Coimbra, nostalgia portuguesa

Coimbra, nostalgia portuguesa

A las orillas del río Mondego se halla Coimbra, ciudad milenaria que enamora al viajero, tanto al primerizo como al más experimentado de ellos. Nostalgia y romanticismo envuelven esta maravilla portuguesa que brilla con luz propia, impregnada con un espíritu joven que le brinda el poseer una de las universidades más antiguas de Europa.

 

Coimbra es luz, fuego, pasión, fiesta, música, historia, patrimonio, y mucho más. Una maravilla portuguesa que brilla con luz propia en el firmamento del turismo. Enamora a primera vista al viajero más exigente. En la vida la ciudad existen varios pilares en los que basa su vida cotidiana, uno de los más importantes es la Universidad, una de las más antiguas de Europa. Se respira el juvenil ambiente por toda la zona académica situada en la Ciudad Alta. Aún en nuestros días perviven ciertas tradiciones de antaño como la Fiesta Universitaria La Queima das Fitas de la que hablaremos más adelante. Del Conjunto Universitario destacan varias joyas de gran valor como la Biblioteca Joanina. Simplemente espectacular, reconocida como la biblioteca universitaria más suntuosa del mundo, un espacio sobrecogedor por su belleza y por los volúmenes que contiene. Otras joyas de la Universidad son la Cárcel Académica y la Capilla de San Miguel.

Pero como no sólo de historia vive el hombre, Coimbra tampoco lo hace. La ciudad se te antoja divertida, sobretodo por la noche. Salir de fiesta por la noche es, francamente, de lo mejor. No es de extrañar ya que siendo una ciudad universitaria, lo que abunda más es gente joven (y no tan joven) pasándoselo bien. Resumiendo, podríamos decir, que Coimbra te ofrece lo que estés buscando en esos días de vacaciones, sea lo que sea lo que estés buscando. Ideal para parejas y para familias (recomendado para los más «peques» la visita a Portugal dos pequenitos), en Coimbra e l futuro y el pasado van juntos de la mano para mostrarte lo mejor de ella misma, su corazón.

Además de la Ciudad Alta donde puedes visitar todo el conjunto patrimonial de la Universidad de Coimbra, se encuentra la Ciudad Baja. Situada en la parte de baja de la ciudad, como su nombre indica, es la zona más comercial y es donde proliferan mercados, bares y restaurantes. Es aquí donde se halla el Monasterio de Santa Cruz, hoy en día Panteón Nacional ya que reposan los restos de los primeros reyes de Portugal y se destaca de él, el Claustro de la Manga de estilo renacentista. Otros lugares que merecen la pena ser visitados son las Iglesias de San Bartlomé y Santiago, el Ayuntamiento, el Colegio de San Miguel, el Museo Municipal-Edificio Chiado, o los numerosos ejemplos de antiguas residencias universitarias ubicadas en la calle Sofía.

Emplazado el margen izquierdo del río Mondego, el Convento de Santa Clara la Vieja es uno de los lugares emblemáticos de la ciudad. Intimamente ligado a la vida de Isabel de Aragón, la Reina Santa. El pésimo emplazamiento del edificio le llevó a ser alcanzado por las inundaciones provocadas por el río. El complejo ha sido totalmente restaurado y es ahora una de las principales atracciones turísticas de la ciudad. En él pueden verse los trabajos que se realizaron para achicar el agua y acondicionar el recinto, sencillamente expectacular. Se debe visitar también, el Convento de Santa Clara la Nueva, que fue construido por haberse quedado inundado el antiguo.

 

COIMBRA ROMÁNTICA

A medio camino entre la realidad y la ficción, la ciudad de Coimbra ha sido testigo de fascinantes mitos y leyendas. Es por ello que la ciudad conserva lugares marcados por es magia de aquellos acontecimientos que se nos sugieren como ciertos, llenos de nostalgia y romanticismo. Lugares como el Penedo da Saudade o Peñasco de la Nostalgia, un jardín retiro de escritores y poetas que ofrece una panorámica de la ciudad, formado por un laberinto de caminos rodeados de una extensa vegetación. Otro de los emplazamientos más bellos son los Jardines de la Quinta das Lágrimas, cuyo nombre viene dado por la desventuras amorosas entre Inés de Castro y el Príncipe Pedro. Es en este escenario donde se sitúa la muerte de la dama, donde se halla ubicada la Fuente de los Amores, denominada así por las lágrimas derramadas por Inés. La fuente se encuentra integrada en un parque de árboles centenarios, ruinas medievales y neogóticas, estanques y riachuelos, junto a uno de los hoteles más exclusivos de la ciudad.

Coimbra ofrece un sinfín de reclamos turísticos, día a día se reinventa para dar lo mejor de si misma al viajero ávido de conocimiento, rutas turísticas, programas anuales de conciertos, exposiciones, manifestaciones culturales, nuevas tendencias gastronómicas, proyectos de recuperación de patrimonio histórico. Lo que queda claro es que nos encontramos ante una ciudad muy dinámica, a disposición de sus visitantes, caracterizada por tener una gentes amables, de fácil interacción y muy hospitalaria, todo ello hace que el viajero se sienta querido y la convierten en una de aquellas ciudades a las que todos queremos volver algún día.

 

LA QUEIMA DA FITAS

Una de las fiestas más típica de Coimbra se celebra durante el mes de mayo. Su nombre es la Queima das fitas y es la fiesta universitaria de mayor tamaño que tiene lugar en Portugal.

En esta fiesta, los universitarios que se encuentran realizando su último año de carrera, escriben toda una serie de deseos y propósitos para el futuro, simbolizados por una especie de cintas de colores, llamadas «fitas», (el color varia según la facultad en la que se curse los estudios) que son guardadas hasta el final de las fiestas para ser quemadas en un caldero en llamas el último día de celebración para que los deseos se cumplan. Es por el uso de estas «fitas» que viene el nombre de «Queima das fitas» viene de las cintas que los estudiantes llevan en su traje típico de la universidad. La fiestas comienzan con una serenata, a media noche los estudiantes se visten con el fato, el traje típico, que son unas capas negras y se reúnen delante de la Catedral Vieja para escuchar fados (canciones tristes y melancólicas) cantados por los propios estudiantes (esa capa sólo la pueden vestir los universitarios).

La fiesta culmina con el llamado «Cortejo», una especie de desfile de carrozas, una por cada facultad. El desfile es interminable, y lleno de color, música y desenfreno. Los estudiantes obsequian a los asistentes con bebidas y comida desde las propias carrozas, así que la ciudad de lleno se vuelca en el desfile, magnificandose hasta alcanzar el éxtasis total. Se alarga hasta el anochecer para empalmar con los conciertos (está vez de pago) de grupos de música internacionales y nacionales de diferentes estilos como por ejemplo, Morcheeba, entre otros muchos. Un desenfreno total que se contagia fácilmente y que vale la pena vivirlo.

Más información:
http://www.turismodecoimbra.pt 

[divider]NUESTROS VIDEOS[/divider]

Post relacionados: