Qué ver y cosas que hacer en Morella

Qué ver y cosas que hacer en Morella

Morella es una ciudad con un encanto turístico singular. Repleta de historia y leyendas hacen que esta ciudad envuelta en un halo de intriga y misterio sea un atractivo turístico para la comunidad valenciana. Enclave estratégico de gran importancia en la sierra del Maestrazgo, y cruce de obligado paso para acceder desde la costa levantina hacia las tierras del interior de la península.

Llegar a Morella nos hace volar la imaginación, divisar la ciudad en la lejanía es espectacular tanto de día como de noche. Para acceder a su interior lo haremos por la puerta de San Miguel, que se abre entre dos torreones medievales que guardan la entrada de la ciudad. En su interior nos invade una sensación de estar viajando en el tiempo, cuidada con especial cariño, por sus estrechas callejuelas podremos pasear para descubrir por nosotros mismos rincones cargados de emotiva historia.

Ascendiendo hacia el Castillo pasaremos por la plaza Arciprestal en la que se encuentra la Basílica de Santa María la Mayor, de estilo gótico con dos puertas en una misma fachada, la puerta de Los Apóstoles y la de la Virgen. En ella podremos admirar un precioso altar mayor de estilo barroco churrigueresco, así como el Pórtico de la Gloria y un impresionante órgano que está en perfecto estado de conservación. Durante agosto, se celebran conciertos donde se puede escuchar el dulce sonido tubular. Destaca una parte de ella, el coro circular, único en España, de estilo gótico también, que se halla elevado en el centro de la nave. Se accede a él a través de una maravillosa escalera de caracol adornada con unos relieves en yeso policromados de notable belleza.

Al anterior nombrado castillo, accederemos por el antiguo convento de San Francisco, que está proyectado que sea el Parador Nacional de Turismo de Morella. En su sala capitular, se encuentra una pintura al fresco que representa la Danza de la Muerte, datada del siglo XV y que merece la pena detenerse unos momentos para disfrutarla. Ya en el Castillo, nos recibe con gallardía una imponente estatua ecuestre en bronce del General Ramón Cabrera, apodado «El tigre del Maestrazgo«, hombre de gran carácter nombrado General de las fuerzas Carlistas por el Rey Carlos VII. Por Morella han pasado diferentes civilizaciones y culturas. Desde los primeros asentamientos en el neolítico, pasando por Cartagineses y Romanos, Musulmanes y Cristianos, e incluso el mismo Cid Campeador batalló por ella conquistándola.

La ciudad está rodeada por una muralla medieval de 2 kilómetros

La ciudad está rodeada por una muralla medieval de 2 kilómetros de longitud aproximadamente que circunda la ciudad. A la misma se podía acceder por 7 puertas de acceso: la de San Miguel, la de San Mateo, la del Forcall, por la cual entró en Morella el Rey Jaume I, o la puerta Ferrisa que facilitó el acceso al caballero Blasco de Alagón cuando arrebató la ciudad a los musulmanes. Paseando por el interior de la ciudad, observaremos magníficos edificios góticos, como el actual Ayuntamiento, que anterioremente fue Casa de la Villa, Casa del Consejo, Cort de Justicia y Prisión, y data del siglo XIV. Encontraremos también, casa solariegas que aún se conservan en muy buen estado o han sido restauradas, como la del Cardenal Ram que actualmente es un bonito hotel. Blasco de Alagón da nombre actualmente a la calle en la que se centra gran parte de la actividad comercial. En ella se pueden encontrar exquisitos productos artesanales y delicias gastronómicas locales, como por ejemplo, las afamada mantas morellanas o los deliciosos quesos y cecinas.

Otra de las casas emblemáticas y cargada de leyenda es la Casa de los Rovira. Pues dícese que en año del Señor de 1414, San Vicente Ferrer se detuvo en esta casa para socorrer su apetito. La mujer de la casa, al nada tener en sus alacenas, preguntó a su marido qué podía guisar para el santo al que quería agasajar en su mesa. Cuando recibió por respuesta «lo mejor que tengas», ninguna otra cosa se le ocurrió más que sacrificar a su amado y único hijo, obviamente su bien más preciado. Al disponerse a comer, espanto y horror se abatieron sobre San Vicente Ferrer que, apiadandose de la criatura, obró el milagro de resucitar al niño. Su gastronomía, marcada por su climatología y el transcurrir del tiempo, nos ofrece excelentes productos de la tierra.

De entre sus más preciados tesoros destacan las trufas (el diamante negro), las setas de temporada, cecinas de vaca y jamones. Todos ellos estandartes gastronómicos de Morella así como los excelentes quesos, la rica miel y requesón. Los golosos disfrutarán con los Flaons Celestials, rellenos de requesón y almendra, cuyo origen se atribuye a la época árabe o medieval, los carquinyols o los pastissets de boniato y calabaza, repostería artesana y muy cuidada. Indudablemente Morella es un destino de calidad, alejado del turismo de masas, siendo para los amantes de la naturaleza, de la historia, del buen comer y el buen beber. Un destino que bien merece figurar en nuestra agenda.

DÓNDE DORMIR MORELLA Hotel Rey Don Jaime *** c/ Juan Giner, 6 www.reydonjaimemorella.com Hotel el Pastor *** c/ San Julián, 12 www.hoteldelpastor.com Hotel el Cid ** c/ Portal de san Mateu, 3 www.hotelcidmorella.com Hotel la Fonda Moreno ** c/ San Nicolau, 12 www.lafondamoreno.com

MÁS INFORMACIÓN www.morella.net
DÓNDE COMER MORELLA Restaurante El Mesón del Pastor c/ Cuesta Jovani 5-7 www.mesondelpastor.com Restaurante Daluan c/ Callejón de la Cárcel 4 www.daluan.es Restaurante Rey Don Jaime c/ Juan Giner, 6 www.reydonjaimemorella.com Restaurante Fonda Moreno c/ San Nicolás, 12 www.lafondamoreno.com Restaurante Casa Roque c/ cuesta de San Juan, 1 www.casaroque.com

 

Post relacionados: