Platos galeses: más allá del fish and chips

 Platos galeses: más allá del fish and chips
Los viajes deben de estar siempre bien acompañados de un buen momento gastronómico que haga que los recordemos también a través del paladar. Gales, ese pequeño país al suroeste de Gran Bretaña es capaz de asombrarnos con sus platos tradicionales y de dejar una huella en nuestra memoria.

Su reputada gastronomía ha tenido gran influencia en todo el Reino Unido.  En su capital, Cardiff, se pueden encontrar ya desde refinados restaurantes con alta cocina galesa con interesantes elaboraciones a base de productos locales hasta restaurantes tradicionales que nos aconsejan sus guisos o quesos de elaboración propia.
El producto mejor considerado es el cordero, ya que las granjas de ovejas de Gales están entre las mejores de Gran Bretaña.
Uno de los platos por excelenciaes el denominado Cawl.  Se trata de un guiso tradicional que varía según la región donde se guise. Por lo general, contiene carne troceada de cordero, pero también puede cocinarse con carnero, ternera o cerdo. Todo ello, mezclado con ricas verduras, las más usadas en este guiso son los puerros, así como patatas y zanahorias, junto con apio, cebolla y nabos.

También destaca el Tatas Pum Munud como uno de los guisos más tradicionales de Gales. Se compone de verduras, patatas y tocino, y lo más habitual es ponerlo a cocer en la parte superior de la estufa.
Otro plato principal de las cocinas galesas es el Welsh rarebit, también llamado Welsh rabbit, está basado en una sabrosa salsa hecha de queso fundido donde se puede añadir cerveza, mostaza o pimentón, junto con otros ingredientes, y se sirve caliente sobre un pan tostado.
Podemos encontrar también platos típicos galeses para aquellos que sean vegetarianos, como la salchicha Glamorgan que tiene como principales ingredientes el queso (por lo general el Caerphilly), los puerros y el pan rallado, todo el conjunto con forma de salchicha. Verdaderamente deliciosa y habitualmente servida con una salsa casera de tomate y calabacín.
Y para endulzar nuestra hora del té nos encontramos con el Bara Brith que es un pan dulce típico galés que se prepara con pasas, cáscara de naranja o a veces de manzana. También, los Welsh Cakes tienen una gran reputación, son unos dulces tradicionales galeses  hechos de mantequilla harina azúcar y pasas, que se suelen comer untados con mermelada, ideales con un Earl Grey.
La gastronomía de Gales está preparada para sorprender a sus visitantes que a veces sólo se atreven a probar el reconocible fish and chips.

Post relacionados: