Qué hacer y qué ver en el Alguer

Alguer-port

Qué hacer y qué ver en el Alguer

Qué hacer y qué ver en el Alguer la que fue inicialmente el puerto de la ciudad romana de Corax (el Coracodes portus de Tolomeo), situada a 2 kilómetros de la playa y que los romanos bautizaron con el nombre de Algarium, por la razón del inmenso prado submarino de posidonias.

 

Qué hacer y qué ver en el Alguer, la ciudad ofrece actualmente al viajero la posibilidad de apreciar una ciudad sarda con un corazón catalán, dado a la evidente influencia del origen de su población. Pero además es una ciudad que conserva desde el medievo su estructura defensiva, siendo un enclave estratégico para el control de la navegación, así como las edificaciones de la época.

No en vano, cuando el Emperador Carlos V hizo escala en la ciudad se refirió a ella como “Bonita por mi fe y bien asentada”.

Qué hacer y qué ver en el Alguer, visitar esta antigua ciudad  de Cerdeña con sus monumentos históricos integrados en un excepcional marco natural, es adentrarse en un libro de historia recorriendo sus etapas.

Sus orígenes se remontan al siglo XIII, cuando la poderosa familia genovesa Doria, transformó un pequeño poblado marinero en una estratégica fortaleza. Pero no fue realmente el primer asentamiento humano en la zona, ya en el neolítico se constatan sus primeros habitantes; en la parte alta de la bahía di Porto Conte, se hallan los restos Nuragicos de Palmavera, 2000 a.C.

Posteriormente Fenicios y Romanos también eligieron este lugar para levantar asentamientos. Indudablemente dado su posición en el marco de la las principales rutas comerciales del Mediterráneo, a través de los siglos, confirieron al Alguer el ser un objetivo para las dominantes potencias marítimas de cada época.

En el año 1353 tuvo lugar la batalla naval de Porto Conte, en el que los genoveses fueron vencidos por la flota catalano aragonesa de Pedro IV el Ceremonioso que determinó el futuro de la ciudad pasando a pertenecer a la Corona de Aragón, siendo repoblada por judíos mallorquines, más adelante por occitanos y finalmente por valencianos.

Esta presencia a lo largo de los siglos ha permitido que en el Alguer se conserve, a modo de lengua propia, el llamado Alguerés, que también es considerado como catalán antiguo y que ha permanecido vivo hasta nuestros días; por ello el Alguer se ha considerado una ciudad catalana en Cerdeña.

Qué hacer y qué ver en el Alguer, se puede descubrir la ciudad, a través de diferentes recorridos culturales. Para empezar el recorrido de la ciudad os recomendamos que lo iniciéis desde la Torre del Portal, que es el centro de acogida y punto de información turística; en él podréis tomar la información suficiente para conocer la ciudad.

El Legado Catalán del Alguer

En esta torre puede observarse la antigua puerta de entrada de la ciudad, ahora tapiada, en uno de sus laterales. La torre acoge un centro de interpretación y diferentes servicios destinados a la valoración del patrimonio cultural de la ciudad.

Accediendo a la planta superior se encuentra una maqueta a escala que permite entender tal como fue la ciudad en su mayor esplendor, con sus murallas y puertas de acceso integras, así como sus baluartes defensivos. En la azotea descubierta es posible contemplar el actual “skyline” de la ciudad, en la que aún destacan la torre de la iglesia de San Francisco o el campanil de la Catedral de Santa María.

Qué hacer y qué ver en el Alguer, un recorrido por el interior de la ciudad callejeando por el casco antiguo os permitirá descubrir rincones cargados de historia a través de la denominada Vía Catalana nos adentraremos en un deambular por los espacios donde el gótico catalán es patente en los estilos arquitectónicos que sucederán ante nosotros en los edificios que se alzan a nuestro paso.

Qué hacer y qué ver en el Alguer, la  Catedral del Alguer es un claro exponente de arquitectura catalana, en el que destaca el portal de los lirios. En la ciudad se entremezclan diferentes estilos arquitectónicos desde edificaciones renacentistas, barrocas y neoclásicas. La ciudad cuenta con seis iglesias que se incluyen en un recorrido de religiosidad popular, La Vía Sacra.

Recorrer el centro histórico

Pero el recorrido que os permitirá comprender el valor estratégico es, sin duda el de la Vía de las Torres. Iniciándolo en la Torre del Portal, denominada también “Torre de la Porta Terra”, os permitirá seguir las 8 torres que comprenden el perímetro defensivo y que en su zona marítima, los bastiones defensivos se convierten en unos agradables y frecuentados paseos  por turistas, así como por la propia población autóctona.

Está repleto de terrazas, cafés y restaurantes en los que tomar un refrigerio o tal vez cenar a la espera de las espectaculares puestas de sol; son una interesante opción para las tardes de verano. Qué hacer y qué ver en el Alguer, una divertida y sugerente opción para recorrer la ciudad del  Alguer es el Trentino Catalano, un trenecito urbano que nos permitirá una visita guiada por el centro histórico y del puerto.

Gruta de Neptuno

 

Qué hacer y qué ver en el Alguer, una de las visitas obligadas desde el Alguer, es la Gruta de Neptuno situada en el Parque de Porto Conte, en la punta del Capo Caccia. Existen dos opciones para poder visitarla, la primera desde el puerto del Alguer, mediante los barcos que a diario ofrecen excursiones por la costa y las grutas.

La segunda es a través del Parque de Porto Conte, espacio natural protegido que antiguamente fue una colonia penal. Si se opta por esta segunda ruta, podremos disfrutar de espectaculares vistas a la bahía y su litoral, apreciando cuatro de las cinco torres de vigía de origen español, que se divisan en su costa y que datan de  la segunda mitad del 1500. Juntamente se puede visitar los restos “Nuragicos de Palmavera”, así como los de Sant’Imbenia.

Un poco antes de llegar también encontraremos las ruinas de la villa romana que se remonta al siglo I a.C que permaneció habitada hasta la alta edad media.

De camino a la Gruta de Neptuno

Ya en Capo Caccia, al final de la carretera que nos permite su acceso, se encuentra la “Escala del Cabirol” (escalera del corzo), que nos permitirá descender a la Gruta de Neptuno descendiendo los 660 peldaños de una ruta a través del el sinuoso precipicio que conforma esta formación calcárea, después hay que subirlos de nuevo, pero se hacen llevaderos mientras se observan los barquitos que acceden a la gruta vía marítima.

Ya en la gruta, previo pago de su correspondiente entrada, y en grupo acompañado de un guía, nos introduciremos en este mundo subterráneo expresamente iluminado para poder contemplar su singular belleza.

Inmensas estalactitas y caprichosas formaciones de estalagmitas nos acompañarán en todo el recorrido que junto a sus reflejos en la pequeña laguna interior y la iluminación artificial nos provocará una agradable impresión al encontrarnos en un submundo de fantasía.

 

Cómo llegar

La opción más rápida es sin duda por avión,  Ryanair opera desde Barcelona y Madrid así como diferentes compañías operan a los aeropuertos de Cerdeña.

Pero la naviera Grimaldi te ofrece la opción, si se desea, el poder viajar con nuestro propio coche. Una estupenda forma de poder conocer a fondo la isla y a nuestro ritmo. Más información en www.grimaldi-lines.com

Don de alojarse en el Alguer El hotel Carlos V *****, nos ofrece un servicio excelente, con piscina de agua de mar y pistas de tenis. Con las mas espectaculares vistas para poder contemplar los atardeceres dominando por completo la vista hasta Capo Caccia. Más información enwww.hotelcarlosv.it/es El hotel Punta Negra****, situado en extremo opuesto de la bahía, justo enfrente de la ciudad del Alguer, domina a la perfección todo el litoral. Muy tranquilo y discreto. Más información enwww.hotelpuntanegra.it

Dónde Comer En el Alguer, sin duda todos los restaurantes son recomendables, aquí se respira ciertamente el origen catalán de los alguereses. Excelente carta de pescados, así como de carnes y quesos típicos sardos, pero su plato estrella es la “Paella Algueresa” con todos sus componentes al igual que en España, excepto uno, en lugar de arroz, usan un tipo de pasta llamada “Fregola

 

Otro de los lugares a destacar es Sa Mandra, de hecho además de un restaurante, es una hacienda agroturística. Donde sus propietarios han dedicado su vida a recopilar utensilios y objetos relacionados con la agricultura y ganadería de la isla, acumulando una extensa colección digna de un museo.

En la vertiente gastronómica, todo lo relacionado con el cerdo constituye gran parte de su carta. Todas las partes del cerdo son aprovechables según dicen, pues nada más cierto en Sa Mandra, aquí se puede degustar al estilo sardo  todas ellas, además de las variedades de quesos sardos ( probad el Picolino) y el pan de Carasau finísimo y crujiente,  y vinos el Vermentino di Gallura.

No os olvidéis, después de cada comida un chupito digestivo de Mirto es de rigor, elaborado a base de las bayas de la planta del mismo nombre, es el licor por excelencia.

Más información en: www.aziendasamandra.it

Post relacionados: