Vivir como Bond en su 50 aniversario

Vivir como Bond en su 50 aniversario

 

Alrededor de 1.000 millones de personas vieron al espía más elegante de Gran Bretaña saltar en paracaídas sobre el Estadio Olímpico. La escena en la que visitaba el Palacio de Buckingham y luego se montaba en un helicóptero con la Reina, fue uno de los momentos álgidos de la ceremonia inaugural de los Juegos olímpicos.

Los admiradores de 007 tendrán un otoño emocionante: el estreno mundial de Skyfall y el 50º aniversario de la primera película del agente secreto. James bond contra el Dr. No fue presentada al mundo el 5 de octubre de 1962. Pero ¿por qué no llevarlo un paso más allá? No se limite a ver la película o a leer el libro, ¡viva como Bond!
Gran Bretaña es el lugar perfecto para hacerlo, ya sea visitando los exteriores de las películas, probando los elegantes restaurantes y bares que él frecuentaría, acudiendo a los mejores sastres para que le tome medidas o viviendo una aventura al estilo de Bond. Sin olvidarse de probar al menos un Martini, agitado pero, por supuesto, no revuelto.
En Londres puede visitar Old Royal Naval College, que aparece en Skyfall, sin olvidar el Palacio de Buckingham y la National Gallery, que ahora también destacan por ser escenarios cinematográficos de Bond.
Bond es conocido por su estilo elegante, y qué mejor lugar para conseguir esa imagen que en los sastres, camiseros y sombrereros de Londres. Visite los sastres clásicos de Savile Row comoHenry Poole, que inventó el esmoquin, o Gieves and Hawkes, o el estilo más contemporáneo deOzwald Boateng, el primer sastre negro y el más joven en abrir una tienda en Savile Row. ¿Por qué no visitar Turnbull and Asser en Jermyn Street?, que han confeccionado las camisas para Daniel Craig y el pijama para M, interpretada por Judi Dench. O vaya al taller de Timothy Everest en una casa georgiana de Spitalfields, al este de Londres. Everest ha diseñado trajes para Tom Cruise y David Beckham, además de para “marchantes de arte, analistas de bolsa y estrellas del rock”. En el West End,
Cerca de allí, el Dukes Hotel alberga uno de los bares más famosos de St James, y se dice que la famosa frase de Ian Fleming “agitado, pero no revuelto” fue inspirada por el camarero de este hotel de lujo.
Los Martinis están de moda en los mejores hoteles y bares de Londres. One Aldwych ofrece Martini con ciruela o manzana en su carta de bebidas, e incluso algunas noches proyectan películas con el Martini como protagonista. Quien desee explorar los cócteles más a fondo (o con más fuerza) deben probar el Experimental Cocktail Club en Chinatown, o asistir a una clase magistral del coctelero Tony Conigliaro en el 69 de Colebrooke Row, Islington.
Después de los cócteles, toca comer, y uno de los favoritos incuestionables de Ian Fleming eraScott’s Restaurant en Mayfair, un restaurante de pescado que atrae a una clientela famosa y elegante. En la actualidad, es probable que Fleming y Bond se decantaran también por los siempre populares Wolseley o The Ivy.
Quien desee vivir como Bond, querrá vivir un poco de acción, la mejor opción es un paseo en lancha rapida por el río Támesis para escalar después el 0², como sucede en El mundo nunca es suficiente. Hay unas espléndidas vistas desde la cima del North Greenwich Arena/0².
Quienes sientan fascinación por los coches, querrán desplazarse al National Motor Museum de New Forest, Hampshire, para ver la exposición Bond in Motion. Estará abierta hasta finales de 2012 e incluye 50 vehículos, la colección más numerosa de coches originales de Bond. Hay expuestos modelos famosos como el Aston Martin DB5 y el Rolls Royce Phantom III de 1937 deGoldfinger, además de bicicletas, triciclos, trineos y barcos.
El rodaje de Skyfall tuvo lugar por todo Londres, pero también en Escocia, sobre todo en Glencoe. Situado en las Highlands, es uno de los parques nacionales más espectaculares de Escocia, con montañas imponentes, cascadas atronadoras y profundos lagos. Glencoe atrae a senderistas y escaladores de todo el mundo. Los amantes de los animales pueden ver la fauna escocesa: ciervos rojos, águilas doradas y martas.
Edimburgo también ofrece tiendas elegantes dignas de Bond, y sobre todo del primero y más carismático, el escocés Sean Connery. El diseñador Howie Nicholsby pretende “dar a los hombres de todo el mundo una alternativa realista a los pantalones”, cuenta con muchos seguidores y contribuyó al diseño del uniforme de los conserjes del Hotel Missoni. 21st Century Kilts imprime un aire contemporáneo a la falda escocesa con materiales como la piel y el vaquero.
No es la primera vez que Escocia aparece en las películas de Bond: en Desde Rusia con amor, la persecución final en helicóptero y barca partía de Lunga House Pier, en Argyll and Bute; mientras que en El mundo nunca es suficiente, aparecía Kyle of Lochalsh y el castillo de Thane, cuartel general del MI6. Para emprender el vuelo y poner fin a la película, como haría Bond, lo mejor es disfrutar las magníficas vistas de la costa occidental de Escocia desde uno de los Hidroaviones de Loch Lomond.
Para más información: www.visitbritain.es

 

 

Post relacionados: