Actividades al aire libre en Irlanda, combinación entre relax y adrenalina

Actividades al aire libre en Irlanda, combinación entre relax y adrenalina

 

Irlanda reúne numerosas condiciones para disfrutar del destino tanto ‘dentro’ (en sus famosos pubs, sus maravillosos museos o los numerosos castillos centenarios que salpican esta isla, por mencionar algunas opciones) como ‘fuera’: las actividades al aire libre en la Isla Esmeralda son un fuerte atractivo para el viajero que busca destinos que den un 200%. Impresionantes acantilados, playas de arena blanca, ríos y lagos, paisajes escarpados, valles y montañas, rutas de peregrinaje… ¿Quieres alguna pista de lo que puedes encontrar en tu próxima escapada a Irlanda?

 

Tratándose de una isla con más de 1.448 kilómetros de costa bañada por incansables olas, no es de extrañar que el surf sea una actividad habitual en Irlanda. Sólo es necesario armarse de un traje de neopreno y de una tabla para surfear desde Portrush hasta Portstewart, en una costa marcada por las olas salvajes, las corrientes y las perfectas playas como la de Inch Strand, en el Condado de Kerry, que cada año atrae a numerosos turistas que quieren mostrar sus habilidades sobre la tabla. Sea cual sea el punto cardinal al que se dirija, cualquier viajero acabará encontrando un club especializado donde tomar clases para principiantes o de perfeccionamiento, y alquilar el equipo adecuado.

 

Las propuestas para disfrutar del agua continúan con el esquí acuático o el monoesquí, tanto para expertos como para los que prueban suerte por primera vez. El windsurf es otra opción a tener en cuenta. De hecho, Irlanda es uno de los destinos ‘top’ entre la élite de este deporte de vela, gracias a las excelentes condiciones y los retos que plantea a los profesionales que lo practican en lugares como la Bahía Brandon, la Bahía Clew y Portstewart, en la costa, o en cientos de lagos y ríos que se reparten por la geografía irlandesa, como Schull, Lago Neagh o Malahide.

 

Las aguas del interior es otra opción a la que acudir si se desea elevar los niveles de adrenalina. Las vías fluviales de Irlanda permiten practicar deportes como piragüismo, kayaking o remo. Cada época del año tiene su actividad, siendo la gran excepción el piragüismo, que se puede practicar durante las cuatro estaciones. El invierno es la época más adecuada para hacer descenso y carreras en aguas rápidas de ríos como el Liffey, el Lagan, el Barroy y el Nore, que se convierten en una montaña rusa para los amantes del slalom. El mes de septiembre también exige destreza, ya que es en esta época cuando se celebra el Reto de Liffey, muy cerca de Dublín: el río crece y los mejores palistas y remeros del mundo compiten entre sí demostrando que en el agua no hay rival para ellos.

 

Entre competiciones y tesoros submarinos

Para los amantes de actividades no tan fuertes, la campiña irlandesa ofrece numerosos recorridos para remar en piragua a un ritmo relajado. Mención especial merece la ruta de Lough Erne Canoe Trail, que se extiende a lo largo de 50 kilómetros de recorrido uniendo el Lago Erne Upper y el lago Erne Lower a través del río Shannon. Por su parte, el Lower Bann Canoe Trail tiene 58 kilómetros, desde Toome hasta el Océano Atlántico, y es apto para deportistas de todos los niveles.

 

Por si no fuera tesoro suficiente lo que a simple vista se puede apreciar en Irlanda, el mundo marino que rodea a esta isla esconde muchas otras joyas, legado que durante siglos han dejado los naufragios

que tuvieron lugar en esta costa o, simplemente, tesoros naturales que hacen de esta isla un lugar único. Las condiciones para el buceo, cuya temporada va desde marzo hasta octubre, permiten una visibilidad excelente, de unos doce metros, en los que se puede apreciar una gran abundancia de flora, fauna y hasta barcos hundidos. Antrim, la costa Atlántica de Donegal, Mayo, Galway, Waterford, Dublín… la lista de lugares en los que merece la pena sumergirse es larga. Anímate a descubrir una parte de Irlanda, bajo el agua, que muy pocos han visto hasta ahora. A lo largo de toda la costa existen numerosos centros, algunos tan populares como los de Galway, Mayo y Cork, que disponen de todas las facilidades para hacer posible esta inmersión.

 

Montañas y senderos en los que perderse

En una isla que puede presumir de conocer cuarenta tonalidades distintas de verde es lógico que la diversión vaya mucho más allá del agua. Irlanda destaca por ser un paraíso para caminantes gracias a la gran variedad y belleza de sus paisajes, su clima templado y las excepcionales condiciones para el senderismo, cuya práctica cuenta hasta con festivales propios, como el Boots & Bogs Walking Festival, que se celebra en abril entre los frondosos bosques y los pantanos del Condado de Tyrone y Monaghan, o el Down District Walking Festival, en el Condado de Down, que tiene lugar en agosto y es una ocasión única para escuchar los consejos de los expertos.

 

La Isla Esmeralda plantea al viajero numerosas rutas, lineales o circulares, todas señalizadas y diseñadas para que el caminante pueda calcular el tiempo que le llevará recorrerla y conocer qué tipo de terreno atraviesa. Se trata de los National Loop Walks de la República de Irlanda, con sus zonas de interés bien señalizadas, o los Circular Walks de Irlanda del Norte, que ofrecen paisajes únicos. Además, en función de la duración del viaje se puede elegir entre los Caminos Cortos (Short Walks), que se recorren en entre 2 y 5 horas; los Caminos Intermedios (Medium Walks), que se hace por tramos, y los Caminos de Larga Distancia (Long Distance Walk), cuyo recorrido puede tomar varias semanas.

 

Un detalle importante para los amantes de la naturaleza: muchos de los recorridos discurren por zonas de alto valor ecológico, como los Parques Naturales de la República de Irlanda o las Áreas de Excepcional Belleza Natural de Irlanda del Norte. Y para los que buscan un valor añadido en sus recorridos merece especial atención las rutas arqueológicas que ofrece la isla, marcadas por la combinación de ruinas, mitología y la tradición cristiana de la isla. Un combinado único y muy al alcance de la mano.

 

Entre otras muchas posibilidades, aquí tienes una pequeña selección de las rutas que se pueden hacer en la isla: la ruta Benone Strand, en el Condado de Londonderry, en la que se puede observar marsopas, focas y aves acuáticas de gran belleza; la Causeway Coast Way, que transcurre a lo largo de una Zona de Excepcional Belleza Natural en el Condado de Antrim; la ruta Colin Glen, en el conocido como ‘Pulmón Verde’ de Belfast; o Rostrevor Cloughmore Stone, en el Condado de Down, que según la tradición popular surgió cuando el legendario Gigante irlandés ‘Finn McCool’ se enfrentó a su rival Ruscaire y lucharon arrojándose piedras.

 

La lista de actividades ‘outdoor’ continúa con otras sugerentes opciones, como el parapente, para ver los preciosos paisajes con una perspectiva distinta, o la espeleología, esta última cada vez más popular en Irlanda ya que hay excelentes lugares donde practicarla, como las Cuevas de Mitchelstown, en el Condado de Cork; la zona de la Montaña Cuilcagh, en la frontera entre Fermanagh y Cavan, y la Cueva Crag, en Castleisland, el Condado de Kerry. Por último, destacar que la escalada se practica entre marzo y octubre en numerosas zonas, como el Burren, en el Condado de Clare; las Mournes, en el Condado de Down, o Fair Head, en el Condado de Antrim.

 

Consulta alguna de las principales organizaciones irlandesas en las que encontrar más información sobre actividades outdoor pinchando aquí, y las rutas de senderismo más populares en este enlace.

También rutas  a medida y en español en Connemara Adventure tours

Irlanda, Hay que vivirla

Si deseas ver o consultar fotos de Irlanda, visita la página: www.tourismirelandimagery.com

 

 

Post relacionados: