La Lozère, turismo activo y aventura asegurada

La Lozère, turismo activo y aventura asegurada

Situado en el Sur de Francia y muy cerca del Mediterráneo, el departamento de la Lozère, en la región del Languedoc-Rosellón francés, es un territorio sin igual con un entorno rural de gran riqueza y diversidad. Sus variados y frondosos paisajes, así como su gran oferta de actividades de deportes al aire libre, siempre en contacto con su extraordinaria naturaleza, lo convierten en el destino ideal para aquellos que buscan un  turismo diferente y aventurero, lejos del bullicio de las multitudes.

 

Proclamado como Patrimonio Mundial de la UNESCO, la Lozère invita a todos sus visitantes a probar su bella y dispar naturaleza. Su amplio y antiguo patrimonio histórico atrae a diversos visitantes de toda Europa, no sólo para recorrer sus tierras en busca de fantásticos parajes y pequeñas villas con encanto, sino también para poder degustar sus numerosas actividades de aventura que ofrece su variado turismo activo. Iniciarse al barranquismo en las gargantas del Chassezac, realizar una divertida ruta con kayak a lo largo de las gargantas del Tarn, descender en rápel al interior de las cuevas de Aven Armand o iniciarse al apasionante mundo de las vía ferratas en los altos montes de Rochefort, son algunas de las diversas actividades que hemos realizado y que a continuación os detallamos:

BARRANQUISMO EN LAS GARGANTAS DEL CHASSEZAC

Situadas a escasos kilómetros del pequeño municipio de Garde Guerin y del lago de Villefort, las gargantas del Chassezac dan lugar a uno de los cañones más impresionantes de la región. Con un desnivel de 400 metros, sus acantilados separan el Macizo Central y la región de Cevennes, ofreciendo a todos sus visitantes una impactante panorámica de las formaciones rocosas y el profundo acantilado que se forma entre ellos.

Descendiendo por sus empinados y tortuosos senderos se llega hasta el pie de los acantilados, donde se puede admirar el río Chassezac, verdadero autor de esta obra de la naturaleza. Una vez abajo, nuestros ojos nos ofrecen un espectáculo visual en un paraje repleto de caprichosas formaciones rocosas que se entremezclan con el río y los masivos acantilados, dando lugar a un escenario casi jurásico, donde somos nosotros los protagonistas.

Existen numerosos grupos de aventureros que visitan el lugar para realizar actividades como el barranquismo o el canyoning, a lo largo de los 8 kilómetros practicables del cauce del río. Protegidos con traje de neopreno, cuerdas y con la continua compañía y supervisión de un guía experimentado, es sin duda, el lugar perfecto para disfrutar de una refrescante jornada descargando tensiones y adrenalina, en un intenso viaje repleto de obstáculos rocosos, toboganes naturales, tubos de agua, saltos sobre cascadas y descensos de rápel, que se deberán superar para seguir adelante, donde el agua y la diversión nos acompañarán en todo momento.

RUTA CON KAYAK EN LAS GARGANTAS DEL TARN

El río Tarn, ubicado en el sur de la comarca, discurre tranquilo a lo largo de varios kilómetros hasta llegar al municipio de Florac. Sus acantilados dan lugar a un corredor natural que separa el río de sus montes y mesetas, ofreciendo un maravilloso escenario visual para todo aquél que recorre sus aguas.

En el pequeño municipio de Ste Énimie existe otra forma de practicar el turismo de aventura, de un modo más relajado y accesible a cualquier tipo de público y condicion física. Realizar una ruta con kayac o canoa recorriendo las gargantas del Tarn es una de las opciones más recomendables si viajamos en familia o amigos y si deseamos descubrir un precioso paraje natural, sin dejar de practicar ejercicio y sin realizar un excesivo esfuerzo.

Un descenso de 5 kilómetros desde St-Chély-du-Tarn hasta St Énimie es suficiente para contemplar el espectacular paraje que aguardan sus gargantas, mientras realizamos algunas paradas para refrescarnos o simplemente para respirar la naturaleza de este precioso lugar a medida que nos dejamos llevar por la corriente del río.

Si deseamos realizar una ruta más larga y la condición física nos lo permite, existe la posibilidad de continuar remando varios kilómetros hasta el municipio de Florac. Una ruta más extensa con diferentes tramos y paisajes de gran valor paisajístico.

VÍA FERRATA DE ROCHEFORT EN FLORAC

Con un recorrido de 5,6 kilómetros, a 1137 metros de altitud respecto al nivel del mar, la vía ferrata de Rochefort es una de las más altas e impactantes en el mundo de la escalada. La vía discurre sobre sus escarpadas formaciones geológicas y se encuentra encarada sobre el plano vertical de una sucesión de acantilados de 200 metros de altura sobre el municipio de Florac y el Parque Natural de Cévennes. Se accede a ella desde la parte superior de la meseta disfrutando en todo momento de unas vistas inmejorables.

Presenta diferentes recorridos para todos los niveles, una perfecta visibilidad de los peldaños y una elevada accesibilidad para la conexión de los diferentes dispositivos personales de seguridad, sobre guías y separadores, por lo que, a pesar de su impactante altura y su aparente dificultad, sus tramos están diseñados para ofrecer la máxima seguridad y proporcionan la confianza necesaria para que el escalador pueda realizar el recorrido sin ningún tipo de recelo. Su recorrido varía entre 2 y 5 horas, pero la dosis de emoción y diversión están aseguradas sea cual sea el camino elegido.

Si nos iniciamos por primera vez en esta modalidad de escalada, o si deseamos un apoyo personalizado para guiarnos a lo largo del recorrido, es aconsejable contratar un guía experimentado. Velará por la seguridad del grupo, nos informará de los recorridos más aconsejables para nuestro nivel y nos ayudará a disfrutar al máximo de esta excitante experiencia.

La vía posee numerosos obstáculos sobre las roca: puentes tibetanos, nepalíes, desplomes horizontales -para los más atrevidos- y una impresionante tirolina de 65 metros de longitud, sobre un abismo de 60 metros de altura, que la convierte en una vía ferrata ideal para descargar adrenalina, conocer mejor nuestro nivel físico y descubrir de lo que somos capaces en situaciones límite, mientras contemplamos las inigualables vistas que dejan sus impactantes abismos.

DESCENSO A LA CUEVA SUBTERRÁNEA DE AVEN ARMAND

No muy lejos de la pequeña villa de Hures la Parade, en el sur de la comarca, existe un maravilloso lugar oculto en el interior de la tierra. La cueva Aven Armand, descubierta por el espeleólogo Louis Armand en 1887, esconde en su interior una inmensa cavidad de aproximadamente 60 metros de altura bajo tierra y 100 metros de longitud.

Arriba en la superficie, un edificio de acogida a los visitantes ofrece el acceso directo al interior de la cueva, a través de un tren que desciende a 60 metros de profundidad. Una vez abajo, nos encontraremos con un grandioso salón rocoso donde se levanta un bosque de 400 estalagmitas, con alturas de entre 1 y 30 metros, que han permanecido inmóviles a lo largo de los años. Una magnífica proyección multimedia del descubrimiento de la cueva y una visita guiada para descubrir de cerca las estalagmitas y las estalatitas son el ingrediente estrella de esta maravilla de la naturaleza, donde las luces y los colores reflejados en ellas forman parte de un espectáculo visual asegurado.

Como alternativa aventurera, y con la finalidad de sentir las mismas sensaciones que tuvo el descubridor Louis Armand cuando descendió por primera vez, existe la oportunidad para los visitantes más valientes y aventureros de descender al interior de la cueva realizando una maniobra de rápel en caída libre. Un grupo de experimentados espeleólogos equiparán a los más atrevidos con los elementos de seguridad necesarios y los conducirán hasta el acceso exterior que utilizó su descubridor por primera vez. Una vez en la trampilla de acceso, tan sólo con relajarse y disfrutar del suave descenso, llegarás hasta la gran bóveda de la cueva interior y quedarás deslumbrado por su magnitud. Es sin duda una de las experiencias más impactantes y sorprendentes nunca antes vividas y que quedarán gravadas en el recuerdo.

[divider]INFORMACIÓN PRÁCTICA[/divider] CÓMO LLEGAR

La opción más sencilla para aquellos que viajan a la Lozère desde Barcelona es utilizando el transporte ferroviario que ofrece la compañía Renfe-SNCF (Tren de alta velocidad) desde Barcelona hasta Nimes (Francia) con una duración de 2,5 horas.

Para más información, compra de billetes y horarios:    220px-Renfe-SNCF_en_Cooperación

Una vez allí podemos alquilar un vehículo y llegar hasta la carretera N106 hasta el municipio de Alès y a partir de ahí, tomar la carretera N906, que nos llevara hasta la comarca en poco más de una hora y media de conducción.

[column size=one_half position=first ]

OFICINA DE TURISMO

www.lozere-tourisme.com

DÓNDE DORMIR

Albergue La Regordanne (Garde Guerin)
www.regordane.com
Hotel La Lozerette (Cocures)
www.lalozerette.com
La Retournade (Hures la Parade)
www.caussemejean.fr
Château d’Ayres (Meyrueis)
www.hotel-restaurant-meyrueis.com/fr/index.php
La Borie de l’Aubrac (Nasbinals)
www.borie-aubrac.com

ACTIVIDADES RECOMENDADAS
Barranquismo en las gargantas del Chassezac
www.sport-nature-lozere.com
Ruta con kayak en las gargantas del Tarn
www.gorgesdutarn.com/es/
Vía ferrata de Rochefort en Floral
www.sport-nature-lozere.com
Descenso a la cueva de Aven Armand
www.aven-armand.com
[/column] [column size=one_half position=last ] DÓNDE COMER

Restaurante La Regordanne (Garde Guerin)
www.regordane.com
Restaurante La Lozerette (Cocures)
www.lalozerette.com
Auberge du Moulin (Sainte Eminie)
www.aubergedumoulin48.com
Restaurante Château d’Ayres (Meyrueis)
www.hotel-restaurant-meyrueis.com/fr/index.php
Restaurante Aubergue du Chanet
causses-cevennes.com/aubergeduchanet/
Restaurante les Douzes
Gorges de la Jonte, Meyrueis Tel. +33 05 65 62 67 82
[/column]

Post relacionados: