Mercadillos navideños de Praga

Mercado navideño de Havel

Mercadillos navideños de Praga

Si la ciudad de Praga se viste de magia y romanticismo cada día, con la llegada del adviento este vestido brilla con las luces de las calles que se reflejan en la nieve. Muchos son los lugares en que poder disfrutar de una vista magnífica de la ciudad en Navidad. Por una vez, abandonar el suelo y dejarse llevar por las alturas para ver una panorámica de la ciudad nevada merece mucho más la pena cuando llegan estas fechas. Praga es conocida como la ciudad de las cien torres, y no hay mejor momento para visitarla que en Navidad, cuando el andar por callejuelas, asomarse a un puente y ver el encanto de una romántica ciudad con los tejados bañados por la nieve, el entrar en una plaza y divertirse entre los entrañables mercadillos navideños rodeados de adornos y luces, y respirar el cálido aroma del grog, adquiere un nuevo significado.

Desde el último fin de semana de noviembre y hasta el 6 de enero se celebra el mercadillo de la Plaza de la Ciudad Vieja, el mercado navideño más grande del país y como no podía ser de otra forma, también tiene plantado el árbol de Navidad más alto del país. Cerca de allí, también se celebra el mercadillo de la Plaza de Wenceslao (en su parte inferior). En todos ellos se ofrecen productos artesanos, marionetas y juguetes de madera, acompañados por el inconfundible olor a vino caliente, dulces y grog. En definitiva, el olor a Navidad. En la Plaza de la Ciudad Vieja además se encuentra instalado un gran escenario donde  se podrán ver distintas actuaciones artísticas y musicales. El ambiente más bonito lo proporcionarán los niños cantando villancicos.

Otro mercadillo más pequeño es el que se encuentra al lado del gran Centro Comercial Palladium en la Plaza de la República. Allí te podrás calentar con un vino caliente y podrás probar el llamado trdelník –un dulce de masa levada bañado en azúcar y almendras, delicioso. Este mercadillo tiene la ventaja de que es mucho más tranquilo y menos concurrido que los otros, por lo que siempre podrás pasear y mirar las paradas más tranquilamente.

Dejamos para el final, el más tradicional y antiguo, el mercado navideño en Havel, que se viene celebrando desde 1232. El mercado de Havel se encuentra en la calle que conecta la Plaza de la Ciudad Vieja con la Plaza de San Wenceslao. Adornos navideños hechos a mano, juguetes de madera y adornos originales son los productos más tradicionales y a mejor precio que posiblemente encontrarás en Praga.

CONSEJOS PARA LAS COMPRAS

Si bien no es habitual regatear los precios marcados, con los no indicados si es normal. Sólo hay que tener algo de tacto y ser simpático para conseguir una pequeña reducción en el precio. Es muy fácil ofender al vendedor, no creas que estás ni por un momento en un zoco árabe o similar, pero el regateo sí existe. Recuerda que los mercados están abiertos prácticamente todo el día, por lo que si deseas realizar compras con calma, el mejor momento es a primera hora de la tarde; de esta forma evitarás las aglomeraciones de público de las horas punta (entre 19h y 22h).

DISFRUTA DE UN CONCIERTO NAVIDEÑO

El concierto nocturno de música clásica no podrá faltar en tu itinerario navideño. Ostentosas salas de Rudolfinum y la Casa Municipal le añaden un auténtico aire a tu experiencia musical. Algunas iglesias en el centro, por ejemplo San Simón y San Judas o la Iglesia de San Nicolás en la Plaza de la Ciudad Vieja ofrecen también conciertos especiales navideños.

PRAGA DE NOCHE

Un paseo nocturno por una Praga cubierta de nieve pertenece también a las experiencias inolvidables que no debes perderte. Baja las escaleras hasta el Puente de Carlos y descubre románticos rincones del barrio de Kampa iluminado con linternas. En las iglesias checas podrás ver belenes trabajados hasta los últimos detalles. Los rincones que ofrece Praga para pasear por la noche en navidad son infinitos, se convierte en un verdadero placer, a pesar de las temperaturas gélidas que pueda tener la ciudad en esas fechas. De hecho, el frío, la nieve o la lluvia son un aliciente para disfrutar más de la ciudad vieja. Navidad en República Checa es un conjunto de emociones, tradiciones y sentimientos, que sólo se pueden conocer en su totalidad visitando el país en estas tan mágicas fechas.

MÁS INFORMACIÓN:

www.czechtourism.com [divider]NUESTRO VIDEO[/divider]

(Artículo original publicado en diciembre de 2013 y actualizado en noviembre de 2015)

Post relacionados: