Nuevo itinerario de senderismo por el parque nacional de Aigüestortes

Nuevo itinerario de senderismo por el parque nacional de Aigüestortes

Con el proyecto Caminos Vivos se pretende rehabilitar y valorar el patrimonio histórico de los antiguos caminos para posibilitar la práctica de un turismo de calidad y respetuoso con el medio ambiente, contribuir al desarrollo de la economía local y fomentar el parque nacional. Aparte de esto, también se recuperan elementos como las paredes de piedra seca, las cabañas, los empedrados, los pilares, los oratorios, las cruces, los búnkeres o los apriscos.

Los 230 kilómetros de caminos recuperados pasan por las cuatro comarcas de influencia del parque nacional -la Alta Ribagorça, el Pallars Jussà, el Pallars Sobirà y la Val d’Aran- y por una treintena de núcleos habitados. Además, comunican tres pasos históricos como son los puertos de Vielha, de la Bonaigua y de Rus y unen los valles de Àneu, de Àssua, Fosca, de Boí, de Barravés y de Aran.

Los cuatro caminos públicos que se han rehabilitado, y que inicialmente fueron construidos para el tránsito de personas y bestias, son el antiguo camino deth Pòrt de Vielha, el antiguo camino del Puerto de la Bonaigua, caminos del Balneario de Caldes y la cañada de Durro a Llessui y Espot. Los principales valores paisajísticos y naturales de la vuelta al parque natural son la montaña de Llessui, el Bedollar de Caregue, los lagos de Mainera, el valle de Riqüerna, el bosque de Conangles, el Pòrt de Vielha, el valle de Ruda, la Bonaigua y el Gerdar de Sorpe.

La ruta está pensada para el público familiar y se pueden hacer itinerarios cortos de un día o todo el trayecto en varias jornadas. La iniciativa también incluye la edición de guías con los alojamientos, establecimientos de restauración y otros servicios que los turistas podrán encontrar durante sus viajes a pie.

Aigüestortes y Estany de Sant Maurici fue declarado parque nacional el 21 de octubre de 1955. En este espacio natural se pueden observar fenómenos glaciales como los valles en forma de U y los lagos naturales. El paisaje incluye prados alpinos y cantizales, y las paredes más bajas de la zona están cubiertas por bosques de abetos y pinos. Algunas de las cimas del parque tienen altitudes próximas a los 3.000 metros. El espacio natural está sembrado de abetos y de bosques de pino negro centenarios y lo riegan casi 200 lagos de montaña, donde encuentran refugio especies como el rebeco, el urogallo, la marmota y el mítico quebrantahuesos.

El espacio natural recibió durante el año 2008 un total de 253.838 visitantes. El 15% de los turistas que entraron en el parque repartido entre el Pallars Sobirà, el Pallars Jussà, la Alta Ribagorça y la Val d’Aran es extranjero y, por países, destacan los franceses, los israelíes, los holandeses, los alemanes y los ingleses.

Post relacionados: