Aigües Mortes: Ciudad medieval, entre salinas y viñedos

Aigües Mortes: Ciudad medieval, entre salinas y viñedos

En el corazón de la Camarga, la ciudad fortificada de Aigues Mortes fue fundada por Saint Louis en el siglo XIII, que deseaba dar al reino de Francia un puerto en el Mediterráneo.

Las pantanosas aguas de la albufera de Aigües Mortes no constituyeron un insalvable obstáculo para que se hiciese la voluntad de Luis IX en 1240. El que fuera el primer rey de Francia lo dispuso así al erigir la Torre de la Constance que formo parte de el primigenio castillo, hoy desaparecido. Los sucesores primero Felipe III y luego Felipe IV el Hermoso, continuaron engrandeciendo la ciudad y acabaron de fortificarla, permitiendo a la corona realizar prósperos comercios con Italia y Oriente.

Actualmente es un placer visitar la ciudad, intramuros el concepto urbano cambia radicalmente de su percepción exterior que conserva absolutamente su impronta medieval. Sus calles peatonales, encantadoras capillas, comercios, restaurantes y cafés son parada obligatoria para el turista que deambula a placer por sus calles, descubriendo rincones que han permanecido imperturbables en el transcurso del tiempo. Una visita obligatoria es la Torre de Constance, su estructura arquitectónica es digna de admirar, cubierta por una bóveda de doce cuarto ojival.

  Las guerras de religión tuvieron en Aigües Mortes un especial protagonismo Ascendiendo hacia la terraza hay que pasar por la sala superior, este espacio fue utilizado como prisión durante las guerras de religión, en ella fueron encarcelados los “Hugonotes”, aquellos que fueron denunciados como protestantes y acabaron aquí sus desdichadas vidas como la que fuera una de las presas mas famosas, Marie Duran, figura destacada de el protestantismo y de fe inquebrantable, que permaneció encerrada durante treinta y ocho años desde (1715 hasta 1768) a ella se le atribuye la palabra “Register” (resistir) labrada en la piedra sobre el brocal del ojo de buey de la sala alta, en la Torre de la Constace. Desde la terraza, esplendido puesto de observación, se divisa con una gran amplitud la región en sus cuatro puntos cardinales. La torre esta rematada con una  plataforma y una torreta que albergaba un faro que guiaba las embarcaciones, que además también tenia el cometido de velar el transito de las mismas para que fueran abonados los derechos de aduana.

  Las murallas permiten ser recorridas por su camino de ronda  que comunica las torres que configuran su perímetro. En la muralla norte dos son los puntos que despertaran nuestro interés, La puerta de la Gardette, siendo la una de las entradas que disponía de puente levadizo y la Torre de Villeneuve, torre esquinera, que aportaba una gran protección.  Desde la muralla sur divisamos la laguna natural que es navegable y en la cual se ubicaba un desembarcadero, en la lejanía se lazan inmensas montañas de un color blanco que destaca sobre una bruma rosada que emerge de las lagunas que se extienden hacia el sur, son las salinas, el “oro blanco“ característico de la Camarga, que durante siglos fueron el centro de un prospero comercio.

En el interior de la ciudad en su centro histórico encontramos la plaza de San Luis, donde se alza una estatua del citado Rey. Es el centro neurálgico de la ciudad y punto de encuentro para turistas y visitantes, tomar un café o un refresco en una de las abundantes terrazas o la sombra de los plataneros, nos permite percibir el gran interés que despierta esta hermosa y bien cuidada ciudad, que emana historia por sus bastiones y murallas, la cuales vieron partir en el año 1270, al Rey Luis IX con una numerosa flota de navíos, hacia Tierra Santa, en lo que fue la última cruzada. En el año de 1538, Carlos I de España y el Rey Francisco I de Francia firmaron en está ciudad el tratado de paz definitivo entre los dos Reinos.

  [divider]MÁS INFORMACIÓN[/divider] [column size=one_half position=first ] Cómo llegar a Aigües Mortes La opción más sencilla para aquellos que viajan a Agües Mortes,  desde Barcelona, es utilizando el transporte ferroviario que ofrece la compañía Renfe-SNCF (Tren de alta velocidad) desde Barcelona hasta Nimes  (Francia) con una duración de 2 horas. 220px-Renfe-SNCF_en_Cooperación La ciudad puede visitarse todo el año A las murallas y a la Torre de Constance, hay que abonar un ticket de acceso. Abierto todos los días  de Septiembre hasta Abril, de 10:00 a las 17:30 h Mayo y Agosto, de 10:00 a 19:00h Dispone de un servicio de vistas guiadas en diferentes idiomas. [/column] [column size=one_half position=last ] Dónde comer En el Hotel restaurante Les Remparts. Un filete de Toro de la Camargue, formara parte de nuestra experiencia culinaria. 6, place Anatole France. Qué ver La Torre de Constance Recorrido por la muralla por el camino de ronda La Puerta de la Marina La puerta de los Galeones La Puerta de los Molinos La puerta de la Reina La Plaza de armas y la residencia del Gobernador La Capilla de los Penitentes Blancos, construida en 1622 La Capilla de los Penitentes Grises, levantada en el año 1400 La Iglesia de Notre-Dame Des-Sablons, originaria del siglo XIII La Torre Carbonera, en el municipio de Saint-Laurent-d’Aigouze Más información en la Oficina de Turismo: Place Saint Louis 30220 Aigues-Mortes www.ot-aiguesmortes.fr // aigues-mortes.monuments-nationaux.fr/es // es.sunfrance.com [/column]

Post relacionados: