Travesías Nómadas entre Chile, Argentina y Bolivia

 Travesías Nómadas entre Chile, Argentina y Bolivia

Rutas a pie y en 4×4 a través de cadenas montañosas, desiertos, bosques, lagos, salares y valles durante más de una semana a la manera de los primeros nómadas que poblaron los territorios atacameños, en el norte de Chile. Así son las travesías hacia Uyuni y desde Uyuni y el recorrido hacia y desde Cachi, propuestas organizadas por explora para conocer los encantos y el patrimonio cultural y natural de las zonas colindantes con Argentina y Bolivia respectivamente. El viaje, cruzando fronteras, intercambiando culturas y conectando con la naturaleza en rincones que se rigen por el denominador común de una belleza y riqueza paisajística indescriptibles, se convierte en una experiencia única, apropiada para los aventureros modernos exigentes, intrépidos y ávidos de sensaciones originales y fascinantes.

Los grupos de hasta seis personas viajan en un convoy de vehículos especiales equipados con la más alta  tecnología de localización por satélite y un equipo explora de excepción. Un chef privado que diseña el menú diario teniendo en cuenta las necesidades energéticas de los aventureros durante el periplo, y un jefe de exploración que guía y protege a los clientes durante las horas de trekking y trayectos entre un destino y otro.

El cuidado de los detalles a la hora de atender las necesidades personales incluso en parajes no habitados, la protección hacia la salud y el bienestar físico y la formación especializada de los monitores, expertos además en conocimientos sobre la historia, fauna y flora y culturas ancestrales de las zonas que se recorren, son garantías sobradas que hacen de estas dos travesías explora una opción segura y muy acertada para realizar el verdadero viaje de aventuras de tu vida.

Al norte de la encantadora localidad de San Pedro de Atacama, la zona volcánica chilena se adentra hacia la espectacular Bolivia a través del cordón montañoso del volcán Licancabur, el campo geotérmico Sol de la Mañana y la laguna Colorada. Así comienza el inicio de la travesía Hacia Uyuni, un periplo de once días durante los cuales se recorrerán cientos de kilómetros por el altiplano boliviano. Las largas caminatas se combinan con rutas en 4×4 y los campamentos en bases sencillas con alojamientos más sofisticados.

El viajero disfrutará de unas noches en el Hotel Larache, centro base atacameño; acampará en Chituca y Tahua; caminará sobre la superficie del espectacular salar de Uyuni, el más grande del mundo, y visitará los pueblos bolivianos de Coquesa, Jirira y Llica, famoso, este último, por sus tradicionales “salteñas” o empanadillas. Durante los últimos días, conocerá la región chilena de Colchane y el entorno del Parque Nacional de Isluga antes de comenzar el descenso del altiplano de regreso a Iquique y San Pedro.

Desde Uyuni, es la travesía con inicio en Potosí que cruza el gran salar y la cordillera andina en dirección a San Pedro. Ocho días de aventuras para disfrutar la idiosincrasia de las comunidades locales y la riqueza medioambiental de la zona.

La travesía Hacia Cachi brinda la posibilidad de conocer la parte este del país que se ubica a escasos kilómetros de Sico, el paso fronterizo con Argentina desde la zona de Atacama. En cualquiera de las dos opciones, desde San Pedro de Atacama hacia Cachi o bien en sentido contrario, desde la localidad argentina de Salta hacia San Pedro, el viajero conocerá los pueblos agrícolas de Toconao y Socaire, el salar de Aguas Calientes y la laguna de Tuyajito, asentamiento de numerosos flamencos. Es en las inmediaciones de los valles de Calchaquíes, a 3.900 metros de altitud, donde la travesía cobra uno de los retos protagonistas: la carretera Abra del Alcay, la más alta de América a 4.900 metros. ¡Ahí es nada!

El paisaje andino agrícola y pastoril de La Quesera y La Poma, y el cráter de los Volcanes Gemelos que se ha de atravesar para llegar al campamento base de la finca Rancagua, en Cachi, son dos etapas favoritas junto al broche de oro de estos nueve días: la aproximación al Nevado de Cadi, la cumbre más alta de la zona con 6.380 metros de altitud.

El espíritu aventurero de las travesías Explora se une al compromiso medioambiental y cultural de respetar, difundir y proteger el patrimonio natural y tradicional de todo Chile y, en concreto, de los territorios más inhóspitos, bellos e impresionantes del país. Con esta iniciativa, el grupo hotelero proporciona, una vez más, la posibilidad de adentrarse en lugares remotos y desconocidos y brinda al cliente la oportunidad de vivir una auténtica experiencia desde su filosofía del lujo de lo esencial.

Para más información detallada sobre el itinerario y la planificación de cada travesía: www.explora.com

 

Post relacionados: