Redescubriendo Túnez

Redescubriendo Túnez

Túnez lo tiene todo, suaves brisas mediterráneas, aterciopelados atardeceres en el desierto, bulliciosas medinas y zocos en los que la amalgama de colores y sensaciones nos intensifican los sentidos, momentos en los cuales nuestra imaginación se desborda, nuestro corazón se acelera y la emoción nos embarga. Esto es Túnez un país de ensueño. Descubrir Túnez es además de un viaje por la historia, es una experiencia fascinante, para quienes compartimos un mismo mar, descubrir la cultura de nuestros vecinos de la otra ribera mediterránea es realmente enriquecedor. Acoge a todos su visitantes sin prejuicios pues el carácter tunecino es cordial y acogedor, su reciente pasado caracterizado por su anhelo de libertad, les confiere la impronta de una sociedad tolerante y culta, singularidad de un país moderno y avanzado, pero que guarda en su corazón las tradiciones de sus ancestros.

Medina de Túnez
Medina de Túnez

Túnez Capital, su Medina y Museo Nacional del Bardo

Túnez capital nos invita a visitar uno de los lugares sin duda más emblemáticos de la urbe, La Medina de Túnez. Ésta simboliza más que cualquier otro lugar la personalidad tunecina, centro histórico de la ciudad árabe-musulmana, ha permanecido inmutable al paso del tiempo. Todo Gira alrededor de la Gran Mezquita Ez-Zitouna, magnífico edificio perteneciente al periodo de los emires aglabíes de Kairuán con un diseño fiel a la tradición árabe. La Medina es un espacio cerrado, acotado por murallas, se comunica con el exterior a través de portones. Callejuelas tortuosas, soportales en forma de estrella, el permanente murmullo de ajetreo incluso el perenne e inefable aroma que la impregna desde otros tiempos, le confieren una enigmática y singular belleza. Declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1979. Deambular por sus callejuelas nos permitirá descubrir infinidad de tiendas repletas de productos, objetos de las más variopintas índoles y para todos los gustos. Será el escenario perfecto para nuestros primeros “pinitos “ en el viejo arte del regateo, claro está, si nos interesa realmente lo que sea de nuestro interés y deseemos adquirirlo.

El museo Nacional del Bardo, nos sitúa ante una de las colecciones de mosaicos de la época en la cual Roma dominaba el Mediterráneo. Las abundantes ruinas de los enclaves romanos que se encuentran por todo el país han aportado, desde el siglo XIX, a través de las excavaciones arqueológicas que se han llevado a cabo, numerosas piezas que han enriquecido este antiguo palacio residencia del antiguo Rey de Túnez. Las esculturas y mosaicos, junto con piezas de cerámica y joyas, además de objetos cotidianos se encuentran el la zona romana del museo, cuyo recorrido nos permitirá comprender en toda su dimensión la importantísima presencia que tuvo Roma en el país. Destacan por su belleza el mosaico dedicado a Neptuno, mostrándonos el poder del dios de los mares blandiendo un tridente, sobre una cuadriga tirada por caballos marinos, otro de su destacados mosaicos es del retrato de el poeta Virgilio, con el manuscrito de la Eneida en sus manos. Su recorrido es temático y se inicia en la Era Prehistórica, siguiendo por la Cartaginesa, Romana, Cristiana e Islámica, sección esta que alberga una interesante colección datada de la edad media musulmana. Una visita obligada, ya que el Bardo es el museo más importante del país.

Hammamet

Las virtudes del entorno marino son reconocidas sobradamente, por ello la talasoterapia se aconseja para paliar numerosas dolencias, estrés, reumatismo, artrosis, dolor de espalda, afecciones cutáneas, etc… Por ello, un descanso merecido en busca de salud, belleza y bienestar en uno de los mejores centros de talasoterapia nos llevará hasta Hammamet, ciudad de los jazmines. El azul del cielo se funde con el azul del mar, sus aguas cristalinas, limpias y tranquilas que acarician constantemente las playas de finísima y suave arena. Edificada a partir de los años 80 como un lugar de relax, Hammamet se divide en dos áreas, Hammamet sur, con un total de 40 complejos en los cuales los centros de talasoterapia abundan, así como los baños turcos y las sesiones de masaje (muy recomendado uno llamado ‘katsba’ en el que te masajean hasta los parpados y las cuencas de los ojos).

 

Aunque, para las gentes del lugar, el mejor centro de talasoterapia se encuentra en Hammamet norte, un Resort de cuatro estrellas pero con un centro propio situado en un edificio a parte llamado Nahrawess. Afamados son los baños con algas marinas y de aguas calientes y saladas, al igual que las aguas carbonatadas que son traídas desde pozos subterráneos de la zona más meridional de Túnez. Con más de 1.300 kilómetros de costa, se encuentra el mayor puerto deportivo de Túnez, Port El Kantaoui, una ciudad costera donde se reúne la ‘jet set’ tunecina y turística, al más puro estilo de los puertos deportivos más prestigiosos y “chic” de la costa mediterránea. En él pueden atracar más de 350 embarcaciones de todas las categorías y sobresalen los yates más lujosos. Destaca por sus restaurantes, con el marisco más fresco y exquisito, los mejores y más caros del país, que confieren a este enclave de la costa mediterránea el de un destino de primer orden. Hay oferta para practicar deportes acuáticos, excursiones con barcas de visión submarina o travesías en catamarán, el golf es una de las actividades que puede practicarse también.

Siguiendo por la costa en dirección al sur, encontramos una pequeña ciudad que nos seduce por su encanto, Sousse, pequeña y bulliciosa, su medina fortificada del periodo Algabí, acoge en sus calles y plazas pequeños cafés, en los cuales proliferan vendedores que no cesan de ofrecernos los productos típicos de la zona. Merece la pena pasar por sus calles, el ambiente es acogedor y sus comerciantes muy amables, es interesante la compra de perfumes artesanales que incluso puedes personalizar. En el interior de la medina de Sousse, existen veinticuatro mezquitas, aunque como de costumbre, la Gran Mezquita es la principal. Para gozar de las mejores vistas de la medina y el Ribat hay que subir a la torre de la antigua alcazaba. La ciudad alberga en su museo arqueológico la segunda colección de mosaicos más importantes del país, después del Museo del Bardo en Túnez.

Tozeur

Sobre el lienzo ocre de la arena del desierto, se divisan marcados trazos verdes donde afloran auténticos oasis de vida, estamos en Tozeur la puerta del desierto. Envuelta entre el manto de dos inmensos lagos salados y su colosal palmeral donde sus dátiles son el producto por excelencia de la región. La medina bien merece un paseo, en ella se conservan tradicionales barrios que datan del siglo XIV, las casas de ladrillos con un tono ocre amarillento que configuran formas geométricas son un claro ejemplo se la singular arquitectura. Callejear por la medina es deleitarse con lo que nos ofrece, la fachada de Dar Ben Azouz, Dar El Bey o la madrasa El Bey. Para saber mas sobre el cultivo de los dátiles, una visita a Eden Palm, nos descubrirá el auténtico universo de la palmera. Más de 400.000 ejemplares a lo largo de 1000 hectareas son regadas por 200 manantiales de agua a través de un sistema de riego inspirado en los acueductos romanos.

Los oasis de Montaña, Mides y Tamerza

La carretera que nos lleva al oasis de montaña parte de Tozeur. Un sinuoso ascenso nos permitirá contemplar los oasis de la llanura. Al final de esta carretera encontramos Tamerza, conocida por su singular oasis que tiene dos cascadas. Preservado por una cadena montañosa, la vista al atardecer nos permite observar la magnitud de un espacio tapizado por el color ocre rojizo de las dunas del inmenso y vasto desierto. Llegar a Mides es toda una grata sorpresa, palmeras, naranjos y chumberas configuran este entorno que nos recuerda un gran vergel. Descubrir estos lugares nos desentraña como la vida emerge incluso en los lugares más hostiles dibujando una sinfonía de luz y color. Una de las curiosidades de esta zona, es sin duda parte de los escenarios de la película Star Wars, en Ong Jemel, se encuentran los escenarios que fueron construidos para el rodaje de esta popular saga de películas, y que se ha convertido en un lugar donde curiosos y visitantes se dan cita para rememorar las escenas de la película emulando a los famosos Caballeros Jedi.

Douz y Chott el Djerid

Douz, considerada la puerta del desierto, se yergue en el centro de un pequeño oasis rodeada de dunas es un lugar encantador, mágico tal vez. Pasar la noche en el desierto en una Jaima es sin duda una experiencia que transporta nuestra imaginación a un entrono de ensueño. Vivir el momento del crepúsculo del sol rodeado de la inmensidad del desierto y a la vez sentir como amanece es una experiencia inolvidable. Por la noche cenar junto al fuego del campamento conversando con los compañeros de viaje tomando un delicioso té y saboreando unos dátiles “Deglet Nour” (los mejores). Al amanecer los primeros rayos de sol te acarician el rostro todavía envuelto en el frío de la noche del Sahara, los primeros tonos anaranjados y dorados se transmutan en la arena. Primero marrón, luego ocre y rojizo contrastando con el azul del cielo, es una experiencia visual extraordinaria. Chott El Djerid es lago salado más grande de los que se extienden por el norte del Sahara, casi es un pequeño mar que permanece la mayor parte del año seco.

Carente de vegetación alguna el terreno arcilloso se mezcla con la sal teñiendo el agua con un tono rojizo pálido. Si tenemos la suerte de poder contemplar un amanecer en este lugar tendremos la oportunidad de presenciar un impresionante espectáculo natural. No le falta a este lugar mayor aliciente que un centro de actividades de aventura. El centro de actividades Saharianas, nos ofrece la oportunidad de vivir intensas emociones descargando adrenalina al máximo. Esta es la ocasión de vivir una aventura como sobrevolar el desierto sobre un ala delta con motor y contemplar los oasis a vista de pájaro, conducir un Dune-buggy a toda velocidad por las dunas, o atravesarlas con un Quad. Aunque la auténtica experiencia es montar a lomos de un camello, con su andar solemne y majestuoso por la arena del desierto, emulando a los viajeros del desierto, e inclusive vistiendo sus típicos atuendos.

Sidi Bou Saïd y Cartago

En multitud de ocasiones se ha comparado este enclave de la costa Tunecina a otros lugares del Mediterráneo, también famosos por ser muy conocidos turísticamente. Pero la verdad es que es un lugar con personalidad propia e incomparable. Situada a 17 kilómetros de la capital Túnez, Sidi Bou Saïd se encuentra en un promontorio elevado y ha permanecido encantadora. Sus casas encaladas de un blanco luminiscente junto con las puertas de color azul, las bugambilias enredadas por sus paredes y las parras mediterráneas le confieren una sencilla elegancia. Aquí se encuentra el centro de para la música tradicional árabe y mediterránea, en lo que se conoce como el Palacio de Barón. Ello se debe al Barón de Erlanger, notable aristócrata que contribuyo decisivamente a la conservación de este encantador pueblo que se ha convertido en una de las zonas mas cotizadas de Túnez junto con Cartago.

Esta histórica ciudad con un tormentoso pasado, fue junto con Roma, la ciudad mediterránea más importante de su época. Un paseo por el espectacular recinto con vestigios históricos que convergen en la colina de Byrsa, montículo que domina la ciudad, en este punto se encuentra la antigua catedral de San Luis, desacralizada después de la independencia del país, actualmente es la sede del Museo Nacional de Cartago. Ciudad fundada por los fenicios en el año 814 a. C., el diseño urbanístico y la arquitectura son una mezcla de modelos con antecedentes sirio-palestinos, y de la influencia griega y helenística. Un foro lleno de restos arquitectónicos bien conservados en parte. El Teatro fue construido en el siglo II en tiempos de Adriano con una capacidad para 5.000 personas. Las Termas de Antonino, las más significativas de la zona de las cuales actualmente sólo se conserva la parte inferior y los sótanos. Estas termas acogen en la actualidad un verdadero museo ya que en ellas se pueden contemplar interesantes restos romanos como la calzada, estelas púnicas, arquetas romanas, una capilla funeraria del siglo VII. En dirección al mar, se encuentran los bellos Puertos Púnicos.

Gastronomía y Platos típicos

Como casi todos los países de la cuenca mediterránea y más comúnmente en los del área del Magreb, el aceite de oliva, los cereales y las especias, son ingredientes habituales en sus platos, así como la carne de cordero y el pescado. Cada región tiene su especialidad al igual que la preparación de platos sobradamente populares se distinguen por alguna característica especial, incluso de una ciudad a otra cambian. Aunque el plato tradicional por excelencia es el Cou Cous, una de las especialidades tunecinas, que como ingrediente principal suele incluir la carne de cordero o el pescado. En ambos casos delicioso. El Tajine tunecino nada tiene que ver con el de Marruecos, mucho más elaborado, durante el Ramadan es el plato estrella. Son muy populares las tapas o entrantes “kemia” y los aperitivos de atún, las ensaladas tipicas de tomate, pimiento, atún, huevo, aceitunas, y cebolla bien picados, regados con un aliño de zumo de limón, aceite de oliva y alcaparras. Como en la mayoría de los países árabes, la repostería es excelente y forma parte de momentos muy especiales. Extremadamente dulce es comparable a pequeñas obras de arte, elaborada a base de almendras, pistachos y piñones, cuanto más tengan mejor. Una especialidad de Kairuán es el makrouhd, paracecido a un pestiño, esta relleno de dátiles y bañado en miel. Las baklawas o el bouza, este último es parecido a una natilla, que incorpora en la leche, avellanas sorgo y semillas de sésamo y por supuesto los omnipresentes dátiles.

NOTAS DE INTERÉSRestaurante El Jeld  5-10 rue Dar El Jeld Situado en la Kasbah de Túnez capital www.dareljeld.tourism.tn Restaurante La Bouillabaisse  Port La Marina en Yasmine Hammamet www.labouillabaisse-tn.com Restaurante Le Méditerranée  4089 Port el KantaouiMÁS INFORMACIÓN: www.turismodetunez.com EL MEJOR SPA Hasdrubal Thalassa & Spa  8050 Yasmine Hammamet www.hasdrubal-thalassa.com ALOJAMIENTOS  Residencia Dar Saïd  En Sidi Bou Saïd www.darsaid.com.tnCampamento en el Desierto en Douz  Méhari Zaafrane www.goldenyasmin.comCentro Eden Palm en Tozeur  www.eden-palm.com 

 

Post relacionados: