Barceló Brno Palace, uno de los mejores establecimientos de Moravia

 Barceló Brno Palace,  uno de los mejores establecimientos de Moravia

Barceló Brno Palace, uno de los mejores establecimientos de Moravia

En pleno centro de Brno, la segunda ciudad más importante de la República Checa, y bajo una imponente fachada palaciega del Siglo XIX, se erige el Barceló Brno Palace, considerado como uno de los mejores establecimientos de la capital de Moravia. Su relativo sobrio exterior, obra del arquitecto Franz Fröhlich, contrasta con el espectacular diseño de su interior, repleto de toques entre vanguardistas y románticos

 

Con el inicio de la primavera y la posterior llegada de la Semana Santa da comienzo la temporada alta de los principales destinos de Centro Europa y Europa del Este como Brno, la segunda ciudad más importante de la República Checa.

Ubicada a apenas 2 horas de Praga y tan sólo una hora y media de Viena, en la vecina Austria, la capital de Moravia recibe al visitante mostrando en el camino un paisaje natural de extrema belleza que culmina con la visión de una urbe que aún recuerda su glorioso pasado industrial reflejado, todavía hoy, en espectaculares edificios como la Villa Tugendhat, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

En pleno centro, muy cerca de la famosa Catedral de San Pedro y Pablo, se erige el que está considerado como uno de los mejores hoteles de Brno: el Barceló Brno Palace, ubicado en un edificio del Siglo XIX que fue obra del arquitecto Franz Fröhlich. Tras su majestuosa fachada, que recuerda a los palacios de la época romántica, un espectacular lobby de 18 metros de altura recibe al visitante.

En una ciudad dónde el invierno roba muchas horas al sol, el Barceló Brno Palace emerge ganando una gran luminosidad, tanto a través de los enormes ventanales que decoran las habitaciones como de las grandes aperturas que jalonan las paredes que rodean al lobby central y de la vistosa claraboya que culmina su techo.

Su estilo minimalista, con una decoración dónde predominan los tonos blancos, negros y marrones, contrasta con los toques de diseño que presiden su lobby y con el aire romántico de su restaurante Palazzo, un referente del circuito gastronómico de Brno.

Una Semana Santa diferente:

Lejos del ambiente religioso y sobrio de nuestra Semana Santa, la Pascua checa destaca por el colorido de los huevos que decoran las casas y los comercios de toda la ciudad; por la alegría de sus mercados que dan la bienvenida al buen tiempo y por la rica pastelería cuyo olor inunda las calles bajo las típicas formas de conejos y corderos. Mientras paseas por sus plazas podrás ver a muchos hombres que acuden a ver a sus mujeres con una trencita hecha con ramas de sauce. Un hecho que, según la tradición, garantiza la belleza eterna para sus amadas.

Si quieres disfrutar de una Semana Santa diferente y de una estancia en un hotel palacio, no te pierdas la oferta que el Barceló Brno Palace ha creado para las próximas vacaciones de Pascua:  En el Barceló Brno Palace

 

 

Post relacionados: