La Lozère, naturaleza en estado puro

La Lozère, naturaleza en estado puro

La Lozère, región perteneciente a la región francesa de languedoc-roussillon se caracteriza por la belleza de sus paisajes preservados y salvajes, y que destacan por su gran diversidad. Un parque nacional, les cevenas y dos parques regionales, aubrac y marguerite, ocupan aproximadamente un 34% de su territorio total. Además de dos sitios que forman parte de la lista del patrimonio mundial de la unesco como son el camino de santiago y las zonas de causse y cevenas, dedicadas al agropastoreo mediterráneo

 

Una contrastada orografía nos permitirá gozar de espacios singulares como sus abruptas gargantas y cañones. Mesetas de planicies desarboladas sólo aptas para el pastoreo ovino, o las húmedas planicies del Aubrac que en el apogeo primaveral destaca como un inmenso mar verde. Tupidos y frondosos bosques emergen de las riveras de sus dos caudaloso ríos: el Lot y el Tarn. Tierra de caminos, paraíso de senderistas y peregrinos, vías históricas como la Règordane -vía de paso obligatorio entre el Macizo central y el Languedoc. El GR70 o camino de Stevenson, que recorre 220 km desde Monastier hasta Saint-Jean-du-Gard, inspiró a este autor durante su recorrido para escribir su conocido libro “Viajes con una burra”.

 

LA GARDE-GUÉRIN

Dominando las Gorges du Chassezac a 900 metros de altitud, sobre las colinas del lago de Villefort, está enclavada la estratégica ciudad medieval de La Garde-Guérin. Situada a una corta distancia de la antigua vía romana de La Règordane, refugio de viajeros y peregrinos, fue erigida como plaza fuerte i defensiva en el siglo XII. Clasificada como monumento histórico y como “uno de los pueblos más bellos pueblo de Francia”, fue restaurada íntegramente entre los años 1960-1970 por la asociación G.A.R.D.E. En la explanada de la torre se encuentra un mirador desde donde se puede ver una impresionante panorámica de las Gorges du Chassezac. Pasear por sus callejuelas adoquinadas nos transporta a la Edad Media, época en que este enclave fue el auténtico protagonista.

Otro paraje que no debemos pasar por alto si visitamos la Garde-Guérin es es el lago Villefort, que se encuentra a unos 10 minutos de éste. Formado por la presa del mismo nombre y que dispone de una superficie de 136 ha, donde además de la posibilidad de bañarse en las zona habilitada se pueden practicar diversos deportes acuáticos, navegación en canoa, windsurf, jet-ski… También es posible recorrer el perímetro del lago a pie, descubriendo pequeñas calas y fascinantes panorámicas. Muy popular para pasar los calurosos días de verano sobretodo en su pequeña y concurrida playa.

 

MONTPELLIER-LE-VIEUX

Muy cerca de Millau se encuentra el parque Loisirs Nature de Montpellier-le Vieux, donde se puede pasar una jornada en contacto con la naturaleza amena y divertida. El parque ofrece para los más atrevidos la posibilidad de realizar alguna de las rutas de senderismo entre un laberinto de rocas, considerado el más grande de Europa. Recorridos desde una hasta tres horas que nos permitirán descubrir las formaciones pétreas que conforman este inmenso espacio. El parque está pensado para que personas de todas las edades puedan disfrutar de tan excepcional paraje. Por ello, para quienes deseen visitarlo con comodidad o para las personas mayores, se encuentra a su servicio Le Petit Train, un trenecito con el que visitarán sin gran esfuerzo este encantador parque. Una aproximación de 20 minutos a paso firme nos conduce hasta la que será nuestra gran aventura del día, la vía ferrata que discurre durante más de un kilómetro tanto de forma aérea como subterránea. Quienes disfrutéis con las alturas, será aquí donde os encontraréis en vuestro mejor ambiente, admirando las fantásticas vistas panorámicas desde las alturas.

 

EL PAÍS DE LOS MENHIRES

Las huellas del neolítico son patentes en Lozére, aquí se encuentra el segundo yacimiento más importante de Menhires de Francia después de Carnac. Entre el suroeste del Mont Lozére y a unos 10 km de Florac, se ubica una meseta calcárea situada a unos 1100 metros de altitud, donde encontramos el Cham des Bondons. En una superficie de no más de 10 km cuadrados, se yerguen 154 menhires que podemos descubrir siguiendo una ruta pedestre claramente señalizada. Estos valiosos vestigios fueron empleados a lo largo del tiempo como columnas en la construcción o simplemente destruidos hasta el siglo XIX, ya que muchos de ellos estaban caídos y enterrados o cubiertos por la vegetación. En 1980 el yacimiento despertó el interés de una gran parte de la comunidad de arqueólogos y se puso en marcha un plan de conservación. En la misma zona tendremos la oportunidad de observar dos curiosidades geológicas: dos pequeños cerros de color negro que han resistido la erosión del tiempo y que llaman la atención por parecer unos hermosos pechos que miran al cielo, el Puech d’Allégre y el Puech de Mariette, rebautizados como el truc de Miret y el truc de Bondoms.

 

LA RUTA DE LOS CASTILLOS

Desde el lago de Villefrot la carretera D901 que circula paralela al río l’Altier nos permitirá descubrir unos paisajes auténticos que definen la comarca, y además en esta ruta descubriremos una serie de bellos Castillos. A partir de este lugar el paisaje se asemeja más estepario, pero a medida que avanzamos y descendemos de nivel reaparece la frondosidad de los bosques, así como la abrupta verticalidad de las gargantas que caracterizan la región. Llegados a Le Pont-de-Montvert, nos sorprenderá si nuestra visita coincide con el fin de semana del 14 de julio, pues además de ver multitud de bañistas disfrutando del sol y los chapuzones en las frescas aguas del río Tarn -que en este lugar discurre entre terrazas con pequeñas cascadas y recodos con balsas que hacen las delicias de los más pequeños- encontraremos el pueblo engalanado para la ocasión, la fiesta nacional. En este fin de semana todo el pueblo participa de una pequeña feria de artesanía y los garajes, sótanos, pequeñas terrazas privadas o públicas, se convierten en el lugar apropiado para montar tenderetes en los que ceramistas, vidrieros, forjadores, jóvenes creadores de joyas o artesanos de marroquinería exponen sus creaciones.

 

EL PAÍS DE LOS CAMISARDS

Meyrueis es una encantadora ciudad en el corazón de Lozére cuyos orígenes datan de la época romana. Ubicada en su día en una zona pantanosa cruzada por dos arroyos, en el siglo X toma forma como importante enclave de paso entre el Languedoc y sus comarcas vecinas de Gévaudan y Rouerge, adquiriendo una vital importancia para el comercio de la lana y la trashumancia. Por ello “ el camí ferrat “ tal como se denomina está ruta que cruza la ciudad, se convierte en un camino vital para peregrinos, propiciando la aparición de un gran mercado de comercio e intercambio.

Dado su emplazamiento y con el transcurrir del tiempo, la próspera ciudad incrementa la población con familias adineradas y la ciudad medieval pasa a ser durante el reinado de Francisco I un importante enclave en las Severas. Durante este mismo periodo se expande por Europa una nueva corriente dogmática proveniente de Alemania, el protestantismo. Inicialmente el rey Francisco I, que alienta y favorece el Renacimiento en Francia, se muestra tolerante con la nueva corriente religiosa, quizás para satisfacer a su hermana Margarita de Angulema. Pero al poco tiempo cambia radicalmente de parecer y enfervoriza una hostil actitud hacia los protestantes a los cuales reprime a sangre y fuego, culminando este periodo con la masacre de Luberol, siendo este hecho el precursor de las guerras de religión.

No es hasta el reinado de Enrique IV que se redacta el Edicto de Nantes, un decreto en el que se garantiza la libertad de culto a los protestantes calvinistas; el protestantismo vuelve a tener en las Cevenas un nuevo periodo de reconocimiento y estabilidad. Es ya en 1685 cuando Luis XIV revoca el Edicto de Nantes, lo que obliga al exilio a muchos hugonotes, con el consecuente empobrecimiento del país y teniendo consecuencia directa en las guerra de los Camisards.

En este mismo periodo la ciudad sufre la represión de las “Dragonadas” una política de represión y abusos aplicada a la población insumisa, consistente en la obligación de alojar un dragón (soldado perteneciente al cuerpo militar de Dragones) en su casa, el cual tiene carta blanca para vejar y abusar a sus anfitriones si no renegaban de su religión, rehusando convertirse al catolicismo. Meyrueis albergó una importante guarnición desde 1685 hasta 1791.

En 1787, Luis XVI promulga el Edicto de la Tolerancia, acabando con la persecución de los protestantes; pero es necesario esperar hasta la Revolución Francesa, en 1789, para que los protestantes recobren todos sus derechos. La ciudad conserva un excelente patrimonio histórico extensamente representado con una ruta turística la cual permite descubrir los lugares y rincones más relevantes de la misma.

Desde la oficina de turismo, que se encuentra ubicada en la Torre del reloj, de origen medieval, se da inicio un recorrido turístico de la ciudad que consta de 26 etapas que nos permitirán conocer los lugares más emblemáticos de la ciudad. En la misma oficina de turismo nos proporcionarán un folleto en español en el que se detalla cada una de estas etapas.

 

EL CASTILLO DE LA BAUME

Este castillo ubicado a una altitud de 1200 metros en las tierras de Peyre y Gévaudan, entre Marvejols y Aumont – Aubrac, declarado monumento histórico, es considerado el castillo más alto de Francia. Sin duda merece la pena ser visitado, pues nos permite descubrir la historia local de una de las baronías más influyentes de Gévaudan.

Edificado en 1630 por Antoine de Grolée y su esposa Marguerite de Soulatages, nos muestra una edificación austera. Durante la guerra de los Camisard desempeñó un destacado papel el hijo, Cesar de Grolée, el cual terminó la construcción del mismo después de la contienda. Durante la revolución Francesa y el Imperio quedo un tanto relegado al olvido, hasta 1850, en que fue adquirido por el Senador Mayran para su hija, la condesa de las Cases.

El castillo conserva prácticamente su decoración original, definida por el estilo rústico de Gévaudan de principios del siglo XVII, con una clara influencia de los artistas procedentes de Italia. Su interior está espléndidamente amueblado, destacando unos magníficos artesonados, tapices y cuadros. Por ello también al castillo se le denomina “ el pequeño Versalles Gévaudan “. Una de las curiosidades que alberga el castillo es una sala dedicada al Emperador Napoleón Bonaparte, con una serie de curiosos objetos personales incluido un mechón de cabello del emperador, pues fue Emmanuel de las Cases quien acompañó al emperador en sus últimos días de reclusión en la isla de Santa Helena. De esta estancia en la isla nace el valioso libro publicado en 1843 Memorial de Santa Helena, en el cual se narran a modo de diario las memorias de Napoleón. Como curiosidad este libro es uno de los más vendidos de la historia. Su actual propietario es Emmanuel de las Cases cuya esposa es la hermana del expresidente de la República Valéry Giscard d’Estaing.

 

AUBRAC

Pero no todo son laderas empinadas y grandes masas forestales en la Lozére, pues existe una amplia meseta que se eleva en la parte occidental de la región: ésta es el Aubrac. Una tierra donde el basalto es uno de sus protagonistas, moldeada desde la era terciaria por erupciones volcánicas. Tierra rasgada por arroyos que fluyen de resplandecientes lagos, la meseta abarca allá donde alcanza la vista, ingentes prados cubren una orografía en el que el ondulado vaivén de la tierra dibuja pequeños montículos redondeados en los cuales la hierba se mece al antojo del viento. El Aubrac perpetúa la tradición pastoril, conocida por ser la cuna de una de las mejores especies vacunas para carne, los famosos quesos “tomme” y uno de los platos que es la incuestionable seña de identidad de la región: el “aligot”, plato tradicional que ya era consumido por los antiguos pastores de la región, hecho con patata, nata, torreznos fundidos y el afamado queso tomme de Aubrac.

La naturaleza está siempre presente, un lugar donde senderistas, caminantes o peregrinos tienen una cita obligada, pues aquí cruza el Camino de Santiago. De la misma forma amantes de la pesca, el ciclismo e incluso esquiadores de fondo en época invernal, encuentran en estos parajes una perfecta armonía con el entorno y la naturaleza abrumadora que acompaña al viajero en todos sus paso.

Cerca de Nasbinals se encuentra la Boire de l’Aubrac, una casa rural edificada sobre un antiguo establo donde pasaba el invierno el ganado. La combinación de madera y piedra, así un mobiliario de diseño y mesas rústicas, confieren un cálido y acogedor ambiente. Dispone de cinco habitaciones muy espaciosas y confortables y con excelentes vistas a la meseta.

Muy cerca se encuentra el río Le Bès y la cascada de Le Dédroc que se alimenta de un arroyo que serpentea por la meseta desde el lago Salhiens. Tiene una altura de 30 metros y se puede descender al pie de la cascada, donde se encuentra un gruta horadada. En verano los turistas acuden a cientos para refrescare del sofocante calor estival; en contrapartida, en invierno la cascada queda totalmente helada, e incluso para los más avezados y expertos, mientras las condiciones sean favorables, se puede practicar escalada en hielo. Esta joya de la naturaleza se encuentra a escaso metros del GR65, sendero estratégico para emprender numerosas rutas y conocer el patrimonio histórico del Aubrac.

 

[divider]INFORMACIÓN PRÁCTICA[/divider] 

CÓMO LLEGAR

La opción más sencilla para aquellos que viajan a la Lozère desde Barcelona es utilizando el transporte ferroviario que ofrece la compañía Renfe-SNCF (Tren de alta velocidad) desde Barcelona hasta Nimes (Francia) con una duración de 2,5 horas.

Para más información, compra de billetes y horarios:    220px-Renfe-SNCF_en_Cooperación

Una vez allí podemos alquilar un vehículo y llegar hasta la carretera N106 hasta el municipio de Alès y a partir de ahí, tomar la carretera N906, que nos llevara hasta la comarca en poco más de una hora y media de conducción.

[column size=one_half position=first ]

OFICINA DE TURISMO

www.lozere-tourisme.com

DÓNDE DORMIR

Albergue La Regordanne (Garde Guerin)
www.regordane.com
Hotel La Lozerette (Cocures)
www.lalozerette.com
La Retournade (Hures la Parade)
www.caussemejean.fr
Château d’Ayres (Meyrueis)
www.hotel-restaurant-meyrueis.com/fr/index.php
La Borie de l’Aubrac (Nasbinals)
www.borie-aubrac.com

ACTIVIDADES RECOMENDADAS
Barranquismo en las gargantas del Chassezac
www.sport-nature-lozere.com
Ruta con kayak en las gargantas del Tarn
www.gorgesdutarn.com/es/
Vía ferrata de Rochefort en Floral
www.sport-nature-lozere.com
Descenso a la cueva de Aven Armand
www.aven-armand.com
[/column] [column size=one_half position=last ] DÓNDE COMER

Restaurante La Regordanne (Garde Guerin)
www.regordane.com
Restaurante La Lozerette (Cocures)
www.lalozerette.com
Auberge du Moulin (Sainte Eminie)
www.aubergedumoulin48.com
Restaurante Château d’Ayres (Meyrueis)
www.hotel-restaurant-meyrueis.com/fr/index.php
Restaurante Aubergue du Chanet
causses-cevennes.com/aubergeduchanet/
Restaurante les Douzes
Gorges de la Jonte, Meyrueis Tel. +33 05 65 62 67 82
[/column]

 

Post relacionados: