Voyager of the Seas de Royal Caribbean

Voyager of the Seas de Royal Caribbean

¿Alguna vez has pensado en realizar un crucero? ¿Nunca te has decidido porque te han asaltado dudas acerca de si realmente te gustaría? La verdad es que un crucero es para cualquier tipo de viajero. Para familias que desean pasar una vacaciones divertidas y necesitan que los hijos tengan una amplio abanico de actividades, para parejas recien casadas o que simplemente quieran tener un momento romántico, para la gente que necesita relajarse y desconectar del trabajo, para los que quieren que su viaje se convierta en una aventura, estos son sólo algunos ejemplos de como planterate un crucero. Lo cierto es que, lo único que hace falta para que un crucero sea perfecto, eres tú. En concreto vamos hablarte de uno de las naves más famosas del mundo, el Voyager of the Seas.

Con capacidad para más de 3.100 viajeros, entró en funcionamiento en el año 1.999, y fue durante muchos tiempo el crucero más grande del mundo. Una maravilla de la ingeniería naval que incorpora una espectacular pista de patinaje a bordo, y un bulevar comercial llamado Royal Promenade que se convierte en el corazón de la nave, que está abierto las 24 horas del día y es donde ocurren fiestas, conciertos, desfiles mágicos, además de poder ir de compras en sus exclusivas tiendas de marcas reconocidas, o de recuerdos del barco. Entre otros atractivos, el Voyager of the Seas cuenta con un Spa, un completo gimnasio que puedes utilizar sin cargo adicional; el Casino Royale, una pista de patinaje en línea, una pared de escalada para los más atrevidos, un campo de mini golf de nueve hoyos, una cancha polivalente de baloncesto y futbol sala, y para los más jóvenes las instalaciones del Adventure Ocean. Y lo mejor está por venir, su maravilloso Teatro La Scala donde tienen lugar los diversos espectáculos que harán las delicias de niños, jóvenes y adultos; la cubierta exterior con sus piscinas y jacuzzis, solarium, y zona exclusiva para adultos que incluye piscina, dos jacuzzis y bar, todo ello aderezado con algo fundamental que hará de tu crucero algo inolvidable, el personal de abordo. Ellos serán tus guías, tus camareros, tus ayudantes, tus amigos, tus consejeros, harán de tu estancia una diversión si así lo deseas. Son parte del crucero y son geniales. No te preocupes por el idioma, es cierto que el inglés es la lengua oficial, pero recuerda que todo se repite en castellano también.

Tu camarero hablará castellano, en todos los mostradores siempre hay alguien que lo habla, y si por casualidad no lo hay, no te preocupes, muy amablemente irán a buscar a alguién del personal que te pueda atender en tu idioma. Toda esta amabilidad es parte de la aventura del Voyager of the Seas. Una experiencia que no olvidarás jamás. Si piensas en realizar tu primer crucero, debes tener en cuenta varias cosas. En primer lugar, tómate las cosas con calma, intenta planificar lo que quieres hacer el día anterior. Para ello, tendrás disponibles en tu camarote un folleto explicativo (lo llaman Cruise Compass) en castellano con horarios y actividades que se realizarán el día siguiente. Repetimos, no te agobies, ten en cuenta que no podrás hacer todas las cosas que te proponen, así que planifica si quieres pasar una jornada tranquila a bordo (los días de excursión el barco se queda medio vacío), si quieres realizar alguna de las excursiones, o ten en cuenta los horarios de los espectáculos para no perdértelos. Tu Cruise Compass será una herramienta fundamental durante tu crucero, en él tendrás toda la información que necesitas, desde la previsión del tiempo, las horas en que sale y se pone el sol, los consejos del día, las fiestas que se realizan, y por supuesto te advierte de que tipo de ropa debes ponerte para la cena. Si es tu primer crucero, deberías asistir a la charla explicativa del primer día, te aclarará muchas cosas.

Dejanos recordarte que dentro del barco, no necesitas efectivo para pagar a nadie. Tus pagos se realizan con tu tarjeta personal, con ella, podrás abrir la puerta de tu camarote, comprar en las tiendas del Royal Promenade, pagar los tratamientos del Spa, etc. El último día, deberás pasar por el mostrador de información para pagar tu cuenta, si no elegiste pagar con tu tarjeta de crédito cuando hiciste el check in. Las bebidas que están incluidas durante el crucero son el agua, el te helado y la limonada casera. Hemos de decir que la limonada está deliciosa. Si vas a tomar algún refresco te aconsejamos que compres nada más llegar el «fountain soda package», se trata de un pack que cuesta aproximadamente 50 dólares y que te da derecho a beber todos los refrescos que desees. Este servicio no está disponible en el restaurante Portofino, el Champagne Bar, el Connoisseur Lounge y tampoco está incluido en el minibar ni servicio de habitaciones. Si durante tus cenas te apetece cenar con un poco de vino, te aconsejamos que compres un pack de vinos. Unas amables señoritas te informarán de los tres tipos de packs y de los vinos disponibles. Son excelentes, sobretodo los de California y los Sudafricanos. Durante el día, puedes tomar cualquier tipo de infusión y café, las maquinas están situadas en los extremos de las cubiertas exteriores. Para los más pequeños tienen una máquina de helados de vainilla y chocolate. En los bares de la cubierta exterior siempre tienen algún coctel del día, algo más baratos y de muy buena calidad.

Los desayunos los podrás tomar en dos restaurantes, «El Carmen» donde tendrás el servicio a tu disposición y estarás más tranquilo, o el que nosotros te recomendamos el «Windjammer Café» tipo buffet libre con una variedad increible. Recuerda en el Windjammer podrás desayunar hasta las 11:00 de la mañana. A mediodía, los almuerzos todos tienen lugar en el «Windjammer» y su horario de apertura es de 11:30 a 15:00. También es tipo buffet y siempre tienen platos vegetarianos, y un rincón con comida típica de la India. Si por cuaquier razón no te da tiempo a llegar dentro de ese horario, no te preocupes. A partir de las 15:00 y hasta las 17:00 se empieza a servir lo que llaman «snacks», que no deja de ser comida «rápida». Te aconsejamos que pruebes la comida mexicana en esa franja horaria. Para las cenas, todo cambia. Te asignarán un turno para cenar, un restaurante, una mesa y un camarero. Los restaurantes tienen nombres diferentes, pero son exactamente iguales, son «El Carmen», «La Boheme» y el «Magic Flute». Los turnos de cena se realizan a las 18:30, 19:00, 21:00 y 21:30. Nosotros te recomendamos que elijas el primer turno si es posible. No te costará acostumbrarte a cenar a esa hora y tendrás dos grandes ventajas. La primera que el comedor no está demasiado lleno y te servirán mejor y más rápido; y la segunda que tendrás más tiempo para llegar a los espectáculos y elegir las mejores localidades. Si lo que quieres es una cena romántica y exclusiva puedes reservas mesa en el restaurante italiano Portofino, cuesta 20 dólares por persona y la comida es exquisita. Si vas acompañado de familia, puedes visitar el Johnny Rockets, una cafetería tipo años 50 americanas donde por tan sólo 5 dólares puedes tomar una cena típicamente «yanqui» con batidos y todo. Durante todo el crucero podrás realizar compras a bordo. Las tiendas abren una vez que el barco ha zarpado del puerto, eso suele ser aproximadamente a las 19:00 horas y permanecen abiertas hasta medianoche. Cada día suelen poner de oferta algunos productos. Lo sabrás porque en el Royal Promenade se dispone de un mostrador donde se muestran los productos. Vale la pena porque además de que las compras nos salen más baratas por la relación del cambio dólar-euro, suelen estar rebajados puntualmente entre un 10 y 40 por ciento. Los porductos son variados y cada día cambian, desde relojes de marca, joyas, productos de merchandasing del Voyager of the Seas, etc. Durante las cenas de Gala, fotógrafos profesionales te realizarán instantáneas con lo mejor de tu vestuario. Son algo caras, pero vale la pena hacerte con una de ellas, es un recuerdo que te gustará enseñar a tus amigos y familia.

Debes tener en cuenta que si compras bebidas fuera del barco como recuerdo de los lugares que has visitado, sobretodo si son alcoholicas, a la entrada serán custodiadas por el personal del barco y te serán enviadas a tu camarote la última noche del crucero. No hay posibilidad de colar nada, ya que existe un control de seguridad tanto para salir como para entrar al barco y debes llevar contigo siempre la tarjeta «Sea Pass» (la llave de tu camarote) que será escaneada y se comprobará mediante fotografías la identidad. El proceso es muy rápido y no entorpece ni ralentiza el movimiento a tierra. Si eres de los que disfrutan cuidándose, debes estar atento a las ofertas que se realizan a partir del segundo o tercer día en el Spa, lo llaman «La hora de los chicos» o «La hora de las chicas» y consiste en un pack de tres tratamientos a escoger por tan sólo 99 dólares.

Por último, debes saber que si necesitas lavar algo, el servicio de lavanderái cobra 25 dólares por bolsa, no por prenda, pregunta a tu asistente. No es necesario ni obligatorio apuntarse a todas las excursiones. Planifica las que más te convengan o las que prefieras hacer. Puedes realizarlas por tu cuenta, pero nosotros te recomendamos que las realices con las organizadas por la compañía. Por una sencilla razón, el barco no espera a nadie para zarpar que no haya contratado sus servicios de excursiones. Eso no quiere decir que no las puedas hacer por tu cuenta, simplemente debes tener en cuenta los imprevistos, como que los trenes en Italia no son puntuales, pueden haber atascos monumentales si alquilas un coche o si organizas una excursion en minibus por tu cuenta. Desde cada puerto podrás hacer varias visitas, en el crucero por el mediterráneo, las visitas posibles serán Nápoles, Pompeya, Pisa, Florencia, Roma, Villefranche, Mónaco, Marsella. Tu «Cruise Compass» te mantendrá informado de horarios precios y las diferentes modalidades de excursiones. Recuerda que tendrás que apuntarte el día anterior en el mostrador de reservas. Te recomendamos que asistas a todos. Son realmente espectaculares y si te gustan los musicales tipo Broadway disfrutarás de lo lindo. Atento a los horarios y los pases para coordinarte bien con la cena. El teatro es muy grande pero si quieres una buena localidad tendrás que espavilarte, no se pueden hacer reservas de asientos. En la pista de hielo también se realiza uno, muy espectacular. Comoel recinto es algo más reducido te hacen recoger una entrada para un pase en concreto. No cuesta nada, sólo es parte de organización para que nadie se quede sin verlo. Durante los espectáculos está prohibido filmar y hacer fotos con flash. Si tienes una reflex y te sientas lo más adelante posible puedes sacar buenas fotos sin necesidad de flash. No queremos finalizar el reportaje sin decirte que lo más importante es tu actitud y tus ganas de pasarlo bien. Es imposible aburrirte en el Voyager of the Seas y que el personal siempre está a tu disposición para lo que necesites.  

Más información en: http://www.royalcaribbean.es

Post relacionados: