Guía completa de las Cataratas del Iguazú entre Brasil y Argentina

Guía completa de las Cataratas del Iguazú entre Brasil y Argentina

Comparte este contenido rápidamente en:

Visitar las Cataratas del Iguazú situadas en la frontera de Brasil con Argentina, es todo un lujo para todos los sentidos. Por supuesto, el principal aliciente es visitar el Parque Nacional de Iguazú, tanto el lado brasileño como el argentino, donde se encuentran las famosas Cataratas del Iguazú. La primera visión de ellas os quedará grabada en la retina para siempre. Ubicadas en la región que forman las ciudades de Puerto Iguazú (Argentina), Foz do Iguaçu (Brasil) y Ciudad del Este (Paraguay), son de una belleza paisajística abrumadora. El nombre de Iguazú deriva de una palabra guaraní (idioma de los antiguos nativos de la zona) que significa “Aguas Grandes”.

Las cataratas se forman del río denominado también Iguazú, que nace en el estado brasileño Paraná. El río Iguazú tiene un recorrido total de 1.320 kilómetros hasta su desembocadura en el Paraná y 23 kilómetros después de las cataratas. Enmarcado por costas bajas tiene, en la mayor parte de su recorrido, un ancho variable que va desde los 500 hasta los 1.000 metros en los puntos más llanos. Dentro del Parque Nacional, se ensancha a unos 1.500 metros y gira hacia el sur, para luego retomar hacia el norte, formando una amplia U, que contiene en su desembocadura, el abrupto desnivel de terreno que da lugar a las imponentes y conocidas caídas de agua. El sistema lo constituyen más de 270 saltos naturales presentando una altura máxima de unos 82 metros y una anchura de unos 3 kilómetros, cosa que le permiten ostentar el título de las cataratas más importantes y espectaculares del mundo. Para tener una ligera noción de su magnitud, sólo un dato: su ancho supera en cuatro veces a las del Niágara.

Para poder tener una visión completa de lo que nos ofrece esta región, es necesario disponer de varios días, puesto que las opciones son muchas y muy interesantes. Para empezar, es necesario visitar los dos parques naturales. Para el lado argentino se necesitarán dos días, para el brasileño con un día te bastará. Eso sí, deberás ir bien preparado, con un buen calzado, un par de botellas de agua, y una gorra para poder librarte del sofocante sol. Tanto si visitas uno como el otro, es recomendable reservar parte del tiempo para realizar la excursión en bote, que es muy divertida y a la vez te permite experimentar lo que se siente atravesando una de estas maravillosas cascadas. Por supuesto, el remojón está asegurado. Una vez ya hayas visitado los parques, tienes la posibilidad de realizar varias excursiones más por la zona, para ello es necesario que le preguntes a tú agencia de viajes o a alguno de los simpáticos guías que dirigen a los grupos de turistas, ellos te indicarán. Las posibilidades varían según tu tiempo disponible, pero puedes decidirte por visitar una auténtica aldea guaraní, realizar una navegación en catamarán por la confluencia del río con las tres fronteras, o poder asistir a la ceremonia de la fertilidad de los guaraníes. Todas ellas valen la pena.

Si lo que te gusta es comer bien y ver un espectáculo de folclore de la zona, podemos concertar una reserva en alguno de los restaurantes espectáculo del lado brasileño, como por ejemplo, la churrascaría show Rafain. Recuerda llevar siempre contigo el pasaporte, ya que es necesario realizar una pequeña gestión cada vez que cruzas la frontera entre Brasil y Argentina, y esto lo vas hacer varias veces durante tu estancia en Iguazú. Volviendo a las cataratas, es significativo, sobretodo para el visitante que se introduce por primera vez en una selva, pararse a oír el sonido a veces ensordecedor de la cantidad y diversidad de fauna existente. Una sensación difícil de describir, pero que queda grabada en la memoria para toda la vida. Sobre todo en el lado argentino del parque, puesto que el recorrido se divide en dos partes, el circuito inferior y el superior, los dos se introducen en la densidad de la selva por medio de unas pasarelas elevadas 50 centímetros sobre el suelo para que afecten lo mínimo posible a la vegetación y a la fauna. No es difícil encontrarse con algún coatí, vencejos (pájaros que se lanzan en picado en paralelo a los saltos), yacarés o garzás. Para los más perezosos, se puede coger el Tren Ecológico que puede llevarte hasta muy cerca de la Garganta del Diablo. Es abierto para que el visitante tome contacto directo con el medio ambiente y viva la experiencia de un paseo en medio de la selva, percibiendo los aromas, las variaciones climáticas y los sonidos. Para los más atrevidos, en el lado brasileño, justo antes de entrar al parque, puede contratarse una vuelta en helicóptero, un forma muy espectacular de visitar el parque, a vista de pájaro.

Para los más románticos, existen unas determinadas fechas (cinco días al mes coincidiendo con la luna llena) en las que es posible visitar las cataratas en plena noche a la luz de la luna y luego cenar en el propio parque. Una aventura que no podrás olvidar durante el resto de tu vida. No caigas en el dilema de escoger uno de los dos lados del parque, ya que los dos son de obligada visita, el lado brasileño tiene las mejores vistas sin lugar a dudas y el lado argentino posee el circuito más intenso para vivir la experiencia de las cataratas y su entorno. La combinación es perfecta.

ALDEA GUARANÍ

Una excelente excursión es la visita a la Aldea Guaraní Fortín Mboroé situada a 5 km de Puerto Iguazú. Una oportunidad única para conocer una cultura ancestral como son las 140 familias M’bya guaraníes que allí viven y hacerte una idea de lo que era vivir en plena selva antes de la colonización y la integración al medio occidental.

Conocerás su medicina natural, su cultura, cantos, danzas, artesanías, filosofía de vida y creencias. También podrás descubrir con los guaraníes el «Espíritu de los Árboles», un paseo donde se aprende a caminar por el interior de la Selva guiados por expertos aborígenes. Durante el recorrido el guía aborigen explica sus creencias, sus mitos, sus leyendas así como también describe las virtudes de las plantas medicinales y sus usos, ver las plantaciones, sus viviendas y sus trampas de caza para diferentes tipos de animales que solían utilizar en tiempos ancestrales.

Al finalizar el recorrido, se puede visitar una muestra de artesanías con artículos que ellos mismos diariamente llevan a cabo utilizando recursos naturales del lugar como la madera, lianas, semillas etc. Éste es el único ingreso económico que tiene la tribu junto a las visitas guiadas que realizan. Este mercadeo les permite poder subsistir y mantener su cultura y tradiciones prácticamente intactas.

CÓMO LLEGAR La compañía aérea brasileña TAM dispone de vuelos diarios desde Madrid a Foz do Iguaçu con escala previa en Sao Paulo. Para aprovechar las ofertas que constantemente ofrece la compañía, lo mejor es consultar su página web www.tamairlines.com. Si estas de visita en Buenos Aires, una escapada de 3 dias a Iguazú puede ser el complemento perfecto a tus vacaciones. Realmente vale la pena la visita.

IMPRESCINDIBLE

La visita a las Cataratas de Iguazu se puede completar con diversas excursiones “activas”. Para los que disponen de mayor presupuesto tienen una impresionante excursión en helicóptero sobrevolando a pocos metros de altura las cataratas y la garganta del rio. Los más atrevidos, pueden navegar por el rio en lanchas rápidas hasta llegar a pasar por debajo de alguna catarata, con el correspondiente remojon o nadar en remansos de agua al lado de pequeñas cataratas. Otras activiades son las excursiones guiadas que se realizan adentrándose en la selva para conocer la increíble flora y fauna que habita allí.

Información turística adicional Parque Nacional de Iguazu www.cataratasdoiguacu.com.br Turismo de Brasil www.embratur.gov.br

Post relacionados: