Qué ver y cómo visitar la ciudadela real de Loches

Residencia Real de la ciudadela de Loches

Qué ver y cómo visitar la ciudadela real de Loches

CIUDADELA REAL DE LOCHES

En este artículo dedicado a los Castillos del Loira os mostramos qué ver y cómo podemos visitar la ciudadela real de Loches. Un conjunto de edificaciones que agrupan torres de defensa, iglesias medievales y una residencia real que en el transcurso del tiempo fue ampliándose siendo uno de los palacios reales más curiosos de Francia pues acoge diferentes estilos arquitectónicos en un solo edificio.

Esta residencia real de Loches  fue el origen de  la poderosa familia de los Anjou. Idas i venidas y constantes luchas, hacen que pase de unas manos a otras dada la rivalidad con la casa de Blois

 

SUS ORÍGENES  GALO-ROMANO

Situada en un montículo entre el cruce de dos vías romanas, este oppidum galo-romano es un  lugar de elevada posición que domina río Indre, seguramente pasó a ser un castrum fortificado romano convertido en un castellum.

En el siglo V se funda un pequeño monasterio pero no es hasta el siglo X que la ciudad empieza a configurarse tal como la conocemos actualmente, todo ello evolucionando a través de los siglos e implementando edificaciones o reconstruyéndose según el gobernante que concurrieran.

LA GRAN TORRE DEL HALCÓN NEGRO

La fortificación de la torre del homenaje  de ciudadela real de Locheses la construcción románica más destacable, su construcción es atribuida a Foulques Nerra, Conde de Anjou también llamado El halcón Negro. La guerra de los cien años hace que pase a ser posesión inglesa, entre periodos de las cruzadas en 1193. Juan sin Tierra regente de Inglaterra entrega el castillo a Felipe Augusto.

EL ASEDIO DE RICARDO CORAZÓN DE LEÓN

Tan solo un año después el rey Ricardo Corazón de León recupera la ciudadela real de Loches tras un asedio de tres horas. En el año de 1205 Felipe Augusto vuelve a sitiar Loches, después de un año de asedio la ciudad es recuperada para la corona de Francia,  desde esta fecha la ciudadela pertenece a los reyes de Francia durante seis siglos.

IMPONENTE ARQUITECTURA MEDIEVAL

La torre del homenaje de la ciudadela real de Loches, es un edificio defensivo de 36 metros de altura, considerada una de las mejores torres del homenaje y de las más imponentes de la época románica. Aunque el tejado y los pisos han desaparecido, todavía pueden distinguirse las chimeneas superpuestas.

 

Como buen diseño militar de la época, está pensado par resistir largos asedios, por ello la planta baja tenía el cometido de almacén y depósito de víveres, así como un pozo o aljibe de recogida de agua pluvial.

CASTILLO REAL Y PRISIÓN DE LA NOBLEZA

El pabellón de entrada está edificado en la base de la torre del homenaje, este castillete estuvo equipado con un puente levadizo, en su interior alberga unas estancias destinadas a ser prisiones para nobles, en ella podemos observar una reproducción de una jaula de madera y hierro que incluso está provisto de letrina, pese a su aspecto rudo y claustrofóbico, era supuestamente muy confortable.

BRILLANTE DISEÑO DEFENSIVO

Forma parte de este conjunto arquitectónico de la ciudadela real de Loches, la torre de Luis XI, torre cilíndrica del siglo XV que estuvo destinada a sustituir la torre del homenaje, puesto que la evolución de la artillería viéndose modernizada con las armas de fuego hacía muy difícil la colocación de estas por no haber estado diseñada para ello. Dispone de una terraza y matacanes, así como de tres plantas habitables y un sótano.

GRAFFITIS LABRADOS EN LA PIEDRA

Lo más destacable es la sala de los graffitis, en sus muros se encuentran dibujos y textos grabados a modo de testimonio de aquellos que pasaron por estas dependencias.

PRISIONEROS DE ALTA ALCURNIA

Uno de los personajes insignes que tuvieron la desdicha de ser prisioneros en esta torre, fue Ludovico Sforza apodado el “Moro” Duque de Milán, el cual fue apresado por Luis XII en 1500. Tratado acorde a su noble condición, su celda estaba amueblada y disponía de calefacción. Como curiosidad el fue uno de los primeros mecenas de Leonardo da Vinci, pues también era un apasionado de las artes.

Celda de Ludovico Sforza apodado el “Moro” Duque de Milán
Celda de Ludovico Sforza apodado el “Moro” Duque de Milán

CASTILLO DE CASTILLOS, UN DISEÑO PARA CADA ÉPOCA

La residencia Real, a diferencia de la torre del homenaje, es que se encuentra en el extremo norte además de ser una construcción más reciente, sigue manteniendo un carácter defensivo, debido a la guerra de los cien años y las constantes luchas entre Armagnacs y Borgoñones.

LA HUELLA DE AGNES SOREL

En el siglo XIV durante el reinado de Carlos V, se construye una atalaya, que actualmente se la conoce por la Torre de Agnès Sorel, dama de compañía de Isabel de Lorena que se ganó los favores del rey, el cual la reconoció como primera amante oficial.

OBRA MAESTRA DE JEAN FOUQUET

La joven dama ejerció una gran influencia durante el tiempo que estuvo en la corte, mujer de gran belleza rompió todos los cánones de la época, pasando a la posteridad por ser la modelo que inspiró al pintor de la corte Jean Fouquet, para ser la imagen del cuadro La Virgen y el niño.

EXCELENTE MUESTRA DE LOS USOS Y COSTUMBRE DE LA ÉPOCA

En él se muestra a Agnès Sorel vestida con las mejores galas de la época con un pecho descubierto y semi calva ( pues así lucían la cabeza las jóvenes nobles en 1453) y con un niño en su regazo.

Agnès Sorel, pasando a la posteridad por ser la modelo que inspiró al pintor de la corte Jean Fouquet, para ser la imagen del cuadro La Virgen y el niño
Retrato de Agnès Sorel

IMPRONTA DE JUANA DE ARCO

Pero es en su interior donde toman mayor relevancia las estancias de la residencia real. En ella encontramos la sala dedicada a Juan de Arco, la Doncella de Orleans.

En esta sala es donde Juana suplico al delfín, después de la victoria de Orleans, que se dirigiera a Reims para ser coronado rey de Francia. Otras dependencias que forman parte del conjunto, son la sala de Carlos VIII y el Gabinete de Ana de Bretaña, que en sus paredes aún se pueden ver inscripciones de antiguos prisioneros, pues durante la revolución eran encarcelados nobles y burgueses de la ciudad.

El oratorio de Ana de Bretaña, construido hacia el año 1500 es considerado una obra maestra del gótico flamígero.

Post relacionados: