Mardin, la ciudad de las lenguas y religiones

Mardin, la ciudad de las lenguas y religiones

 

Mardin es una ciudad encantadora que ha transmitido a través de miles de años su riqueza cultural y su espectacular patrimonio arquitectónico. Una rica mezcla de religiones, costumbres y tradiciones. Un museo al aire libre de gran belleza que se extiende desde la colina sobre la que se fundó. Una joya por descubrir en la Turquía más desconocida.

Situada en la región de Anatolia sudoriental de Turquía, Mardin, la ciudad de las lenguas y religiones se encuentra rodeada por las ciudades turcas de Diyarbakir y Batman al norte, Sirnak y Siirt al este, Sanli Urfa al oeste y hace frontera con Siria al sur.  Flanqueada por los ríos de la Cuenca Alta de la Mesopotamia, el Firat (Éufrates) y el Dicle (Tigris); la provincia cubre 12.760 kilómetros cuadrados y está dividida por la Cordillera de Mardin que transcurre de este a oeste; y se divide en diferentes distritos: Merkez (el centro), Dargecit, Derik, Kiziltepe, Mazidagi, Midyat, Nusaybin, Ömerli, Savur y Yesilli. Un emplazamiento único para una ciudad única. Mardin es una de las zonas más antiguas asentadas en la Alta Mesopotamia. Muchas fuentes escritas se refieren a la ciudad como “Merdin”, es decir, “fortaleza”.

CIUDAD DE MIL CULTURAS CONQUISTADA POR ALEJANDRO MAGNO

Para entender lo que supuso Mardin, la ciudad de las lenguas y religiones en la historia, debemos remontarnos muchos siglos atrás. Las excavaciones realizadas en la década de 1920 descubrieron restos en la zona que datan del 4000 a.C. La primera civilización conocida fueron los Subarians, que entonces existieron por el 3000 a.C. Los Elamitas se hicieron con el control en torno a 2230 aC. y fueron seguidos por los babilonios, hititas, asirios, romanos y bizantinos. En 335 a.C. la ciudad fue tomada por Alejandro Magno.

LOS OMEYAS Y EL ISLAM

No fue hasta el año 692 que los Omeyas musulmanes llegaron e introdujeron el Islam. El califato Abasí, con sede en Bagdad, los reemplazó en 824. Las facciones de los turcos Selyúcidas se enfrentaron entre sí por Mardin, cambiando de manos varias veces antes de que finalmente fuera tomada por Nahm ad-din Ilghazi, el rey de los Artukids, una dinastía turca fundada por los Selyúcidas del Emir Artuk. Durante el período Artukid, muchos de los edificios históricos de Mardin fueron construidos en esta época, incluyendo varias mezquitas, palacios, madrasas y Hans.

 

LA DOMINACIÓN OTOMANA

La ciudad fue pasando de mano en mano, de invasor a invasor, hasta que en 1517, Mardin fue anexionada por los Otomanos. Durante este tiempo, Mardin fue administrada por un gobernador designado directamente bajo la autoridad del sultán otomano. En 1923, con la fundación de la República de Turquía, Mardin se convirtió en la capital administrativa de la provincia que lleva su mismo nombre.

EL CRISTIANISMO EN LA REGIÓN

El cristianismo se extendió a Anatolia en el  siglo I a.C. Los primeros en adoptar el cristianismo fueron los Cristianos siríacos, que ayudaron a difundir la nueva religión en el sureste de Anatolia. Antakya, Malatya, Adıyaman, Diyarbakir, Urfa y Mardin eran importantes centros de Cristianismo. Los discípulos de Jesús ayudaron a difundir el cristianismo en toda la tierra de Anatolia.

En el siglo IV el cristianismo se convirtió en la religión oficial del Imperio Romano. Como una importante ciudad fronteriza del Imperio Romano y más tarde el Imperio Bizantino, Mardin se convirtió en un importante centro del cristianismo, un estatus que mantuvo bajo el dominio otomano después de las incursiones islámicas y turcas.

CRISTIANISMO SIRÍACO

La comunidad siríaca tiene sus raíces en la antigua Mesopotamia, y se refirió a ella por primera vez en las tablas Hititas. Varias sectas cristianas, en y alrededor de Urfa,  llegaron de Antioquía en el siglo I a.C. El lenguaje litúrgico siríaco y moderno siríaco son versiones de arameo, el idioma hablado en la época de Jesucristo. La Iglesia Siríaca ha experimentado muchos cismas, y la sede de su patriarcado se ha trasladado en muchas ocasiones.

Hasta el comienzo del siglo XX, Mardin sirvió como sede del  Patriarcado Siríaco Ortodoxo de  Antioquía. En 1959, se trasladó a Damasco. Hay unos 20 millones de  siríacos cristianos en el mundo bajo diferentes denominaciones, incluyendo siríaca ortodoxa, siríaca católica maronita, Malankar, siro-Malankara, Nestoriana, caldeos o protestantes.

LAS CASAS TRADICIONALES DE MARDIN

En la antigua Mardin, la ciudad de las lenguas y religiones, declarada espacio protegido desde 1979, se pueden ver antiguas casas tradicionales construidas cerca de la colina sobre la que se fundó la ciudad.

Mirando hacia arriba desde la base de la ciudad, parece como si las casas se amontonan una encima de la otra, pero en realidad están organizadas estratégicamente en líneas paralelas y separadas por calles estrechas y escalonadas. Un caos organizado para que cada terraza fuera iluminada por el sol y no se tapen la vista las unas a las otras.

Por lo tanto, todos ellas tienen una vista fantástica mirando hacia el sur en dirección a la Mesopotamia. Algo que parece casi imposible teniendo en cuenta que las casas cuentan con dos, tres e incluso, cuatro pisos de altura. Las calles están interconectadas con pasajes (Abbara), lo que permite comunicarse fácilmente con las calles superiores sin tener que dar largos rodeos por toda la ciudad.

Mardin, la ciudad de las lenguas y religiones desarrolló una arquitectura cívica, utilizando una piedra amarilla calcárea que se trabajaba de forma sencilla y que era abundante en las minas locales,  dando un tono de color muy especial a toda la ciudad. La característica más importante de las casas de Mardin es el trabajo de la piedra. Los marcos de las puertas y ventanas, columnas y arcos están hechas de piedra decoradas con diversos motivos, a menudo con plantas, animales y diseños que representan el agua.

Los motivos geométricos, tales como el cuadrado, el triángulo, el hexágono y la estrella con seis ángulos también son bastante comunes. Las casas están construidas sobre parcelas en pendiente, con el piso de arriba al norte y la planta baja hacia el sur. Las entradas están situadas en el nivel más bajo, y también cuentan con un patio interior conocido como «yazlik»  para hacer vida durante el caluroso verano.

También poseen  antesalas conocidas como “sekialti” donde los invitados deben quitarse los zapatos antes de entrar. Además de contar con espacios entre plantas que fueron utilizados como establos y como depósitos de almacenamiento. En esencia, cada rincón de la casa, la orientación, distribución, ventanas o puertas, han sido inteligentemente definidas para convertirlo en el mejor hábitat posible. Este tipo de construcción está protegido por el gobierno y no se permite la nueva construcción.

LUGARES DE VALOR HISTÓRICO Y CULTURAL

Mardin, la ciudad de las lenguas y religiones está considerada como una ciudad-museo al aire libre debido a la belleza de su arquitectura histórica. La mayoría de los edificios utilizan la roca caliza de color beige que ha sido extraída durante siglos de las canteras de la zona. A continuación detallaremos los principales lugares o edificios de interés turístico.

El Museo de Mardin El edificio está situado junto a la Plaza Cumhuriyet, fue construido originalmente como la Iglesia de la Virgen María por Ignatios Behnan Banni en 1895 como parte del Patriarcado Católico de Antioquía. Convertido en museo en 1995, sus tres pisos albergan cerámica, sellos, sellos cilíndricos, monedas, lámparas, estatuillas, frascos de cristal, joyas, jarrones y muchas otras piezas pertenecientes a la Edad de Bronce, la Edad del Hierro, y a los periodos de dominación de los asirios, los persas, los romanos, los bizantinos, los selyúcidas y los otomanos.

El Castillo de Mardin El castillo o ciudadela, aguarda respetuoso en lo alto de colina que domina la ciudad. Fue construido en el año 975 por los Hamdanis. Está situado a 1.200 metros sobre el nivel del mar y tiene una anchura variable de entre 30 y 150 metros. Se desprende de los informes de los viajeros que llegaron a Mardin en diferentes épocas que hubo muchos añadidos posteriores dentro del castillo, como el realizado por los bizantinos. Hoy en día sólo quedan unos pocos restos y por el momento no son visibles ya que forman parte de un recinto militar.

SITIO HISTÓRICO ACRÓPOLIS DE DARA

Situado a 30 kilómetros al sureste de Mardin, en el pueblo de Oguz, Dara es uno de los asentamientos más importantes de la histórica Mesopotamia superior. Fue fundada como una ciudad guarnición para defender las fronteras orientales del Imperio Romano de Oriente de los sasánidas en 505 d.C. Se caracteriza por tener edificios tallados en la propia roca que estaban protegidos por grandes fortificaciones. Aún se pueden ver los restos de una iglesia, un palacio, el ágora, la mazmorra y las cisternas de agua.

La ciudad de Midyat Situado al este de la ciudad de Mardin,  Midyat se sitúa en el centro de la Región de Mardin, también conocido como Tur Abdin. Midyat floreció durante la expansión del Artukid en el Siglo XI cuando se situó en el cruce de Mardin, entre Hasankeyf y Mosul. Midyat y sus alrededores están salpicados de estructuras y asentamientos que datan de todas las épocas de la historia. Estos incluyen  Deyr-ul Umur o Monasterio de Mor Gabriel.

Monasterio de Mor Gabriel Situado a 18 kilómetros al este de de Midyat, el monasterio es uno de los edificios más grandes y famosos de la Iglesia Ortodoxa Siriana. Encaramado en una colina,  fue construido en el año 397 por Mor Samuel de Savur y Mor Semun de Kartmin y la construcción se terminó en un corto período de tiempo. Posteriormente y en diferentes fechas se añadieron modificaciones en el interior y exterior. Estos incluyen viviendas y salas para el rezo por encargo de Mor Samuel en la época del rey Arcadio (395-408).  Los mosaicos en el piso y el techo del ábside de la iglesia principal son los mejores ejemplos de mosaicos bizantinos que se conservan.

Monasterio de Mor Gabriel

Además de la iglesia principal, el monasterio cuenta con otras tres iglesias dedicadas a la Virgen María, la Kirk Sehitler (los Cuarenta Mártires) y Mor Simeón, uno de los fundadores del monasterio.  Iglesia  Mor Simeón alberga un mausoleo octogonal conocido como la Tumba de los monjes egipcios, así como tres cámaras funerarias.

Monasterio de Mor Gabriel

Existen otros muchos puntos históricos que merecen ser visitados en este circuito de Mardin, la ciudad de las lenguas y religiones, pero eso ya dependerá del tiempo que dispongamos para nuestro viaje, de los cuales no deberías perderte el Monasterio Mor Hananyo (sede del patriarcado de ortodoxos sirios durante 640 años, hasta 1932), la Madrasa de Kasimiye del siglo XV (importante centro de educación de la región),  la Madrasa de Zinciriye, la Ulu Camii (mezquita grande, del siglo XII) y la iglesia de Kirklar (Mor Behnam), que fue construida en el siglo V y llama la atención por sus relieves detallados.

LA FRONTERA CON SIRIA

También es de gran interés la ciudad de Nusaybin que data del 4500 a.C. Mayoritariamente kurda, se encuentra a 38 Kilómetros al sur de Midyat, en el extremo sur de la meseta montañosa conocida como Tur Abdin, que en siríaco significa “La montaña de los siervos de Dios”. Está justo en la frontera entre Turquía y Siria. Al otro lado de la frontera se encuentra la ciudad siria de Qamishli.

Mor Yakup - Iglesia de San Jacobo panorámica

Nusaybin es el nombre turco moderno de la ciudad. Durante la época romana y bizantina, la ciudad se conocía como Nisibis. Aquí encontraremos la Iglesia de San Jacobo y las ruinas de la antigua Escuela de Nisibis, que recientes estudios la reclaman como la primera universidad del mundo. Fue fundada por San Jacobo en la primera mitad del siglo IV d.C. Jacobo (muerto en 338) había sido nombrado obispo de la comunidad cristiana de Nisibis en 309. Además de fundar la universidad, él también, construyó la iglesia que todavía se encuentra cerca de las ruinas de la Escuela de Nisibis.

Mor Yakup - Iglesia de San Jacobo

Jacobo fue uno de los signatarios del Primer Concilio de Nicea en 325. AL regresar del concilio, San Jacobo comenzaron a construir la Escuela Nisibis. donde se impartió educación en teología, filosofía, lógica, literatura, geometría, astronomía, medicina y derecho.

Mor Yakup - Iglesia de San Jacobo interior

Decir, que San Jacobo también fue el primer cristiano en buscar el Arca de Noé. Afirmó haber encontrado una pieza del Arca en el monte. Judi, a unas setenta millas al norte de Nisibis. Se desconoce qué pasó finalmente con esta supuesta reliquia.

Mor Yakup - Iglesia de San Jacobo bovedas

La coexistencia y convivencia de diferentes religiones durante siglos en la ciudad de Nusaybin queda demostrada, ya que encontramos el Monasterio de Mor Yakup (San Jacobo) situado a solo 100 metros del lado este de la mezquita Zeynel Abidin, estando ambos edificios a unos 250 metros de la frontera con Siria.

BAZARES

Una visita a Mardin, la ciudad de las lenguas y religiones no está completa sin antes darse un paseo por alguno de sus Bazares. Kayseriyye es uno de los bedesten (mercado cubierto) más importantes de Mardin. Se encuentra al norte de la Mezquita Ulu Camii. Se cree que fue construido entre los años 1487 y 1502, durante el periodo de dominación de Kasim Padisah.

Los edificios están cubiertos con bóvedas y tienen cuatro entradas. En él se pueden encontrar multitud de comercios y son célebres las especies que allí se encuentran, sobre todo el Samuk. Situado al oeste de la mezquita Reyhaniye, se halla también otro de los mejores bazares, el Bazar Revakli, que consta de galerías con bóvedas de cañón a lo largo de ambos lados de una calle.

En los bazares de Mardin uno puede encontrar todas las especias, jabones artesanales, telas y tocados regionales para el hombre y la mujer (pusi y hepri), tiendas de joyas, artesanía local en cobre y plata, dulces típicos de la zona. Estos dulces se realizan con garbanzos sin sal y adobados con especias. Mardin es reconocido por sus almendras tostadas llamadas “leblebi” . También los dulces de sésamo y los caramelos de anís que son apreciados por mayores y niños.

ARTESANÍA

La rica historia de Mardin ha combinado las diferentes religiones, sectas, costumbres y tradiciones, manifestándose en una variedad de productos artesanales realizados desde la antigüedad.

Estos artesanos trabajan la cerámica, el hierro forjado, el cobre, las filigranas de plata, el ganchillo, el bordado de Midyat, la pintura (sibbeg), el cuero (dabbag), la fabricación de jabón, el tejido de alfombras (de lana y seda), el nácar y la piedra.

El «Telkari» (filigrana de plata) es una de las artesanías tradicionales de Mardin; consiste en trabajar la plata formando finos hilos y luego entrelazarlos para formar figuras geométricas espectaculares que sirven para adornar gargantillas, anillos o collares.

La cerámica es una de las artes que se han practicado desde siempre y que dominan con singular facilidad. Los artesanos repujan el cobre para crear escudos magníficos con diferentes motivos, casi siempre con la palabra Mardin en su interior. Son “souvenirs” artesanales que no puedes dejar escapar.

 

CURIOSIDADES

Jaboneria Tek Sabuncu ( 1. Cadde No. 280 – Mardin) El señor Mehmet Dede regenta junto a su familia la tienda de jabones naturales más famosa de Mardin. La cola para adquirir alguno de sus jabones llega a la calle, pese a ello, será imprescindible para el viajero conseguir una de sus pastillas fabricadas con hierbas medicinales y flores. Si deseas comprar cantidad, él mismo se encarga de enviarlo a tu casa.

 

INFORMACIÓN TURÍSTICA

Oficina de Turismo de Turquía en España – www.turismodeturquia.org

Post relacionados: