Gotemburgo

Gotemburgo

La especial idiosincracia nórdica te espera en la segunda ciudad más importante y una de las más bellas de Suecia.

Mucho salmón, chicos y chicas rubios de ojos azules, museos de diseño y culturas del mundo, locales de moda para tomar una copa, un parque de atracciones y mucho más te espera en Gotemburgo. Decúbrela por ti mismo y no te arrepentirás.
Gotemburgo es la segunda ciudad en importancia de Suecia y ha sido siempre la puerta natural del país hacia occidente. Una ciudad caracterizada por el estilo internacional y la creatividad local, sobretodo cuando hablamos del diseño. No podemos olvidar que nos encontramos en el país de origen de IKEA.

La ciudad, de gran vitalidad, reconoce los valores de la cultura, de la naturaleza y el medioambiente. Por eso, el transporte público funciona a la perfección y a todas horas del día. Recorrer la ciudad y sus principales monumentos es posible hacerlo dando paseos.

Para los que no quieran aprovechar el tiempo en la visita a la ciudad, la Göteborg Pass, es una tarjeta que te permitirá coger todas las veces que quieras el transporte público mientras sea válida. La ciudad también posee los archipiélagos más bellos del país a los que es posible acceder mediante el tranvía, y son especialmente atractivos durante el verano.

Por su oferta cultural, de compras, diversión y, no menos importante, gastronómica, Gotemburgo es reconocida como uno de los nuevos destinos más atractivos e interesantes del Norte de Europa.

Gotemburgo es una ciudad tolerante y amigable, sus gentes son hospitalarias y les encanta dar explicaciones de todo tipo. Lo mismo ocurre si sales de marcha por la noche.

El ambiente de la ciudad es divertido y hay para todos los gustos. Desde lo más fashion-moderno, hasta lo más petardo que tanto nos gusta para una noche de juerga.

Nosotros te recomendamos dos bares en concreto, el Gretas ( Drottninggatan 35) y el Gossip (Parkgatan 13), que siempre está abarrotado de chicos y chicas guapos y muy simpáticos.

Los dos están muy céntricos.

 Suecia siempre ha tenido fama de cara para los españoles, pero no es más que una falacia. Si te decides a visitarla, te darás cuenta que las cosas valen exactamente lo mismo que España.

Más información en: www.goteborg.com

Post relacionados: