Las estaciones de esquí del Pirineu de Girona, a pleno rendimiento

 Las estaciones de esquí del Pirineu de Girona, a pleno rendimiento
Las recientes nevadas han permitido que las estaciones gerundenses ofrezcan actualmente unas condiciones perfectas para la práctica de los deportes invernales

 Las cinco estaciones de esquí del Pirineu de Girona ofrecen en estos momentos las mejores condiciones posibles para la práctica del esquí, el snowboard y las raquetas de nieve. Y es que las últimas nevadas han cubierto sus cumbres y algunos valles con un espeso manto blanco que ha transformado el paisaje, ofreciendo multitud de alternativas para los amantes de la montaña y el deporte en contacto con la naturaleza.

 Cinco estaciones, cuatro de esquí alpino –La Molina, Masella, Vall de Núria, Vallter 2000– y una de esquí nórdico –Guils Fontanera-, configuran el amplio abanico de opciones para practicar deportes invernales en el Pirineu de Girona. Estaciones que se han visto favorecidas por las recientes y abundantes nevadas que han atravesado buena parte del norte peninsular, lo que, unido a sus modernas instalaciones, hace de estos espacios un escenario privilegiado para disfrutar del encanto invernal de la montaña.

La Molina, por ejemplo, cuenta en estos momentos con unos 40 kilómetros de pistas abiertas, algo más del 60% de la superficie esquiable del dominio. Además, la que fue una de las estaciones de esquí pioneras en el Pirineo –aquí se instaló el primer telesquí de España, en 1943-, acogerá durante el próximo mes de Febrero los Campeonatos del Mundo de Esquí Alpino IPC. Su vecina, Masella, supera actualmente los 50 kilómetros esquiables con pistas que, en la mayoría de los casos, transcurren entre frondosos bosques de pinos, una de las señas de distinción de la estación ubicada igualmente en la comarca de la Cerdanya.

Ya en la zona del Ripollés, la estación invernal de la Vall de Núria nos acerca a un concepto totalmente distinto. Y es que nos encontramos en la única estación del estado cuya exclusiva forma de acceso es un tren cremallera. Una vez arriba, y con la imagen del Santuario de la Mare de Deu de Núria alzándose entre las montañas, también es posible disfrutar de un buen conjunto de descensos que, en estos momentos, abarcan un dominio esquiable de 6 kilómetros, además de ofrecer numerosas actividades complementarias para toda la familia, como un parque lúdico o un espacio de trineos.

Finalmente, también en la misma comarca del Ripollés, Vallter 2000 constituye la estación de esquí alpino más oriental del Pirineu, una circunstancia que permite, en los días más claros, avistar el Mediterráneo mientras desdendemos por la nieve a más de 2.000 metros de altitud. Vallter ha sido, hasta estos momentos de temporada, la menos favorecida por las nevadas, y sólo cuenta con dos pistas abiertas durante estos días, lo que no impide disfrutar de este impresionante paraje con otras muchas actividades disponibles, como las rutas con raquetas de nieve, la construcción de iglús o las excursiones hasta el nacimiento del río Ter.

En cuanto al esquí nórdico, la estación de Guils Fontanera ofrece unas condiciones excepcionales para la práctica tanto del esquí de fondo como de las rutas con raquetas de nieve, sumando un total de 45 kilómetros señalizados, en un entorno de gran belleza natural.

Pero la oferta de las estaciones de esquí del Pirineu de Girona no termina cuando se pone el sol: al final del día, la actividad abandona las pistas para trasladarse a espacios dedicados al ocio, con especial protagonismo de la rica y variada gastronomía de la zona. La provincia de Girona, no en vano, es bien conocida por albergar catorce restaurantes que suman 20 Estrellas Michelin. Entre ellos cabe destacar los que se encuentran en el Pirineu de Girona —Les Cols, en Olot, Ca l’Enric, en La Vall de Bianya, y Fonda Xesc, en Grombrèn—, que ofrecen una gastronomía a la altura de los paladares más exigentes.

 

 

 

 

Post relacionados: