Renfe y SNCF estrenan el servicio de alta velocidad directo entre Francia y España

 Renfe y SNCF estrenan el servicio de alta velocidad directo entre Francia y España

Renfe y SNCF ponen hoy a la venta los billetes para esta oferta conjunta que conecta París, Lyon, Toulouse y Marsella con Barcelona y Madrid 

Renfe y SNCF inician el 15 diciembre el servicio directo de trenes de alta velocidad entre España y Francia. Se estrena así la primera conexión directa de alta velocidad para viajeros entre ambos países, primer paso a la internacionalización de la oferta de alta velocidad española y su conexión con el resto de Europa. Se trata de una alianza estratégica entre dos empresas líderes en la Alta Velocidad ferroviaria para prestar tráficos internacionales.

El servicio de trenes AVE y TGV se lanza al mercado con la denominación Renfe-SNCF en cooperación. El 15 de diciembre la oferta se estrena con cinco trenes diarios por sentido Las nuevas conexiones directas de alta velocidad unirán Barcelona y París (con dos trenes diarios por sentido), Madrid y Marsella, y Barcelona con Lyon y con Toulouse. A lo largo de 2014 el servicio conjunto se irá ampliando en frecuencias y destinos.

Ambas empresas colaboran en la explotación y prestación de este servicio que se comercializa desde mañana 28 de Noviembre en los canales de venta de Renfe y SNCF. La colaboración estratégica hispano francesa, que se inició en 1996, se ha estrechado para la puesta en marcha del nuevo proyecto conjunto de servicio directo de viajeros de alta velocidad.

Renfe y SNCF han aportado a este proyecto de manera inicial diez trenes de alta velocidad cada una, y cooperado en su proceso de homologación cruzada. Además, definen de forma conjunta la estrategia de marketing, comercialización y coordinación de la producción de la oferta.

TGV_Gare_Montparnasse

17 ciudades conectadas con tren directo entre España y Francia 

Renfe y SNCF estrenan su oferta de alta velocidad entre España y Francia con cinco trenes diarios por sentido que conectan 17 ciudades de ambos países y multiplican la oferta de orígenes y destinos en tren mediante conexiones con otros trenes de las redes de Renfe y SNCF. De este modo, quedan definitivamente conectadas las dos redes de alta velocidad más grandes de Europa.

5 relaciones diarias por sentido:

Barcelona-París, en 6 horas y 25 minutos, desde 59 euros

Madrid-Marsella, en 7 horas, desde 89 euros

Barcelona-Toulouse, 3 horas, desde 39 euros

Barcelona-Lyon, 4 horas y 53 minutos, desde 49 euros

El viaje entre Barcelona y París se realizará en 6 horas 25 minutos y costará entre 59 y 170 euros. Será en viaje directo desde la estación de Barcelona Sants hasta la Estación de Lyon en París, con parada en Girona, Figueres, Perpiñán, Narbona, Montpellier, Nimes y Valence. La oferta inicial es de dos frecuencias diarias por sentido.

Madrid y Marsella estarán a siete horas en tren AVE directo con billetes desde 89 hasta 171 euros. Un tren diario por sentido entre Madrid Puerta de Atocha y la estación de Saint Charles de Marsella, que conectará además de con Barcelona, Girona y Figueres, con Perpiñán, Béziers, Montpellier, Nimes, Aviñón y Aix-en Provence.

De Barcelona a Toulouse se viajará desde 39 euros en 3 horas (con parada en Carcassone) y entre Barcelona y Lyon desde 49 euros y en menos de cinco horas de viaje.

Junto a estos mercados origen-destino (principal objetivo de la oferta), la nueva conexión de alta velocidad Renfe-SNCF en cooperación atiende mercados intermedios entre los principales núcleos de población españoles y franceses. Con la conexión directa los tiempos de viaje se reducen, se multiplican los trenes disponibles y se reducen los precios para viajar a ciudades del sur de Francia y la Costa Azul. Ciudades a los dos lados de los Pirineos como Girona, Figueres, Perpiñán, Narbona, Montpellier y Nimes están ahora conectadas con, al menos, cuatro trenes diarios por sentido.

Precios competitivos con ofertas por compra anticipada

El mercado actual de estos desplazamientos (entre España y Francia) es de 82 millones de viajes anuales, en los que el vehículo privado copa el 89% del mercado.

Renfe y SNCF lanzan una oferta comercial única con precios dinámicos y competitivos en el mercado tanto regional como internacional. Para cada trayecto habrá un precio “desde” con importantes descuentos por anticipación y una tarifa máxima para cada clase. La gama tarifaria permitirá a los trenes AVE y TGV competir directamente con el avión y el autobús.

Estos trenes también vienen a mejorar la oferta regional entre el nordeste de España y el sur de Francia donde gracias a la mejora en los tiempos de viaje, la conexión directa y el precio competitivo, permiten la competencia directa con el coche particular.
La alta velocidad España-Francia contará con dos clases (Turista y Preferente) y conectará las estaciones principales de cada ciudad, ofreciendo un viaje de centro a centro. La oferta contará además con servicio de restauración a bordo en la cafetería de los trenes, tripulación bilingüe y servicio de asistencia a viajeros con discapacidad.

Una red europea de conexiones

Este servicio es el primer paso en la integración de la red de alta velocidad española con la del resto de Europa. A futuro, el plan de transporte de este servicio será una oferta de trenes de alta velocidad en más países, con 22 estaciones y 150 rutas directas posibles y otras 200 en correspondencia.

La oferta de Renfe-SNCF en cooperación ya ofrece la posibilidad de enlazar con otros trenes de las redes francesa y española (de alta velocidad y convencional) y competir en mercados de más larga distancia.

Los nuevos trenes de alta velocidad internacional

Los servicios Renfe-SNCF en cooperación serán operados con trenes del modelo TGV Dúplex Dasye y AVE S-100.

Renfe arranca este servicio con siete de los diez trenes AVE S-100 que ha adaptado su división industrial para poder circular por vías francesas. Renfe ha adaptado estos trenes con la incorporación de los equipos de señalización franceses: RPS, KVB, TVM, Radio BiModo, así como la adaptación de la parte de 3 kv para su funcionamiento en 1,5 kv. Por su parte SNCF ha adaptado su flota para poder circular por las líneas de alta velocidad españolas y la concesión TP Ferro.
Durante dos años Renfe y SNCF han colaborado en los procesos de homologación de los trenes en cada país. Las homologaciones se han llevado a cabo mediante un Protocolo de Aceptación Cruzada acordado entre las Autoridades Nacionales de Seguridad española y francesa, y que es aplicable a los materiales que ya tienen Autorización de Circulación en su país de origen.

Recursos humanos
Todos los servicios contarán con personal de servicios a bordo de cada empresa. Durante los dos últimos años Renfe y SNCF han impartido a parte de su plantilla la formación necesaria para adaptarse al nuevo servicio internacional. Además de la formación en idiomas, maquinistas e interventores de tren han recibido formación técnica sobre el material, los sistemas de seguridad y circulación.

 

 

 

Post relacionados: