenthal, Jamie Oliver y Gordon Ramsay sean los grandes nombres de la cocina británica, conocidos en todo el mundo, pero hay muchos otros chefs interesantes y de alto nivel en el país, como Tom Kitchin en Edimburgo, Nathan Outlaw en Cornualles y Nuno Mendes en el este de Londres.
  9. Nuestro imperecedero amor por los puddings, conocidos como postres en otros lugares, pone de manifiesto que ¡a los británicos les gustan los dulces!  Pásense por el hogar del pudding Sticky Toffee en Cartmel, Cumbria (bajando la calle desde el lugar donde venden el pan de jengibre Grasmere, cuya receta secreta se conserva en la caja fuerte de un banco); o visiten el Pudding Club en los Costwolds.  No hay sólo puddings, pero estos son los protagonistas de la visita: “Después de elegir entre los tres sencillos platos principales, el mejor momento de la noche empieza cuando se sacan siete puddings tradicionales exponiéndolos con gran ceremonia (y vítores de expectación)”.
  10. En todo el país se celebran festivales gastronómicos.  Septiembre es un mes especialmente apropiado en el que hay acontecimientos en Abergavenny, Gales y Ludlow en Shropshire.
  11. El Mercado de Borough se ha convertido en una de las atracciones turísticas más populares de Londres (además de ser un lugar que visitan los mejores chefs). Abre de jueves a sábado. Pero los pueblos y ciudades de todo el país tienen mercadillos que ofrecen los mejores productos locales. El mercado de Edimburgo tiene como telón de fondo el famoso castillo de la ciudad.
  12. O puede que les apetezca comprar en las tiendas-granjas y los establecimientos de alimentos que se encuentran en algunas casas históricas, desde Holker Hall en Cumbria, pasando por Chatsworth en el Distrito de los Picos, hasta la tienda de la granja Windsor, en los límites del parque Home.
  13. Si no sólo quieren comer, sino aprender a cocinar, hay algunas escuelas de cocina excelentes, desde la escuela de cocina de pescado del famoso chef Rick Stein en la costa del norte de Cornualles, la Culinary Cottage cerca de Abergavenny y la de Nick Nairn en las estribaciones de los Trossachs escoceses y en la isla de Skye en Kinloch Lodge, el hogar de la escritora de libros de cocina Claire Macdonald.  Si lo suyo es el pan, tienen que ir a la escuela Bertinet en Bath pero, si les va la comida ecológica, puede que la granja ecológica Daylesford en los Costwolds sea la idónea.
  14. Vino inglés y galés.  Hace siglos que se fabrica vino en Gran Bretaña pero, en la última década, la extensión cultivada ha crecido exponencialmente, mientras que la mejora de la calidad ha hecho que los viñedos más destacados se codeen con los mejores del mundo y ganen muchos premios internacionales. 2012 es un año de celebración, así que por qué no brindar con un vino como Ridgeview , un espumoso de primera categoría, o Camel Valley de Cornualles, uno de los preferidos por Rick Stein, o aprender más sobre las condiciones geológicas y climáticas que han mejorado la calidad y cantidad de nuestros vinos en Denbies, una destacada atracción turística además de un viñedo.
  15. La sal marina de Anglesey, el cordero de las marismas del norte de Gales, las ostras de Whitstable, la sidra de Herefordshire, el salmón ahumado escocés, la cerveza de Yorkshire… La calidad y la variedad de los productos británicos son infinitas.
  16. Cerveza.  Prueben una pinta de la cerveza London Pride de Fuller Smith & Turner, la última fábrica familiar de cerveza tradicional que queda en Londres, o de la Spitfire, del cervecero más antiguo de Gran Bretaña, Shepherd Neame, de Kent. Pero hay fábricas de cerveza independientes por toda Gran Bretaña y también se han abierto micro-cerveceras – fábricas de cerveza en miniatura en un pub — en todo el país.  ¡En Reino Unido, nunca se quedarán con sed!
  17. El whisky escocés se exporta al mundo entero, pero por qué no ver el lugar donde se fabrica. Hay más de 40 destilerías abiertas al público, en Escocia y las islas de alrededor, y también pueden hacer la ruta del whisky de malta por las Highlands escocesas o la ruta costera del whisky desde Islay hasta Campbeltown, y desde Mull hasta la isla de Skye.
  18. Los sándwiches también se hacen en todo el mundo, por supuesto, pero los británicos los inventaron; concretamente, el conde de Sandwich, hace 250 años, cuando no quiso interrumpir su juego de apuestas, de modo que pidió pan con ternera y así nació este almuerzo básico.  En mayo, la ciudad de Sandwich en Kent (¡cerca de un pueblo llamado Ham [jamón]!) conmemorará el acontecimiento con un fin de semana que incluirá una nueva representación de la primera elaboración del sándwich y una competición entre la baguette y el sándwich media.visitbritain.com/Story-Ideas/The-250-year-old-sandwich-8be6.aspx.
  19. Comida y Cultura. Hoy, ningún museo o galería que se respete a sí mismo carece de un lugar en el que reponer fuerzas; sitios como la cafetería de la Tate Modern con vistas a San Pablo al otro lado del río, o incluso la vista de Tate St Ives por encima de los tejados de la ciudad del surf y las artes de Cornualles.
  20. Restaurantes que aparecen y desaparecen.  Tendrán que llegar a ellos rápidamente, ya que no se quedan durante mucho tiempo, pero los sitios de comida más de moda aparecen en los lugares más extraños, como en la décima planta de un aparcamiento de varios pisos en Peckham, al sur de Londres, el verano pasado.  Los sibaritas corrieron a probar la comida de Franks Café y hemos oído que va a volver este verano. En otro lugar, el Ten Bells en Spitalfields, normalmente más famoso por su relación con Jack “el destripador”, se convirtió en un restaurante de los que aparecen y desaparecen con los chefs de The Young Turks durante el pasado invierno.

 

 

Post relacionados: