Cantabria, Tirarse en trineo por las laderas del Puerto de Palombera

 Cantabria, Tirarse en trineo por las laderas del Puerto de Palombera
La excursión que proponemos se puede hacer en cualquier época del año porque nos lleva a un entorno natural extraordinario.

 

Dado que en estos días los temporales están llenando de nieve la Cordillera Cantábrica, es una magnífica ocasión para acercarse hasta Palombera para contemplar una paisaje blanco espectacular. Si la nieve lo permite, lo ideal es subir hasta el alto, si no hasta donde se pueda transitar. Es un plan para hacer con niños y llevar unos trineos y cualquier artilugio deslizante.

Esta excursión se puede hacer desde cualquiera de las dos vertientes de Palombera, la norte, a través del valle de Cabuérniga, o la sur, desde los valles de Campoo.

La carretera que atraviesa el Puerto desde el norte es la antigua ruta que seguían los ‘foramontanos’, los cántabros que en la época de la reconquista iban a Castilla a repoblar las tierras arrebatadas a los árabes.

Nuestro paseo se desarrolla por entero dentro de los límites del Parque Natural Saja-Besaya. Vamos a tomar como punto de partida Cabezón de la Sal, y tomando la C-625 nos dirigimos en dirección al Valle de Cabuérniga. Atravesaremos pueblos como Carrejo, Ruente, Barcenillas, Terán y Renedo de Cabuérniga, Selores, Fresneda… hasta llegar a Saja, el último núcleo habitado hasta la cumbre de Palombera. Este puerto es un espectáculo de naturaleza. En este época encontraremos nieve en casi todo el recorrido y en las curvas orientadas al norte, salvaremos por pequeños puentes rápidos arroyos producto del deshielo. A lo larto de la subida nos encontraremos pequeñas cascadas que salpican la carreteras y en muchos puntos carámbanos de hielo que se asoman por las zonas más sombrías. La carretera es estrecha y muy sinuosa, pero el firme es bueno y tiene quitamiedos en todo el recorrido. Según nos vamos acercando a la cumbre las hayas, los robles y castaños irán dejando paso a las laderas y los pastos, aquí es donde viene el ganado de la zona a pastar en primavera y verano. En este punto, podemos parar allí donde la carretera lo permita y buscar una ladera apropiada para los trineos.

Es frecuente los fines de semana de invierno econtrarse en este puerto con familias y pandillas de jóvenes disfrutando de la nieve y el paisaje.

A la hora de comer, no debemos olvidar que estamos en la comarca del cocido montañes. Tanto si vamos hacia el sur o volvemos sobre nuestro pasos hacia el norte, nos vamos a encontrar con un buen número de pequeños restaurantes donde el cocido, la carne de tudanca, el lechazo o la caza se guisan como en casa.

Mas información en: www.turismodecantabira.com

 

Post relacionados: