Playas increíbles para este verano en la costa de Algarve

 Playas increíbles para este verano en la costa de Algarve

De junio a septiembre, disfrutar del soleado sur de Portugal es muy fácil, con los vuelos directos desde Barcelona y Madrid a Faro. Pero, ¿ya sabes todo lo que te reserva Algarve? Playas alucinantes, consideradas entre las mejores de Europa, una gastronomía-bandera de la Dieta Mediterránea, Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad de la UNESCO, y una agenda veraniega imparable son sus grandes ganchos para hacer de tu verano un verano inolvidable.

Este verano, el paraíso te queda más cerca que nunca: a tan sólo una hora de vuelo desde Madrid o Barcelona. El sur de Portugal te espera con playas increíbles, que le han convertido en uno de los destinos más deseados por viajeros de toda Europa. Largas playas de aguas cristalinas en su parte este, ideales para descubrir en familia; playas muy especiales, recortadas y enmarcadas por acantilados rojizos, en su parte central; y playas en estado puro, bañadas por aguas bravas, en la costa oeste. En Algarve hay mil y una opciones playeras para elegir.

Además, este año Algarve bate récords de banderas azules, símbolo europeo de calidad y seguridad, y 85 distintivos ondearán este verano en sus arenales. Para que tú solo te preocupes de disfrutar y vivir unas vacaciones increíbles. Y si para poner el broche de oro a tus intensas jornadas de playa hablamos de gastronomía mediterránea y de animación, de día y de noche, las vacaciones perfectas están servidas.

Playas para soñar
En sus más de 200 kilómetros de línea costera, Algarve esconde las playas más diferentes. Paradisíacas y kilométricas, de arena blanca y aguas azules; playas vírgenes y solitarias; pequeñas ensenadas, entre altos acantilados; calas recónditas, sólo accesibles por barco; playas salvajes, de aguas bravas… Sea lo que sea que sueñes para este verano, en Algarve lo tienes. También islas.

Las islas (ilhas) son una postal imperdible en el sur de Portugal. Se encuentran en la zona de Ría Formosa, donde las lenguas de arena y los humedales crean estas particulares formaciones, bañadas por aguas turquesas. Se accede a ellas en barco, desde Faro, Olhão y Tavira, y desde luego son un descubrimiento obligado cuando se viaja a Algarve. Como la Ilha Barreta, un pequeño paraíso de aguas cristalinas y cálidas, alejado de los tradicionales puntos turísticos; la Ilha de Culatra, que tiene varias playas de gran calidad (Farol, Hangares y Culatra), ideales para descubrir de primera mano la tradición pesquera de la zona;  la Ilha de Tavira, todo un clásico, que ofrece una enorme extensión de arena, aguas tranquilas y buenas infraestructuras en la playa; y la Ilha de Cabanas, con apenas 70 metros de largo y 7 de ancho, que es la opción perfecta para aquellos a los que les gustan las playas solitarias.

Esta zona de ilhas se encuentra dentro de la costa denominada Sotavento algarvío, que es la que se prolonga desde la frontera con España hasta Albufeira, y en la que cobran protagonismo las lenguas kilométricas de arena fina y las aguas templadas y cristalinas. Hacia la zona de la desembocadura del Guadiana, Manta Rota, Altura, Praia Verde y Monte Gordo son enormes arenales que se prolongan mar adentro, con extensas zonas en las que el agua no cubre, ideales para familias con niños. Para quienes buscan la animación, su destino es Albufeira y playas como Salgados, São Rafael, Santa Eulália, Maria Luísa o Falésia, considerada entre las más bonitas de Europa. Para quienes quieren glamour, Vilamoura es punto de referencia y uno de los destinos más buscados de Europa.

Pasado Albufeira entramos en el Barlovento algarvío, allí donde las playas se enmarcan por altos acantilados rojizos y se hallan algunas de las más populares, como Praia da Rocha o Doña Ana, de las más frecuentadas; pero también existen muchos rincones tranquilos, como las playas de Camilo, de Carnavial, de Porto de Mós y de João de Arens. A partir de Sagres no empieza el fin del mundo, como se creía en la Antigüedad, pero si “otro mundo de playas”, especialmente apetecible para jóvenes, surfistas y amantes de las playas salvajes, alejadas del turismo convencional.

De norte a sur, esta zona arranca en la Ribeira de Seixe, limitando con la región de Alentejo. La primera playa algarvía que nos encontramos es la de Odeceixe, que hace realidad el paisaje típico de la Costa Vicentina, una de las más personales de Europa, de verdes acantilados y arenas limpias. Es el Algarve de la naturaleza en estado puro, los mares salvajes y las aguas espumosas, que atrae a los amantes del surf y el body board durante todo el año. Para ellos las playas más deseadas son Amado, Arrifama, Vale Figueiras, Cordoama y Amoreira.

Vibrante calendario estival
Junto a las playas, otro de los grandes ganchos veraniegos de Algarve es sin duda la animación. El calendario estival del sur de Portugal palpita de día y de noche y ofrece citas para todos los gustos y públicos, que pasan por la música, el motor, los deportes náuticos, la gastronomía, la cultura y la animación. Sobre todo mucha animación. A continuación repasamos algunas -¡sólo algunas!- de sus citas imperdibles.

El Festival Internacional de Esculturas de Arena es un clásico en los veranos de la región, que llena las playas de Pêra de imponentes obras de arte en arena; es el evento más importante del mundo en su categoría y este año gira en torno a la música, con representaciones de grandes iconos y géneros.

En julio son fechas clave el Festival de Al-buhera, en Albufeira, que trae mucha música y animación a su famosa Playa de los Pescadores; el Festival de Ría Formosa, en Faro, que pone en bandeja el mejor marisco de la región; la Concentración Internacional de Motos de Algarve, que ya cumple 34 años, que también se celebra en la capital,; la Feria de la Sierra, que descubre en São Brás de Alportel los sabores, olores y aromas de la Sierra de Caldeirão;  el Festival del Medronho y la Feria del Jamón, que hacen lo propio con los productos más típicos de la Sierra de Monchique; y la Feria Medieval de Silves. En agosto son famosos el Festival de la Sardina de Portimão; el Festival del Marisco de  Olhão; FolkFaro; y los Días Medievales de Castro Marim.

Gastronomía increíble
Los veranitos saben mejor sentados a una buena mesa. Desde hace ya tres años la Dieta Mediterránea forma parte del Patrimonio Cultural Inmaterial de Humanidad de la UNESCO y Portugal es uno de sus países representantes. La Dieta Mediterránea no son solo tradiciones y materias primas; también una forma particular de disfrutar los alimentos y de compartir el momento de la mesa. Y, sin duda, uno de los grandes placeres de viajar a Algarve llega a la hora de la comida.

La región puede alardear de una gran variedad gastronómica, con un recetario que ha ido pasando de generación en generación, con aportes de diferentes culturas y cocinas, y que le hacen representante de esa Dieta Mediterránea. El orgullo de la cocina algarvía son por supuesto el pescado y el marisco, pero también los platos de carne que es obligado disfrutar tierra adentro.

Más información sobre Algarve  www.visitalgarve.pt

Playa de Amado en Aljezur
Playa de Amado en Aljezur

Post relacionados: