Formentera, el auténtico modo de vida mediterráneo

 Formentera, el auténtico modo de vida mediterráneo

La oferta de Casas en el Entorno Rural de Formentera permite al visitante disfrutar de un alojamiento sostenible, inmerso en el ecosistema mediterráneo propio de la isla, y compartir el modo de vida de los payeses que, desde hace siglos, cultivan, trabajan y cuidan estos campos. Una buena forma, sin duda, de acercarse a la Formentera más tradicional y descubrir sus pintorescos mercadillos de artesanía o degustar su gastronomía autóctona.

Formentera es mucho más que paradisíacas playas y aguas cristalinas. Para comprobarlo, basta con alejarse tan sólo unos metros de la costa, tierra adentro, donde el viajero se encuentra con una geografía suave, salpicada por una vegetación típicamente mediterránea que combina zonas de pinar y sabinas, intercaladas con pequeñas extensiones de cultivo, y delimitadas por antiquísimos muros de piedra. Muros que, en muchos casos, dan cobijo a las curiosas higueras de la isla, auténticas esculturas vegetales, modeladas por el hombre para captar la mayor insolación posible y, al mismo tiempo, proporcionar una valiosa sombra a los rebaños de ovejas y cabras.

Un bucólico paisaje salpicado por las tradicionales viviendas payesas, sencillas construcciones que en raras ocasiones superan las dos plantas de altura, por lo que se integran plenamente en el paisaje. Muchas de ellas, además, conforman una oferta de alojamientos de alquiler denominada Cases en Entorn Rural, que brindan al viajero la posibilidad de integrarse en el medio natural de la isla y gozar de unas vacaciones sostenibles, ecológicas y auténticas. A través de la web www.formentera.es, además, es posible descargarse el catálogo de casas. ¿Te imaginas despertar por la mañana, abrir la ventana y disfrutar de los aromas de higueras, pinos y sabinas, y de la brisa marina, mientras contemplas el Mediterráneo en el horizonte? ¿Y qué te parece salir de casa y, en apenas unos metros, llegar a la playa paseando por un solitario sendero, atravesando dunas y pinares? Todo eso y mucho más es posible en Formentera.

Porque desde este tipo de alojamientos se puede acceder fácilmente, por ejemplo, a muchos de los mercadillos artesanales y artísticos que se celebran en las diferentes poblaciones. Uno de ellos es el de Sant Ferran, inaugurado esta temporada, y que tiene lugar hasta el mes de octubre, todos los días excepto miércoles y domingo, de 20 a 24 horas. Sin olvidar, como no, el ya clásico mercadillo de La Mola. Y si todo ello lo completamos con una ruta gastronómica que nos permita degustar los platos tradicionales de la isla, como la ensalada pagesa, elaborada a partir del peix sec, o los múltiples postres que tienen en los higos su principal ingrediente, disfrutaremos de una estancia redonda en Formentera.

Post relacionados: