Maspalomas

Maspalomas

Maspalomas en Gran Canaria se ha convertido en un destino gay totalmente consolidado tanto para españoles como para europeos. Su clima, unido a una buena oferta de ocio son la clave del éxito de Maspalomas. Cualquier época del año es buena para disfrutar del sol y de sus playas, y es que sus 27ºC en verano y sus 23ºC de temperatura en invierno se lo permiten. Pocos lugares como Maspalomas pueden colgar el letrero de «ABIERTO LOS 365 DIAS DEL AÑO». La pauta del turista en Maspalomas es siempre la misma: playa por la mañana y ocio por la tarde. Así pues, lo primero que hay que hacer es elegir entre su variedad de playas. Por un lado están las Dunas, playa de arena fina y dorada. La playa del Inglés de arena casi blanca y muy fina o la playa de San Agustín de arena oscura y suave de procedencia volcánica. En cuanto al ocio, el espacio que concentra la mayor parte del ambiente, no sólo de Maspalomas, sino de gran parte de la isla, es el Centro Comercial Yumbo.

LAS DUNAS

La Reserva Natural Especial Dunas de Maspalomas es un paraje único en el mundo, el cual posee una belleza sin igual. Esta reserva la componen una gran campo de Dunas «vivas», una Charca y un Palmeral. Las Dunas son, sin duda, lo más llamativo y espectacular de la reserva, ocupando casi 4 km² de arena dorada de procedencia marina. Las Dunas son algo vivo: se mueven y transforman por obra del viento que sopla en esta punta de la isla sobre la extensa plataforma sedimentaria que ocupan. La mejor forma para acceder a las dunas es por el Hotel Riu Palace, donde, tras atravesarlo por un pasillo central cubierto, accedes a un pasaje que te lleva a un mirador donde poder disfrutar de las primeras vistas a las dunas y playa de Maspalomas. Hay que dedicarle unos minutos a esta zona, ya que además de la vista, puedes deleitarte viendo bajar una autentica riada humana de chulazos que se dirigen a la playa para disfrutar del sol y porque no… de lo que salga. El camino de las dunas a la playa es ya por sí solo una aventura. Entre dunas y arbustos siempre hay alguien que toma el sol. Los hay que con intención   de  llegar   a  la   playa   nunca   llegan, encontrando una oferta mejor por un camino que no está claramente definido y que te permite andar a tus anchas entre la arena de las dunas. Una experiencia que ningun visitante de Maspalomas debe perderse. Esta es su magia.

PLAYA DE MASPALOMAS

Prácticamente con casi cuatro quilómetros de longitud entre el faro y hasta la punta de Maspalomas se encuentra la playa, frente a las dunas. Una playa de arena fina y dorada, de aguas poco profundas y ligeramente rizadas cuando sopla en viento. Aunque esté apartada de cualquier lugar habitado, la Playa de Maspalomas tiene todos los servicios básicos. Señalización del estado de la mar, puesto de socorro, papeleras, hamacas y sombrillas. Todo ello sin interferir el estado paradisíaco que nos transmite la reserva natural. No hay que negar que la playa es muy concurrida, sobre todo la zona de ambiente, al estar rodeada de la zona nudista, permite siempre poder disfrutar de una calma relativa y alejada de curiosos, familias ruidosas o domingueros.

KIOSCO BEACH Nº7

  Prácticamente en el centro de la Playa de Maspalomas, frente a las dunas y rodeado de la zona nudista de la playa se encuentra el kiosco nº7. Probablemente el chiringuito de playa más conocido de todo el mundo. Coronado por una bandera gay desgarrada por el viento, llegar a él, tras atravesar andando toda la zona de las dunas, se convierte en la señal inequívoca de que por fin has llegado al centro de peregrinaje gay más conocido de toda Europa. Y es que el chiringuito en sí no es nada, pero marca la playa gay, y su zona de influencia.

AL ANOCHECER… OCIO

El corazón del ambiente esta situado en el C.C. Yumbo abierto las 24 horas los 365 días del año. Por las mañanas su actividad se centra en los bazares, tiendas de moda, deporte, perfumerías y joyería. Por la tarde empiezan a abrir los primeros bares, a las ocho ya están todos abiertos y al caer el sol se inicia la verdadera movida. Las terrazas se convierten en grandes escaparates donde ver y ser visto. El ir y venir es constante de una terraza a otra, de un bar a otro. La primera copa, cena, más copas y charlar con los amigos o el primer ligue de la noche. Los Pubs y diferentes bares empiezan a llenarse. Llegadas las tres de la madrugada la gente se dirige a las discotecas que pincharán hasta el alba siguiendo la fiesta. Este rol es prácticamente diario en el Yumbo, sólo alterado los sábados por la avalancha adicional de la gente del resto de la isla que se desplaza hasta el sur para vivir la marcha nocturna.

MÁS INFORMACIÓN: www.grancanaria.com www.maspalomas.com  

Post relacionados: