Brasil impulsa el golf como turismo de deporte

Brasil impulsa el golf como turismo de deporte

El turismo de golf genera más 2 mil millones de euros al año en el mundo y sólo en Brasil existen más de 110 campos repartidos de norte a sur, de los cuales seis destacan por su proximidad y naturaleza.

 
 
  La gran diversidad de paisajes naturales, sus atractivos naturales y el buen clima presente casi todo el año, hacen que Brasil sea un destino ideal para la práctica de golf, un deporte que reúne cada vez a más participantes y que, en el próximo año, después de más de un siglo, regresará como disciplina a los Juegos Olímpicos en Rio de Janeiro. Según la Asociación Internacional de Operadores de Turismo de Golf (IAGTO), responsable en un 85% de este tipo de paquetes, el turismo de golf ya mueve más de 2 mil millones de euros al año en el mundo. La estructura del turismo de golf en Brasil abarca un total de 117 campos abiertos al público, áreas de práctica en los grandes centros urbanos, hoteles, resorts de alto nivel y diversos desarrollos inmobiliarios con campos de golf de alta calidad. En los últimos años, fueron inaugurados campos en los Estados de Rio de Janeiro, São Paulo y Bahia. LAS MEJORES RUTAS DE GOLF EN BRASIL  En Brasil, destacan cinco campos para practicar golf que son considerados los más bellos de Brasil. A su vez, es posible recorrer los atractivos puntos turísticos que las atraviesan, combinando en un mismo viaje deporte, sol y playa. A continuación se detallan los destinos inolvidables que ofrecen cada una de estos campos: Terravista Golf Course (Trancoso): Localizado en el sur del estado de Bahia, el pueblo de Trancoso destaca por sus playas de belleza salvaje y por la marcha nocturna, que se concentra en la Plaza São João. Conocido como “Quadrado”, la plaza ofrece posadas, bares y restaurantes de diversas categorías. La naturaleza de Trancoso es exuberante. Hay áreas forestales típicas de la vertiente atlántica, colinas, lagunas de agua dulce y muchos kilómetros de playas de arenas claras y aguas limpias. Un buen consejo para quien quiera conocer las playas es caminar por la costa hasta la Villa de Arraial d’Ajuda. Por el camino, se puede practicar surf o saborear un pescado frito en diversos restaurantes a orillas del mar. Costa do Sauípe Golf Links (Costa do Sauípe): Complejo turístico totalmente ideado para conseguir la integración perfecta entre lujo, comodidad y mucha belleza natural, la Costa do Sauípe es uno de los complejos turísticos privados mejor desarrollados de Brasil. En Sauípe, la Vila Nova de la Playa es una atracción única. Su arquitectura reproduce los típicos pueblitos bahianos en las fachadas de las casas, tiendas y restaurantes. Allí, todos los días es posible experimentar el folclore y las artes bahianas en shows musicales, danzas, muestras de artistas plásticos y talleres de artesanos. Iberostar Praia do Forte Golf Club (Praia do Forte): Esta playa es cariñosamente conocida como la «Polinesia Brasileña». Allí se pueden realizar diversos paseos a pie, en cabalgatas o en jeep. Son 12km de playas, delimitadas por dunas, cocoteros, piscinas naturales, un famosísimo Sitio Histórico que alberga el Castillo Garcia D´Ávila y una animada aldea de pescadores. Todo esto ubicado a 50km del Aeropuerto Internacional de Salvador, el «point» del turista aficionado al turismo ecológico. Comandatuba Ocean Course (Comandatuba): La Isla de Comandatuba guarda una inmensa riqueza de fauna y flora brasileñas. Durante paseos guiados por personal cualificado, los visitantes pueden descubrir el increíble ecosistema local. Para quien le guste descansar en la arena apreciando el vaivén de las olas, Comandatuba ofrece bellísimas playas. En alta mar, se puede practicar pesca oceánica o de canal, pasear en barco o pilotar una moto acuática. Gávea Golf And Country Club (Rio de Janeiro): Este campo está localizado bajo la Pedra da Gávea, entre la Floresta da Tijuca y la playa de São Conrado. La Pedra, un enorme monolito de 842 metros, siempre ha sido una referencia para navegadores por su ubicación y formato. A partir de 1830, las primeras expediciones empezaron a escalar la piedra, que desde entonces ha recibido muchos visitantes en sus senderos y laderas rocosas, por lo que es un ícono carioca para la práctica del montañismo. Desde la cima es posible practicar vuelo libre y aterrizar en la playa de São Conrado. HISTORIA DEL GOLF EN BRASIL  La llegada del golf a Brasil ocurrió a finales del siglo XIX, cuando ingenieros ingleses y escoceses que construían la Vía Santos-Jundiaí convencieron a monjes benedictinos para que cedieran parte del terreno del Monasterio de San Bento para la construcción del primer campo de golf del país, en la región actualmente situada entre la Estación de la Luz y el Río Tietê. En 1957, representantes del Royal & Ancient Golf Club of Saint Andrews – considerada la cuna de golf – y de la United States Golf Association se reunieron en Washington para organizar el primer campeonato mundial por equipos. Brasil fue invitado a participar por medio de Seymour G. Marvin, hasta entonces, el único brasileño socio de Saint Andrews. Hasta el día de hoy, Brasil y Estados Unidos son los dos únicos países que han participado en todos los campeonatos mundiales de golf. Actualmente, Brasil tiene cerca de 25.000 golfistas y atraviesa un período de expansión del deporte gracias al desarrollo de nuevos proyectos y acciones de marketing que pretenden expandir el golf en todo el país.

  Para más información visita: www.visitbrasil.com

Post relacionados: