Isla de Pascua – Rapa Nui

Isla de Pascua – Rapa Nui

Comparte este contenido rápidamente en:

Navegantes polinesios, hace más de un milenio, salieron de sus tierras para aventurarse en una búsqueda incierta por el océano más extenso del planeta, llegando a una remota isla, el ombligo del mundo, que hoy llamamos Isla de Pascua o Rapa Nui.

Se considera el punto más alejado de tierra firme de todo el planeta. Para que nos podamos imaginar donde se ubica, navegando hacia el este de la isla encontraremos Santiago de Chile, a 3760 Kilómetros de distancia y hacia el oeste, necesitamos recorrer 4.300 Kilómetros para llegar a la Polinesia Francesa.

La Isla de Pascua está llena de historias y misterios y en todas ellas hay dos elementos clave que la definen, los intrigantes moais y el colapso de su civilización, precedido por cruentas guerras entre los clanes de la isla.

 La Isla de Pascua o Rapa Nui, que significa Isla Grande en el idioma Rapa Nui, está ubicada en la Polinesia en medio del Océano Pacífico y pertenece a Chile. Posee una superficie de 163,6 kilómetros cuadrados, lo que la convierte en la mayor de las islas del país sudamericano, con una población aproximada de 7.800 habitantes, concentrados principalmente en Hanga Roa, la capital y única población existente en la isla.

La isla de Pascua es uno de los principales destinos turísticos de Chile por su belleza natural y su misteriosa cultura ancestral de la etnia Rapa Nui, cuyos únicos vestigios son las enormes y enigmáticas estatuas conocidas con el nombre de “Moáis”. La isla fue declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO por ser un recurso arqueológico de vital importancia mundial debido al misterio en torno a dichas gigantescas esculturas de piedra. 

Según las historias que se han contado generación tras generación, el pueblo Rapa Nui habría llegado a Pascua desde una mítica isla llamada Hiva (aunque según los historiadores y arqueólogos entendidos en la materia habrían llegado de forma genérica desde la Polinesia). Todo esto sucedió hacia el siglo IV y fue cuando se proclamó Hotu Matu’a como el primer “ariki” (equivalente a un rey) de la Isla de Pascua.

La sociedad Rapa Nui, gobernada por el ariki, con ascendencia directa de los dioses, estaba dividida en tribus y con clases muy estratificadas. Cada tribu ocupaba una zona, que siempre poseía una franja costera. La mayor parte de la población vivía en el interior, junto a los cultivos. Mientras, en el litoral, se establecían centros religiosos, políticos y ceremoniales, donde se adoraban a los ancestros, casi divinos, como dioses, representados por los moáis.

Aún hoy en día existen varias teorías de cómo se realizó la construcción y, sobretodo, cómo se desplazaron estas enormes y pesadas esculturas de las que aún se conservan unas 900. Los sitios arqueológicos que se encuentran en toda la isla son parte integral del paisaje, donde los moais toman todo el protagonismo.

La imagen actual de la isla es la de un ambiente extremadamente monótono y pobre en lo referente a vegetación. Pero los estudios más recientes demuestran que existió en un pasado un escenario mucho más rico, incluyendo frondosos bosques que, hasta su total desaparición, habrían servido para el transporte de los moai y la confección de canoas y otros tipos de embarcaciones.

A partir del primer rey, Hotu A Matu’a, se estructura lo que seria el orden social en la isla, que era encabezado por la familia real y la aristocracia religiosa, que incluía a sabios y sacerdotes, seguidos por una variedad de especialistas artesanos y guerreros, pescadores y agricultores. En el nivel más bajo se encontraban los sirvientes y por debajo de ellos, los enemigos vencidos destinados al sacrificio.

La posición de la aristocracia se sustentaba en su origen divino, como descendientes de los dioses creadores. Los reyes estaban provistos de un poder de origen sobrenatural, el maná, y estaban protegidos por las normas del tapu, o lo prohibido. Ese poder se concentraba en su cabeza, hasta el punto que según la tradición nadie podía tocarlo.

En este contexto, las construcciones monumentales y religiosas, como las famosas plataformas de los moáis que aún se conservan, estaban dedicadas al culto a los ancestros fundadores de cada linaje y constituían la evidencia visible del nexo genealógico en todo el territorio; de ahí, la existencia de hasta estos 900 moais que se contabilizan hoy en día en la isla.

AHU, PLATAFORMAS CEREMONIALES

Término que identifica a las estructuras ceremoniales y funerairas donde se rendía culto a los ancestros. Los ahu eran lugares sagrados, protegidos por tapu (reglas o prohibiciones) específicos, compuestos por una plataforma elevada rectangular, delimitada por grandes bloques de piedra tallados o ajustados, rellena de piedras, grava y tierra, con su parte superior plana y pavimentada, asociada a una explanada frente a ella.

Generalmente los ahu se localizaban en la costa y se orientaban paralelos a ésta. No obstante, algunas estructuras presentaron orientaciones astronómicas relacionadas con los solsticios y equinoccios. En relación a la antigüedad de los ahu podemos decir que las construcciones más antiguas han sido fechadas entre los siglos VI y VII d.C. La función inicial de los ahu era de carácter político-religioso, convirtiéndose en el centro de operaciones de las diferentes tribus o linajes. Con el correr del tiempo, estas estructuras fueron evolucionando, volviéndose más complejas e integrándose a ellas diversos elementos de carácter estético y de culto como pavimentos de piedra, alas laterales, crematorios y estatuas.  

AHU TAHAI

Ubicado a 1,5 kilómetros al oeste de Hanga Roa, es el centro arqueológico mejor restaurado de los que se sitúan en las proximidades de la población. En sus años de grandeza, el complejo conformaba el principal centro político y religioso de la tribu Marama. En él se encuentran construcciones que se usaban como habitaciones y comedores. Está formado por tres ahu: Kote Riku al norte con, pukao (sombrero) y ojos, Tahai al centro y Vai Uri al sur (plataforma de 6 moais de los cuales sólo quedan restos de 5). También se encuentran las bases de una casa bote con la cara hacia abajo, Hare Paenga y una estructura de piedra con gruesos muros, Hare Maoa. De este último se dice que fue utilizado como gallinero y Paina, o lugar para realizar ceremonias religiosas. Es recomendable visitar este lugar al atardecer, ya que la luz del sol que se refleja en un contraluz original en los Moais contrasta combinado con el verde intenso del prado y el azul rojizo del cielo, elevando la panorámica al carácter de un espectáculo natural con una belleza inigualable. Divina.  

LA CAPITAL: Hanga Roa

Se trata de la única ciudad de la isla y por tanto de su capital, donde habitan la mayoría de los nativos – en casas de planta baja alejadas unas de otras. Según el último censo, en ella viven 7.800 personas, cantidad que representa a más del 87% de la población total de Rapa Nui, de los cuales unos 5.000 son originarios de la isla.

La ciudad se ubica en dirección suroeste, entre los volcanes, ahora inactivos, Maunga Terevaka y Rano Kau. La actividad de Hanga Roa se concentra entre la avenida “Atamu Tekena”, ex “Policarpo Toro” y la avenida “Te Pito Te Henua”, concentrando aquí todo el comercio de la Isla, los servicios y establecimientos de instituciones públicas. El desarrollo de la ciudad se ha dado, desde hace mucho, gracias al fuerte impacto que ha tenido la actividad turística en la Isla de Pascua. Lo anterior ha hecho que, actualmente, Hanga Roa cuente con una gran oferta hotelera y gastronómica, con  variedad de servicios y precios. Además es posible practicar diferentes deportes, paseos y caminatas que permiten conocer la Isla sin perderse ni un detalle. No obstante, aparte del turismo, Hanga Roa también ha desarrollado la actividad pesquera y agrícola. Destaca, entre otros, la caleta del poblado, o Tai, donde se practican distintas faenas de carga y descarga de artículos pesqueros, arribo o embarco de pasajeros a naves menores y también el arriendo de botes para realizar actividades náutico-deportivas como el buceo o canotaje. 

 

Sigue leyendo>> «Lugares de interés en Isla de Pascua – Rapa Nui»

 

  [divider]GUÍA PRÁCTICA[/divider]

ZONA HORARIA

6 horas menos en verano y 7 menos en invierno respecto a España.

DINERO

Peso chileno principalmente, (moneda oficial) aunque es habitual aceptar dólares y euros, incluso en los puestos de artesanía.

 CLIMA

Rapa Nui posee un clima subtropical por lo que en general los inviernos y veranos son templados. El mes más lluvioso es mayo y el más cálido febrero con unos 27º de media, el más frío agosto con 18º de media.

VESTUARIO

Ropa cómoda para las caminatas, cortavientos o parcas, ya que el tiempo allí es muy cambiante, pasando de lluvia torrencial a un calor asfixiante y húmedo en pocas horas.

CÓMO MOVERSE

A parte de tus excursiones programadas con guías locales, los cuales ya organizan  el medio de transporte adecuado para cada ocasión, no está de más alquilar una scooter para moverte de forma rápida y cómoda. Te da libertad plena para desplazarte a cualquier hora.

CIVISMO ARQUEOLÓGICO

Hay una serie de normas básicas que deben de respetarse, entre las que cabe destacar la de no subir y pisar las plataformas ceremoniales (ahu), no tocar los moai ni los petroglifos ni ninguna estructura arqueológica. No subir ni caminar sobre ellas, ni tampoco recoger piedras cercanas a los moáis de “recuerdo”. Ni agarrase a un moai para sacarse una foto.

VOLAR DESDE ESPAÑA

Utilizando el aeropuerto de Madrid como punto de salida desde España y con conexiones realizadas por Iberia desde otras capitales españolas, LAN ofrece diversas combinaciones para poder llegar a la isla de Pascua, empleando para ello una media de entre 25h y 35h horas dependiendo de la época del año en que escojas volar. Sólo el vuelo entre Santiago de Chile y la Isla de Pascua tiene una duración media de 5 horas y un precio orientativo de 430€, tasas incluidas en temporada baja. Estos precios pueden variar en función de la época del año y ofertas especiales. Infórmate de cual es tu mejor precio desde la página web de LAN: www.lan.com o en el Tel. 902 112 424.  

 

Post relacionados: