Experiencia en el Ártico: A la caza de auroras boreales

Experiencia en el Ártico: A la caza de auroras boreales

Un viaje al norte de Noruega me llevó a vivir experiencias únicas en medio de la naturaleza para conocer los bosques de Tromso  a través de trineos de perros o renos deslizándose  por la nieve,  pudiendo cumplir mi sueño de admirar el espectacular baile celestial de luces nocturnas que producen las auroras boreales.

 

Seguro que siempre cuando planeamos un viaje es porque detrás hay algún objetivo: subir una montaña, ver una ceremonia, convivir con una tribu, ver un paisaje, pisar piedras milenarias. En mi caso esta vez el objetivo era ver auroras boreales y elegí un destino accesible desde Barcelona, ​​el norte de Noruega y muy concretamente la ciudad de Tromsø, ya que se encuentra en el corazón del cinturón de las Luces del norte del planeta y cualquier brote de tormentas solares que se produzca en la superficie del sol se puede ver aquí.

Pero Tromsø no fue el primer destino de Noruega, antes tenía que llegar al extremo norte del país a un paso de la frontera con Rusia, a la pequeña población de Kirkenes. El motivo era coger el barco Lofoten de la compañía Hurtigruten y llegar a Tromso por los fiordos. Y me guardé dos días para disfrutar de la portentosa naturaleza que rodea Kirkenes.

Kirkenes, sin demasiado interés para el viajero, fue uno de los lugares más bombardeados en la Segunda Guerra Mundial debido a que los nazis instalaron aquí una importante base naval para aprovechar su situación estratégica. Cuando las tropas alemanas huyeron arrasaron lo poco que quedaba en pie tras los bombardeos soviéticos.

 

Aparte de esta vertiente histórica, Kirkenes es conocido desde una visión más turistica, por su hotel construido con nieve y estatuas de hielo. En sus amplias y heladas habitaciones los clientes pueden pasar la noche en sacos de dormir especiales que suministran a tan sólo una temperatura de -4ºC. El hotel organiza excursiones para visitar las cercanas Finlandia y Rusia, a pocos kilómetros de la ciudad, y practicar diversos deportes de invierno, como ir en motos de nieve o montar en un trineo tirado por perros.

Me alojé con una familia en el pequeño pueblo de Svanvik, a 30 km de Kirkenes. Con el paisaje cubierto de nieve y temperaturas bajo cero, los lagos helados y los bosques son uno de los escenarios ideales para recorrer en trineo de perros. Y puedo decir que ésta ha sido una de las experiencias más emocionantes vividas en la Laponia noruega, también conocida como mushing o dog sledding.

Los perros de raza husky canadiense, todos en espacios grandes y cada uno en una caseta, me recibieron con ladridos y aullidos de alegría. Para ellos era la hora del paseo y del disfrute tirando del trineo.

Contemplé todo el proceso de ponerles las cadenas y me senté en el trineo bien abrigado. Detrás de mí iba la chica que los dirigía mientras los perros recibían sus instrucciones. Nos deslizamos velozmente por los caminos, cubiertos de blanco en medio de los espesos bosques. El rebote de las huellas de los perros hacía temblar los árboles que íbamos encontrando por el camino, que dejaban caer la nieve que los cubría. Este roce del trineo en la nieve y los ladridos de los perros eran el único sonido que escuchábamos.

Los últimos kilómetros llevé yo el trineo. Aunque no es una práctica peligrosa, controlar ocho perros tirando de ti requiere una cierta pericia y no es difícil volcar en los giros pero es la forma más romántica y tradicional de adentrarse en los bosques de Laponia. El contraste entre el cielo azul y los paisajes inmensamente nevados brillando bajo el sol es una de las más bellas imágenes que me llevo de esta experiencia. Al terminar la carrera, los perros son alimentados con trozos de salmón crudo. Su grasa es un alimento fundamental para que estén protegidos contra el frío.

Después del relax por los bosques más al norte del país me esperaba navegar un par de días por el Círculo Polar Ártico y ver como la nieve invadía poco a poco los paisajes siendo Kirkenes el punto final donde llegan los barcos que recorren la costa de este país desde Bergen hasta el extremo norte. Y a partir de ahí vuelven a bajar hasta Bergen.

No son cruceros de lujo sino un medio de transporte bordeando los fiordos y pasando por pueblos donde el único medio que tienen para moverse es este barco. Pueblos perdidos sin ningún interés, dedicados a la pesca donde haríamos alguna bajada para pisar sus calles frías y heladas. Recomiendo hacer el viaje en compañía, si no es muy aburrido el recorrido en barco. Eso sí, son viajes relajados donde disfrutas de la naturaleza mientras vas navegando. Estábamos en el norte del norte. Un poco más allá sólo quedaba el Ártico.

TROMSø

Y a medianoche llegué a Tromsø, a 350 kilómetros al norte del Círculo Polar Ártico, donde nevaba con intensidad y en sus calles bien blancas se marcaban las huellas de las ruedas de mi bolsa mientras caminaba hacia el hotel. Una ciudad donde estaría una semana y donde esperaba que se cumpliera mi objetivo del viaje: ver las auroras.

Tromso cuenta con 72.000 habitantes y se trata de la séptima ciudad más grande de Noruega y la segunda de Laponia. Desde mediados del siglo XIX ha sido el punto de partida para la caza en el ártico y de las expediciones polares. De ahí le viene su apodo: ‘La Puerta del Ártico’.

En esta ciudad moderna naturaleza y cultura van siempre de la mano. Aquí se pueden encontrar numerosas atracciones, desde un acuario al Museo Polar ubicado en una antigua casa de aduanas de 1830 junto al muelle de la construcción. Es uno de los lugares más emblemáticos lleno de vida que recrea las expediciones árticas y la captura en el Ártico.

Tromso tiene dos catedrales, una construida en estilo neogótico, siendo la Catedral Protestante más septentrional del mundo, y la iglesia de Tromsdalen o la Catedral del Ártico, como es comúnmente conocida, construida en 1965. Su estructura es piramidal y el diseño se inspiró en la naturaleza ártica. Muchas personas la llaman también “el teatro de ópera de Noruega” debido a su imagen y su situación ya que se parece a la Ópera de Sídney en Australia. Destaca el vitral, que va cambiando de color durante las horas del día y le otorga una belleza cálida en medio del frío de Noruega. Y por la noche ofrece conciertos. Todo ello la convierte uno de los monumentos más visitados de Tromso a raíz de su belleza y la paz que emanan sus instalaciones. Las distancias en Tromso para llegar a todos los lugares de interés son perfectamente alcanzables a pie. Está claro que cuando el frío aprieta, caminar es complicado. Las calles del centro suelen estar bastante limpias de nieve y hielo, pero en cuanto te alejas, la cosa se complica. Ojo con las placas de hielo que se forman, hay que caminar siempre mirando al suelo ya que los resbalones están a la orden del día.

Para los apasionados a las actividades al aire libre la ciudad está rodeada de espectaculares montañas, que ofrecen unas condiciones inmejorables para actividades como senderismo, pesca, kayak y disfrutar del sol de medianoche del 20 de mayo al 20 de julio; en cambio, en invierno, la principal atracción es disfrutar de la aurora boreal pero también aprovechar para pescar en un lago helado, dar un paseo en trineo de renos o perros. Pueden ser excursiones de una hora o incluso, de una semana recorriendo la región a través de la nieve en un trineo tirado por 6/8 perros y conociendo paisajes espectaculares.

Prepárate para ser recibido con los brazos abiertos siendo la oficina de turismo de Tromso el primer lugar por donde tienes que pasar. Es visita obligada. Recibiras mucha información de la ciudad y alrededores, te aconsejan, te hacen las reservas si lo necesitas y hay un equipo de personas que te ayuda a disfrutar de tu estancia y a distribuir tus actividades. También es la primera oficina de turismo donde he visto siempre colas.

 

TRINEO DE RENOS

¿Imaginas la sensación que debe producir estar subido a un trineo tirado por renos descubriendo los parajes maravillosos de la región de Tromso? Para los sami es algo habitual. La cultura sami se remonta hasta 11.000 años atrás convirtiéndose en los primeros pobladores al norte de Escandinavia y desde entonces ha estado fuertemente ligada a la naturaleza. Como otros pueblos indígenas, los sami han evolucionado y se han adaptado a los nuevos tiempos, manteniendo aún vivas sus tradiciones y algunos elementos estructurales de su cultura, como el pastoreo de renos, ya que este animal les proporciona la carne, la piel y el transporte.

¿Y cómo no? Fui en trineo de renos. Esta ruta en trineo no tiene nada que ver con la que viví con los perros en Kirkenes. Se trata de un paseo más tranquilo en una llanura. Nos montamos por parejas en el trineo guiados por los samis a la cabeza. Eso sí, durante la ruta nos acompañó la luna llena que junto con el suave andar de los renos casi hipnótico y el único sonido al oír los esquís de los trineos deslizándose sobre la nieve, contribuyó a crear una atmósfera muy especial. Después del paseo nos llevaron a un lavvu, una tienda típica sami, y nos sirvieron un estofado de cordero acompañado de algún dulce típico sami mientras junto al fuego íbamos escuchando aspectos de sus vidas, costumbres y su especial relación con los renos.

 

EN BUSCA DE AURORAS BOREALES

El espectáculo único e inigualable de ver la aurora boreal es perseguido por muchos de los turistas que llegamos hasta Tromso durante los meses de invierno.

Son muchas las empresas que organizan tours para llevarte a ver la aurora boreal y ofrecen alternativas muy variadas para entretener al turista. Observar la aurora boreal desde el mar, charlas sobre éstas o coger mini buses más privados donde el guía que te acompaña también es un experto fotógrafo de auroras – esta última opción es la que escogí. Pero de hecho no importa la forma de hacerlo, lo importante es disfrutar con el espectáculo único que ofrece la aurora boreal.

Desde la primera vez que vi fotos de este fenómeno natural se convirtió en uno de los propósitos que tenía que cumplir como mínimo una vez en la vida. La suerte de coincidir con la aurora boreal cara a cara, y con la cámara preparada para retratar su baile nocturno celestial. Pero, ¿qué es la aurora boreal y cómo llega a la tierra? La aurora boreal tiene diferentes formas de hacerse presente, como una cortina de verde eléctrico o como un tornado de luz. Normalmente se manifiesta de color verdoso.

El astro Sol es el responsable de la formación de las auroras. Se producen grandes explosiones que lanzan partículas desde el sol al espacio, que viajan a velocidades que van desde los 300 a los 1000 kilómetros por segundo. Cuando estas partículas entran en el escudo magnético de la Tierra, son atraídas por el círculo del Polo Norte magnético, entonces la energía se libera y se forman las auroras boreales a unos 100 km de distancia nuestra.

Las salidas de los tours siempre son a partir de las 6 de la tarde ya que a partir de las 3 el sol comienza a esconderse en pleno febrero ártico. El guía que nos acompaña ya sabe cada noche donde los cielos estarán claros y a veces tenemos que hacer 300 kms para llegar a verlas. De hecho llevan unos mapas al móvil de predicción de las auroras y se guían por ello.

No es un fenómeno que sabemos 100% si lo podremos presenciar, y en el caso de verlo, ¿cuál será el nivel que llegará? Diría que la búsqueda es de lo más misteriosa y emocionante. Puede aparecer en cualquier lado, en cualquier momento. La aurora boreal no tiene ni hora ni lugar exacto para comenzar su actuación ni tiempo que estará en acción: pueden ser segundos o minutos. Por eso la paciencia es una virtud, también cuando se persigue la aurora boreal y aún más, tener suerte.

Lo mejor era que a partir de las 19:00 horas estuviéramos atentos y hasta más o menos las 2:00 de la madrugada hay posibilidades de verla siempre con el permiso de las nubes y la luz de la casi luna llena te permitan disfrutar de este fantástico fenómeno. Eso sí, bien abrigados porque las temperaturas nocturnas bajan en picado.

Y cuando aparecen no eres capaz de detectar a simple vista su presencia, sólo cuando se están formando y van cogiendo fuerza. De hecho las imágenes o fotos que estamos acostumbrados a ver no se corresponden fielmente con lo que ven nuestros ojos cuando presencias el fenómeno en directo, de hecho la palabra luminiscencia es posiblemente la que mejor lo describe. Las imagenes que tanto nos gustan son en parte producto de las camaras fotográficas y de su sensibilidad ante diferentes tipos de exposición. Son como un ballet celestial de luces bailando en el cielo nocturno formando una paleta de colores (verde, rosa, violeta). A partir de aquí es cuando se puede comprender plenamente la atracción casi divina que las auroras boreales generan sobre el hombre.

Para los aldeanos en el norte de Noruega, las auroras boreales forman parte de sus vidas, ya que iluminan el cielo nocturno. Aquí la aurora sigue siendo, una fuente fértil para el arte, la mitología y las leyendas.

La aurora puede ser un poco como una diva, y ella sólo iniciará el espectáculo cuando crea que es el momento adecuado. Al final transmiten la sensación de estar en el mismo confín del mundo y de lanzar una mirada que se adentra en el universo infinito del que sólo somos una parte diminuta embebidos por este fenómeno atmosférico único.

 

Artículo completo publicado en la REVISTA QTRAVEL Digital Nº4

[divider]GUÍA PRÁCTICA[/divider]

CÓMO LLEGAR

La compañía aérea Norwegian es la más apropiada por tener buenos precios. Vuela desde Barcelona y Madrid a Oslo. Si quieres desplazarte hacia Tromsø y/o Kirkenes deberás hacer una noche en Oslo ya que los vuelos salen por la mañana.

DÓNDE DORMIR

Los alojamientos en Noruega suelen ser caros. Dentro de un precio aceptable en Tromsø estan el Ami Hotelwww.amihotel.no y ya con una calidad y categoría superior el Scandic Ishavshotelwww.scandichotels.com

DÓNDE COMER

Tromso también es conocida por el ambiente nocturno y por poseer un gran cantidad de restaurantes especializados en productos frescos del Ártico pero hay que estar atentos con los precios. Vale la pena pasarse a tomar un plato típico de bacalao local por en pub Skarven, el más conocido de la ciudad.

CÓMO MOVERSE

Aunque en muchos lugares puedes ir a pie tienes una buena red de autobuses urbanos que facilita el acceso y funcionan muy bien. Recomendamos comprar el abono de 24 horas.

ACTIVIDADES EN TROMSø

Polaria (el acuario más septentrional del mundo), con exposiciones educativas, dos películas, una sobre el fenómeno de las auroras y otra del Ártico y un acuario con focas – www.polaria.no

Catedral del Ártico – www.ishavskatedralen.no

Museo Polar – www.polarmuseum.no

Museo de la universidad de Tromsø con una gran exposición sami (60 coronas la entrada). Planetario donde puedes ver una película sobre las auroras – www.nordnorsk.vitensenter.no

ACTIVIDADES EN KIRKENES

Hotel de Hielo (si no te alojas, la entrada para visitarlo son 150 coronas) – www.kirkenessnowhotel.com

AURORAS BOREALES

Tromso Friluftsenter: Para ver auroras con expertos locales y dormir en una cabaña frente al fiordo- www.tromso-friluftsenter.no Artic Guide Service: Ver auroras en autobús es muy impersonal, eso sí, es la opción más económica y rápida. www.arcticguideservice.com 

TRINEO DE RENOS Y CULTURA SAMI

Tromso Lapland: Paseo en trineo de renos, cena y dormir en una tienda sami – www.tromsolapland.no

TRINEO DE PERROS

Si quieres vivir experièncias unicas bajo las auroras, formando parte de expediciones de 2 a 5 dias con trineo de perros o renos en medio de los grandes bosques cerca de Tromso www.villmarkssenter.no

 

INFORMACIÓN DETALLADA

Noruega en general www.visitnorway.com

Oficina de Turismo de Tromsø www.visittromso.no/en

Post relacionados: