Qué ver y qué hacer en Gijón

Qué ver y qué hacer en Gijón

Gijón es una ciudad moderna, dinámica y acogedora, resultado de un dilatado proceso histórico en el que el mar, el puerto, la industria y el entorno rural, han sido factores determinantes para dotarla de una personalidad propia y distintiva.

 

Llega el invierno a Gijón/Xixón y se convierte en una época excelente para realizar una escapada. El viento del sur ha hecho que el otoño sea a orillas del cantábrico mucho más cálido de lo que cabría esperar, por lo que hasta bien entrado el invierno, el verdadero frío no hace acto de presencia. Estos son unos días perfectos para disfrutar de largos paseos al sol del mediodía por la Playa de San Lorenzo, de puestas de sol en el Puerto Deportivo, del sonido del mar y de las gaviotas bajo el Elogio del Horizonte o de ese aire puro y húmedo de sitios como el Jardín Botánico Atlántico, Deva o La Providencia.

Los atractivos de la ciudad asturiana convencen al visitante por sí solos. Pero Gijón/Xixón también ofrece un buen número de excusas para cautivar por el estómago o para curar el alma a través del arte y la cultura. Una excelente combinación a tener en cuenta.

OFERTA GASTRONÓMICA

Sin duda, una de las grandes razones para dejarse caer por la Villa de Jovellanos es su gastronomía y, cómo no, la sidra. Por su situación, sobre el mar Cantábrico y a un tiro de los Picos de Europa, en Gijón se puede disfrutar de lo mejor del mar y de la montaña, con pescados, mariscos, quesos, carne, fabes y todos los productos de la buena mesa asturiana. No hay mejor manera para conocer la idiosincrasia local y degustar la mejor gastronomía y la mejor sidra que recorrer las sidrerías más emblemáticas de la ciudad acompañados siempre por la creatividad manifiesta de los tradicionales pinchos que aquí se convierten en pequeñas obras culinarias.

La cocina gijonesa, está claramente marcada por su condición de municipio costero. Y también sin duda por su alto número de establecimientos hosteleros, ramo a cuya cabeza ha venido estando a lo largo del pasado siglo y finales del anterior, coincidiendo con su peso comercial e industrial en la historia del Principado. En primer lugar, están en esa cocina las sopas de pescados y mariscos, a base de pescados blancos y enriquecidas con almejas y andaricas (nécoras), calamares de potera, el besugo o la chopa (sargo). La caldereta de pescado o el arroz con almejas son otras de las especialidades de Gijón.

Esto es sólo para abrir el apetito, ya que Gijón siempre tiene preparado algo para quien le guste disfrutar de sus sabores, como Gijón Gourmet y Gijón Goloso, que funcionan a lo largo de todo el año, o la Ruta de la Sidra Gijón, que en estos meses tiene un atractivo mayor ya que es el momento de la mayanza, o la recogida de la manzana. Para diciembre la ciudad prepara sus Jornadas de la Cocina Tradicional, unos días donde la fabada y los platos de cuchara serán los protagonistas.

 

LOS IMPRESCINDIBLES DE GIJÓN

Para entrar en calor y concretar vuestra experiencia, os detallamos a continuación ocho visitas o actividades que debéis realizar durante vuestra estancia en Gijón:

1. Escuchar el eco del mar en el Elogio del Horizonte. Subir hasta el Cerro de Santa Catalina es una visita obligada en Gijón. Desde aquí se tienen las mejores vistas de la ciudad. En lo alto del cerro, sobre las fortificaciones de defensa de la ciudad del s. XVIII, se erige una de las esculturas emblemáticas de Eduardo Chillida, el Elogio del Horizonte. Sus 10 metros de altura y un peso de 500 toneladas están realizados en hormigón armado, en el propio emplazamiento a partir de dos pilares que actúan como soportes de una elipse abierta. Con sus brazos acogedores y su cuerpo sólido y, a la vez, liviano, el Elogio parece querer lanzarse a volar. Nave de aires y mares en la que viajar con la imaginación. Paredes desnudas, frías sólo en apariencia. El cielo es el techo de esta casa común, en cuyo interior la música del viento suena. El Elogio del Horizonte es también el elogio de la naturaleza, sobre el promontorio donde hace veinte siglos un pueblo echó raíces y escogió los límites de su hogar.

2. Buscar “trasgos” y otros seres mitológicos en el Jardín Botánico Atlántico. Como un escenario de cuento, el jardín es un museo en plena naturaleza, donde ciencia y belleza se dan la mano. Destacan el Jardín de La Isla, una longeva zona verde de más de 150 años, y el Monumento Natural de La Carbayera de El Tragamón, un bosque natural con árboles de hasta 400 años. En total, más de 30.000 plantas de 2.500 especies aguardan en este entorno privilegiado de 25 hectáreas de las cuales casi 16 hectáreas están abiertas al público.

3. Descubrir la grandiosidad del edificio de La Laboral, Ciudad de la Cultura. Te sorprenderás con este edificio construido a mediados del s. XX, concebido en principio como orfanato minero y transformado en la primera Universidad Laboral de España. Su patio, con unas dimensiones similares a la plaza veneciana de San Marcos, da acceso a las principales dependencias del complejo. En un lugar privilegiado de la plaza se encuentra el Teatro, convertido en el de mayor capacidad de Asturias con mobiliario totalmente renovado y excelentes condiciones acústicas, incluidas durante el proceso de remodelación. En el piso noble del teatro se localiza la Sala de Pinturas conocida por los frescos de Enrique Segura, que decoran sus paredes y que reflejan de una forma alegórica la historia de la fundación de la Universidad Laboral.

También en la plaza, se encuentra la Iglesia, inspirada en el arte Barroco italiano. Ahora en desuso como templo, presenta una planta elíptica con más de 800 metros cuadrados y una capacidad que supera las 1.000 personas. Destaca su cúpula interior de carácter bizantino, formada por un sistema de nervios cruzados al modo hispanoárabe. Sus 2.300 toneladas de peso y los cerca de un millón de ladrillos configuran una de las cúpulas de mayores dimensiones de Europa.

Justo detrás de la Iglesia se erige la Torre con su esbelta silueta, y es que destaca de muy lejos sobre todo el complejo ya que cuenta con 130 metros, convirtiéndose en la torre de piedra más alta de España. Fue diseñada por Luis Moya inspirándose en otras tres grandes torres: la Giralda de Sevilla, la Torre de Hércules en A Coruña y el mítico Faro de Alejandría. Cuenta con un ascensor que permite subir a la planta 17, donde se encuentra la terraza exterior, y disfrutar de las increíbles vistas.

4. Perderse por las calles y plazas del barrio marinero de Cimavilla. El olor a sardinas, pescados y sidra todavía imbuyen de un ambiente especial a este barrio, considerado uno de los más pintorescos y con más carácter de España. Salpicado de casas bajas de colores y plazas donde se reúnen sus vecinos, los ‘playos’, respira un aire bohemio y tradicional. No hay que perderse las puestas de sol mirando al Puerto Deportivo desde la Cuesta’l Cholo o el Tránsito de las Ballenas.

5. Aprender a escanciar sidra y conocer su elaboración en los más de 20 ‘llagares’ del concejo. Siguiendo la Ruta de la Sidra, podrás acercarte a los llagares que hay en las afueras de la ciudad como el llagar Cabueñes entre otros muchos, para descubrir las ‘pumaraes’ (plantaciones de manzanos), el proceso de elaboración de la sidra, participar en la ‘mayanza’ (recogida y prensado de la manzana) o probar la sidra directamente del tonel.

6. Diferenciar el modernismo y el art déco. Uno de los tesoros más desconocidos de Gijón es su patrimonio arquitectónico de principios del s. XX. Las calles Corrida, Instituto, San Bernardo, la Plaza del Parchís o el paseo de Begoña albergan multitud de ejemplos de Art Nouveau, reflejo del esplendor que vivió la ciudad en esa época. En la zona de Somió ese característico arte arquitectónico quedó patente en los eclécticos palacios que dejaron los indianos.

La calle Corrida, sin duda una de las de mayor solera de la villa de Jovellanos, es un marco incomparable para encontrarnos edificios que, cuando menos en fachada, presentan recurrencias modernistas. Entre ellos nos encontramos con la casa del arquitecto Mariano Marín, diseñada en el año 1903 y que se encuentra localizada en Corrida 35. Se trata de una vivienda estructurada en tres pisos de altura cuyo bajo presenta un aspecto muy distinto al original, al ser reformado para alojar locales comerciales. Se aprecia con claridad en la fachada, sin obviar la bidimensional decoración de estilo Art Nouveau, el movimiento, el gusto por las líneas ondulantes, curvas, la diafanidad de los amplios vanos acristalados y la riqueza de la rejería muy elaborada, estilo cinta, en los antepechos de los balcones. En la misma calle, en los número 1 y 8 encontramos otros dos edificios de similares características y muy bien conservados.

9. La mayor red de museos de Asturias. Además de los de bellas artes, como el Nicanor Piñole o el Evaristo Valle, hay para elegir: el Muséu del Pueblu d’Asturies, el Museo de la Gaita, el Museo del Ferrocarril, los Museos arqueológicos de la Campa Torres que nos narra la historia de la fundación de la ciudad romana de Gijón a comienzos del siglo II d. C. ; la Villa Romana de Veranes, una gran casa señorial que presenta tres fases de reforma y ampliación arquitectónica que se desarrollan a lo largo del siglo IV d. C. La mansión continuó en uso hasta el siglo V d. C.; las Termas Romanas; la Casa Natal de Jovellanos o La Laboral Centro de Arte y Creación Industrial.

Para los pequeños, y no tan pequeños, es imprescindible la visita al Acuario de Gijón donde se pueden admirar especies del mar Cantábrico, Atlántico, mar Caribe, mar Rojo, del estrecho de Magallanes o del Indopacífico y sin olvidar los mares subtropicales.

 

[divider]GUÍA PRÁCTICA[/divider]

CÓMO LLEGAR

La aerolínea Vueling ofrece vuelos al aeropuerto del Principado de Asturias (Oviedo), desde allí, en 30 minutos en coche llegaremos a Gijón. Más información sobre horarios y vuelos desde tu ciudad en

www.vueling.com

 

GIJÓN CARD

Con la tarjeta turística de Gijón, Gijón Card, obtendrás un importante ahorro en tu visita a la ciudad. Entre otros, podrás viajar de forma ilimitada en el transporte urbano, entrar gratuitamente en el Centro de Interpretación del Cine de Asturias, al Jardín Botánico Atlántico de Gijón, Laboral Centro de Arte y Creación Industrial, Museo del Ferrocarril de Asturias, Muséu del Pueblu d’Asturies, Museo de la Gaita, Parque Arqueológico-Natural de la Campa Torres, Termas Romanas de Campo Valdés o a la Villa Romana de Veranes, entre otros.

También con esta tarjeta se obtienen grandes descuentos en otras atracciones turísticas como en el Acuario de Gijón (33%), Laboral Ciudad de la Cultura (25% en visitas guiadas) o en el bus turístico (50%) entre una larga lista de puntos que ostentan el distintivo «Gijón Card» repartidos por la ciudad. Existen tres tarjetas diferentes, para un, dos o tres días de estancia en la ciudad.

 

DÓNDE ALOJARSE

Hotel Begoña

Un establecimiento que tiene su principal ventaja en la excelente ubicación y disponibilidad prácticamente siempre de habitaciones. Ideal para utilizarlo como base  para disfrutar de la ciudad.
Avenida de la Costa 44

 

OTRAS FORMAS DE RECORRER LA CIUDAD

El Alquiler de bicicletas o Segway es una buena forma para moverse y disfrutar del centro de la ciudad y todos sus alrededores aprovechando los carriles bici que posee Gijón, en especial la zona de Poniente-Rinconín. Además para los aficionados avanzados, existen rutas definidas de BTT por las afueras de la ciudad de una duración media de 4 horas y dificultad baja y media.

Con la tarjeta Gijón Card podrás  obtener grandes descuentos en los alquileres de los tours de Segway y en bicicletas normales (hasta 50% dto.).

Eco-Lógica C/ Rodriguez San Pedro (Playa de Poniente)

 

INFORMACIÓN TURÍSTICA

Punto de información turística de Infogijón en:  Rodriguez San Pedro (Espigón Central de Fomento)  o en la “Escalerona” (Escalera 4 Playa de San Lorenzo)

www.gijon.info

Post relacionados: