La Ruta de los Castillos de Huelva, desde Puerto Antilla Grand Hotel

 La Ruta de los Castillos de Huelva, desde Puerto Antilla Grand Hotel

El Rey Sancho IV ‘El Bravo’ ordenó levantar una línea de construcciones defensivas en la Sierra de Aracena, a las que se llega fácilmente desde Puerto Antilla Grand Hotel 

Siglo XIII. Tiempos de disputas con el reino de Portugal. ‘La Banda Gallega’ comenzaba a alzarse en plena Sierra de Aracena, en la provincia de Huelva. Castillos y edificios defensivos que, siglos después, conforman un legado histórico que motiva cada año a miles de viajeros a recorrer las poblaciones y comarcas de dicho Parque Natural. Para una escapada completa y variada, lo ideal es elegir Puerto Antilla Grand Hotel como alojamiento, en primera línea de playa y con amplias instalaciones para descansar después de una jornada de turismo cultural.

Como primera parada, el visitante puede escoger Cala, donde quedará hechizado por las hermosas vistas de la Sierra durante el camino de subida a la antigua fortificación y al mirador. Muy próxima se ubica Santa Olalla de Cala, cuyo castillo se alza imponente en lo alto de un cerro que domina la población, construido sobre una amplia planta flanqueada por diez torres.

A 15 kilómetros al sureste, el viajero topará con una localidad con reminiscencias árabes tanto en su nombre como en su trazado. El casco urbano de Zufre fue habitado por los almohades y de su muralla se conservan fragmentos de importante valor histórico, como es el caso de la Torre de la Harina, que el Rey Sancho IV no dudó en utilizar contra el enemigo.

Este entorno montañoso encierra en su corazón la población de Aracena, quizás la más turística de la comarca. Sobre la ciudad se alza el Cerro del Castillo, donde el visitante contemplará la grandiosa iglesia Prioral del Castillo y los restos de la antigua fortaleza. Bajo tierra se esconde la mágica Gruta de las Maravillas, una cueva cárstica con recorridos guiados de más de un kilómetro y una de las más preciadas joyas del Parque Natural.

El Castillo de Cotrgana, al que se llega a través de la carretera Sevilla-Lisboa, destaca en este recorrido por la calidad de su conservación –debido a las labores de restauración aplicadas-. Su interior puede visitarse durante todo el año y alberga un museo con piezas arqueológicas y muebles de época. Pocos kilómetros al sur se extiende Almonaster la Real. Allí se puede admirar una de las escasas fortalezas árabes que aún se mantienen en pie desde la época califal y que forma parte de un conjunto que integra una mezquita de la misma época y la más reciente plaza de toros.

De obligada visita es también el perímetro fortificado de Cumbres Mayores cuyo castillo monumental, llamado de Sancho ‘El Bravo’, que encierra una superficie de una hectárea tras sus muros almenados de diez metros de altura y tres de grosor. Como punto final, la villa de Aroche enamorará al viajero, con su colosal muralla del siglo XVII y una de las fortalezas más emblemáticas de ‘La Banda Gallega’, el Castillo de las Armas de Aroche.

Tras un día de intensas visitas, volver al confort de Puerto Antilla Grand Hotel es un lujo. La opciones para el relax son innumerables: tomar un cóctel en su amplia terraza El Mirador, frente al exótico jardín; recorrer sus piscinas serpenteantes en un refrescante baño; disfrutar de los últimos rayos de sol en el solarium exterior, o incluso permitirse el capricho de uno de los novedosos tratamientos del centro wellness del hotel, el Spa Mandala, como es el ‘Tratamiento Oro Rojo’, a base de frutas rojas silvestres de la provincia. Un paraíso exótico para disfrutar la faceta más tradicional de Huelva.

 

Post relacionados: