Cinco motivos para visitar la Val d’Aran en otoño

Cinco motivos para visitar la Val d’Aran en otoño

Al norte de Cataluña, ubicado en pleno centro de los Pirineos se encuentra la Val d’Aran, lugar privilegiado por su ubicación que lo convierte en el único valle atlántico de la cordillera española de extraordinaria belleza; paisajes únicos y un abanico de propuestas turísticas de primer nivel. Reconocido por su oferta de nieve, también resulta espectacular para visitar en otoño.

Gracias a su situación geográfica y la singularidad de su relieve, el valle de aproximadamente 633,46 km2 de superficie, posee una variedad paisajística única que permite la realización de un sinfín de actividades, tanto deportivas como de entretenimiento y ocio, además del disfrute de la naturaleza en todas sus facetas.

Desde la Estación de Esqui Baqueire Beret considerada la mejor de los Pirineos; parques nacionales con cimas de más de 3.000 metros; lagos y saltos de agua para realizar todo tipo de actividades acuáticas; senderos señalizados para realizar recorridos a pie o en bicicleta; hasta una variada y auténtica oferta gastronómica. Todos éstos, motivos esenciales para acercarse a la Val d’Aran y disfrutar de la esencia de los Pirineos.

•      Baqueira-Beret

La estación Baqueira-Beret está considerada por muchos como la mejor estación de esquí de los Pirineos. Fuera de la temporada de invierno, también se puede disfrutar de sus pistas y sus paisajes dado que se ofrecen actividades de turismo activo como senderismo, bicicleta de montaña, y otras emocionantes como el barranquismo, la escalada, el rafting, y otros deportes de aventura.  Los más pequeños pueden disfrutar de juegos al aire libre y diversión en plena naturaleza.

•      Nuevos parques de fauna y aventura

El Parque de Aventura Naturaran en Les es una de las novedades de este año y un atractivo para visitar la Val d’Aran. Ubicado en un asombroso entorno natural en el Camping Cauarca de Les, ofrece algo más de 200 desafíos que van desde los 50 centímetros hasta los 11 metros. También ofrece actividades divertidas para los más pequeños, con un circuito que consta de 7 elementos verticales y 11 puentes a una altura de 4 metros.

Dos enormes tirolinas de 120 y 240 metros -esta última, la más larga de los Pirineos-, circuitos verticales y puentes para los más chicos, además de recorridos más complejos para participantes adultos, son algunos de los elementos que componen la oferta de este parque natural.

Naturaran podría definirse como un bosque de aventura entre árboles. El terreno donde está situado el parque ofrece diferentes desniveles, de manera que se han podido organizar diferentes circuitos de menor a mayor exigencia en función de las características de los visitantes.

El Parque de Fauna “Aran Park” en Bossost, a 10 minutos de Luchón, Francia, cuenta con 16 hectáreas en donde el visitante se puede adentrar en el entorno natural de los Pirineos. El hecho de que los animales vivan en semi-libertad ofrece la oportunidad de acercarse a ellos y observarlos en su propio ecosistema. Se pueden ver osos, linces, nutrias, lobos grises y blancos, marmotas, grandes ciervos, etc.

•      Senderismo

Vía Calda: Senderismo y aguas termales. Aunque parezca que estos conceptos no tengan nada en común en Vía Caldase combinan de una manera única. Se trata de una propuesta para realizar senderismo y disfrutar de los beneficios de las aguas termales, con alojamiento en hoteles únicos con un forfait de servicios que incluye, entre otros, el transporte de equipaje entre cada etapa.

Se podrá visitar el Parque Nacional d’Aigüestortes, el Circ de Colomers, conocer las iglesias y templos románicos, además de realizar la ruta de cruce de los Pirineos por Puerto de Caldes, ruta histórica utilizada por los comerciantes y ganaderos de antaño.

Senderismo en estado puro. Una de las mejores maneras de descubrir un territorio es a pie. La Val d’Aran está situada entre dos rutas de senderismo transpirenaicas de larga distancia: la GR11, que cruza Catalunya y el sur de Aran, y la GR10 que pasa a través de Francia.  Otras rutas de senderismo de corta distancia complementan esta red de senderos de montaña, ya que hay más de 300 kilómetros de rutas con diferentes grados de dificultad, aptas para todas las edades y niveles.

Todas las rutas de senderismo están perfectamente diseñadas, desarrolladas y señalizadas dan acceso a los más bellos paisajes de la Val d’Aran. Entre las numerosas propuestas destacan la ruta Pla de Beret al Santuario de Montgarri (un pueblo abandonado a 7 kilómetros de distancia); la ruta de los Siete Lagos de Colomers; el circuito en el corazón de Toran o la que lleva a la Artiga de Lin.

•      BTT y cicloturismo imprescindible

Explorar la Val d’Aran por medio de bicicletas es todo un privilegio. El valle cuenta con una infraestructura destacada: más de 400 kilómetros de rutas BTT homologadas, accesibles para todo tipo de practicante: desde un tranquilo paseo hasta el recorrido más escarpado, técnico y exigente.

El Centro BTT de la Val d’Aran ofrece la oportunidad de recorrer 27 rutas temáticas diferentes, además de recorridos circulares, claramente señalizados que permiten llegar al mismo punto de partida sin mayor dificultad. Este centro es imprescindible para los aficionados de este deporte, ya que además de informar y asesorar, también ofrece opción de alquiler y servicio de reparación en caso de ser necesario.

Destaca el circuito Aran Bike Park, en los bosques de Baricauba, de acceso libre y pensado para profesionales de la BTT. Se trata de un espectacular circuito de descenso (DH) compuesto por  módulos, pasarelas de madera y saltos.

•      Gastronomía auténtica

Las condiciones climáticas y la situación geográfica de la Val d’Aran  lo convierten en un destino gastronómico muy peculiar, con la cocina típica de la montaña y las regiones frías, además de la frescura de la materia prima autóctona. Los más de 170 restaurantes del territorio animan a degustar los platos destacados de la cocina aranesa: la típica òlha  aranesa, estofados de carne de caza, patés, truchas, crepes, etc. Además la cocina innovadora introduce ingredientes suculentos como el pato, el Cavier o el esturión producidos en la factoría de Les, que se utiliza a menudo para platos sofisticados y lujosos.

Los productos araneses que cuentan con la marca “productes dera Val d’Aran” son: el caviar Nacarii, la cerveza aranesa “Immòrtela”, la “Òlha aranesa”, embutidos con chorizo, la langoissa (longaniza curada), los patés, el andito y el bolh, entre otros.

 

 

Post relacionados: