Consejos para viajar a Venecia

Consejos para viajar a Venecia

 

 

Venecia puede llegar a ser una ciudad que llegará a desorientarte si la visitas por primera vez. Por ello te vamos a dar unos consejos para viajar a Venecia. No es fácil acostumbrarse a sus peculiares «calles», a la falta de «tráfico» convencional, así como localizar dónde encontrar todo lo que uno quiere visitar, o cómo no, comprar. Lo que puede aparentar ser un pequeño inconveniente te permitirá llegar a conocer de forma enamoradiza esta ciudad única. Venecia es para quienes gustan de dar largos paseos y admirar el maravilloso entorno que nos brinda una ciudad repleta de palacios del siglo XV y XVI. Lo que más atrae son sus canales, sus viajes en góndola y el encanto de sus mágicos puentes. A continuación os ofrecemos algunos consejos para viajar a Venecia

 

CONSEJOS PARA VIAJAR A VENECIA – EL TRANSPORTE PÚBLICO

Uno de los consejos para viajar a Venecia, es saber moverse en transporte público, para desplazarse del aeropuerto hasta la ciudad necesitarás, o bien tomar un «Water Taxi» si tienes mucha prisa y la cartera llena, ya que te costará unos 90 euros; o bien tomar un «Vaporetto«, el trasporte público utilizado en la ciudad que navega por los canales transportando a sus pasajeros a modo de autobús.

Cada trayecto cuesta 6,5 euros, pero puedes optar por comprar un bono para uno (14 euros) o tres días (31 euros) – eso sí, lleva lectura o buena compañía porque el trayecto dura la friolera de una hora y media. Rodeada completamente por agua, y repleta de canales navegables y semi navegables, es lógico que el transporte público se base exclusivamente en botes o barcazas.

Aunque si realmente quieres descubrir todos los rincones de una ciudad tan mágica y romántica, lo mejor es hacérsela a pie, eso sí, no sin un buen calzado. Como algo divertido y curioso, verás ciertos puntos donde las góndolas se llenan de gente, que hace una larga cola para acceder a ellas. Son los puntos de cruce, que por algo menos de un euro te cruzarán de orilla a orilla del Gran Canal. Este servicio lo usan principalmente los propios venecianos.

 

CONSEJOS PARA VIAJAR A VENECIA – NEGOCIANDO CON LOS GONDOLEROS

Se puede decir sin morderse la lengua que coger una góndola es todo un lujo en Venecia casi reservado para ricos. Por ello unos buenos consejos para viajar a Venecia no están de más a la hora de negociar las tarifas, totalmente prohibitivas, son negociables entre comillas con el gondolero.

Puedes estrujarte el bolsillo pensando que es solo una vez y encima si localizas a ese gondolero perfecto, pues valdrá la pena, aunque este trabajo de buscar nos puede llevar mucho tiempo, y es que en Venecia solo existen unos 450 gondoleros, ni más ni menos. Las licencias pasan de padres a hijos o se venden por cantidades astronómicas. Así que la naturaleza no les dota siempre con el don de la belleza. Pero si eres paciente, te recomendamos que escojas alguno del puesto situado en C. Po S. Moisè (al final de la calle Larga XXII Marzo, frente al Hotel Violino d’Oro); allí podrás encontrar por lo menos gondoleros simpáticos y alguno que otro más agraciado.

Además no son de los más caros, entre 80 y 120 euros. Hay dos cosas a tener en cuenta con el precio: por un lado, la góndola, cuanto más bonita y bien cuidada esté, menos podrás regatear en el precio, no lo bajarán; y por otro lado, cuando empieza a oscurecer, suben los precios. Por cierto, los precios son por viaje en góndola, no por persona. Vale la pena escoger siempre el recorrido más largo que te ofrecen, ya que se lo toman con más interés y podrás hacer mejores fotos, con y sin el gondolero. Ni se te ocurra cogerla cerca del puente de Rialto, te pueden pedir hasta unos 200 euros.

 

CONSEJOS PARA VIAJAR A VENECIA – DONDE COMER

Si quieres comer en mesa de restaurante, es caro. Aunque siempre existe la opción económica, que es sobrevivir a base de paninis, pizza al corte o comida rápida tipo hamburgueserías. Aunque si tienes tiempo para buscar y un poco de suerte, en el barrio de San Polo puedes encontrar restaurantes que están bien de precio y en los que se come muy bien. Sobre todo pizza y pasta. Ya se sabe, estás en Italia. También se come muy bien si vas en plan marisco, y con dinero en el bolsillo, claro. Asegúrate cuando mires la carta de algún establecimiento de que incluya el cubierto y el servicio; hay muchas sorpresas de este tipo y después la broma te puede subir más de 15 euros de lo que tenías previsto gastarte.

 

UN CAPRICHO MUY FRESCO

Los helados son una tentación deliciosamente irresistible. De todos los sabores y de una calidad altísima. Artesanales, con o sin galleta, de frutas, o de dulces como la crema veneciana o de avellanas, acompañados de panna. Y lo mejor, el precio, nada caros. Para los más golosos es una tentación demasiado fuerte como para resistirse no tomar helado cada día en Venecia. Si no te apetece algo de tan baja temperatura a diario, puedes pedirte un semi-frío, una copa semi-helada, acompañada de panna, deliciosa. Un manjar de dioses, os lo aseguro. Te recomendamos que pruebes los de la Heladería Nico (Dorsoduro 922), una clásica heladería veneciana donde podrás degustar también el gianduiotto (chocolate, avellanas y chantillí), sentado en su espléndida terraza sobre pilones en el canal, donde además podrás tomar el sol y deslumbrarte con toda la gente variopinta que pasa camino de la biblioteca.

 

DELICATESSEN

Uno de los mejores consejos para viajar a Venecia es probar sus excelentes helados. Lo más pijo, lo más «in», es, claro está, acercarse al Café Florián, situado en la Plaza San Marcos, a tomar un café o un capuchino acompañado de panna, servido en bandeja de plata, en tazas de lujo, con un servicio de lujo… Así que si hace buen día, la terraza está repleta de chicas guapas y elegantes modelitos italianos.

También es un lugar clásico donde las parejas enamoradas se toman un descanso mientras escuchan la música de la orquesta que toca en directo para ti, eso sí, con un suplemento de 5 euros por cabeza. Total, que te dejas entre 30 y 40 euros por el café, pero el rato es inolvidable. Es como sentirse millonario por unos momentos.

 

CONSEJOS PARA VIAJAR A VENECIA – COMPRAR RECUERDOS

No puedes irte de Venecia sin comprar una de las máscaras de Carnaval. Hay de todo tipo: artesanales, realizadas en papel maché -las más caras-, en yeso, de precio moderado, o de plástico, las baratas. Nosotros te recomendamos que visites y al menos te hagas una foto en una de las tiendas de Ca’ Macana (Dorsoduro 3215, 3172, 1169 – www.camacana.com).

Son preciosas, y además Stanley Kubrick las escogió para su película «Eyes Wide Shut» con Tom Cruise. También es típico hacerte con algún recuerdo de la isla de Murano, en alguna de las fábricas de cristal, aunque estos sí que son caros de verdad. Aunque nos podemos conformar con alguna botellita de Limoncello, o Grappa, que también son típicas y más baratas.

 

CONSEJOS PARA VIAJAR A VENECIA – IR DE COMPRAS

Si lo que te va es ir de compras, en Venecia hallarás multitud de anticuarios donde encontrar piezas maravillosas a buen precio. Recorrer estas pequeñas tiendas repletas de objetos antiguos de una belleza incomparable es un sueño. Si te gusta el arte, estás de suerte, porque las galerías de arte abundan y la calidad de las obras es espectacular; además, puedes encontrar piezas de grandes nombres, como por ejemplo Botero.

Pero la corona se la lleva la moda. Todas las grandes marcas tienen su boutique bien situada, desde Prada, Gucci, Armani, Ferragamo, o algo más asequible como Sisley. Por supuesto, a quien guste del buen vino, puede encontrar auténticas joyas aunque no a buen precio, claro. Todo lo bueno y exquisito tiene un coste. Si lo que buscas es algo más mundano, puedes darte una vuelta por el mercado del Rialto, donde podrás encontrar infinidad de productos típicos, desde quesos italianos, vinos, licores, o simplemente souvenirs.

 

CONSEJO PARA VIAJAR A VENECIA – LOS CARNAVALES

Tiene lugar 10 días antes de la Cuaresma y es el acontecimiento más importante de la ciudad. El frenesí se adueña de toda Venecia y es una época realmente mágica para visitarla. Eso sí, también es temporada alta, de hecho, altísima. Así que debes anticipar tu reserva con al menos tres meses o más, si no quieres tener una sorpresa. Ten en cuenta que Venecia es la ciudad más visitada de Italia después de Roma, pero en extensión Venecia es mucho más pequeña. De todas formas la ciudad está llena de Bed&Breakfast de muy buena calidad y buen precio. Pero vale la pena disfrutar detrás de una máscara o, enfundado con una capa negra y un gorro de época, pasear por la abarrotada plaza San Marcos como si estuvieras en pleno siglo XVIII.

 

NUESTRO VIDEO DE VENECIA

 

Post relacionados: