Londres, una escapada de lujo

 Londres, una escapada de lujo

Londres se puede descubrir de muchas formas, pero ninguna será tan especial si no es de la mano del Shangri-la Hotel, At The Shard, London. Lujo, descanso y relax en el edificio más alto de Europa con la increíble experiencia de tener la capital británica a tus pies en todo momento.

 

Cuando uno llega a Londres por primera vez siente una extraña sensación de familiaridad. Sin ir muy lejos, durante el año es bastante común encontrar publicaciones en nuestras redes sociales donde veremos algún conocido posando frente a las principales atracciones turísticas de la capital británica o mostrando su faceta fotográfica y artística en busca de la típica foto de postal. Sin haber estado en esta ciudad, uno ya posee una idea generalizada de lo que se va a encontrar y qué puede visitar.

 

Londres es el destino preferido del turismo internacional en Reino Unido, y se encuentra entre los favoritos a nivel mundial. La sensación de que Londres es “un destino muy conocido” es la que ha derivado a proponer alternativas turísticas más atractivas para el visitante; nuevas rutas desconocidas a lo largo de la ciudad y alojamientos con encanto donde se invierte en exclusividad, gastronomía y bienestar para una escapada diferente a la vez que inolvidable.

Ya sean alojamientos, restaurantes, museos u otras alternativas turísticas, Londres se adapta a los bolsillos de cualquiera. Los alojamientos más demandados en esta ciudad son los hostels y albergues, seguido de los famosos Bed & Breakfast y los hoteles de entre dos y cuatro estrellas. Exisiten muchos alojamientos donde el hotel, por el tipo de clientes que suelen recibir, diseña una serie de rutas personalizadas y propone alternativas turísticas con encanto, adaptadas a la esencia y la atmósfera que ofrece el alojamiento. Dentro de este grupo encontramos el Shangri-la Hotel, At The Shard, London, un hotel pensado especialmente para los amantes de Londres, pero que busquen principalmente un toque de exclusividad o sin ir más, lejos una escapada de lujo.

 

Shangri-la Hotel, At The Shard, London

 

No estamos hablando del típico alojamiento de lujo como los que encontraríamos en Londres. El Shangri-la Hotel, At The Shard, London, se encuentra en las plantas más elevadas del edificio más alto de Europa, The Shard, un diseño del conocido arquitecto italiano Renzo Piano, que hizo levantar -junto a los cimientos histórico puente de Londres-, un edificio de 309,6 m de atura, situándolo como el más alto de Europa y uno de los más originales del mundo por su esbelta forma que nos recuerda a una “Esquirla” de hielo.

A pesar de su acceso casi oculto en la calle St Thomas, nos percatamos de que el hotel respira lujo desde su planta baja con el precioso hall de entrada y sus grandes cristaleras, siempre a juego con los Rolls Royce o Bentley que suelen haber aparcados en las plazas reservadas. Una vez en el interior y con la cálida bienvenida de sus recepcionistas, accedemos al ascensor que nos llevará al hall de la planta 34 en tan solo unos segundos. Al abrirse las puertas encontraremos una de las mejores vistas que jamás hayamos visto. Y es que el hotel ofrece a sus huéspedes unas vistas envidiables desde cualquiera de sus 202 habitaciones repartidas entre las plantas 34 y 52.

Si se dice que después de la vida ascendemos al cielo y es probable que las habitaciones estándar de este hotel sean lo más parecido a ello. Y no es para menos. Cuando abrimos la puerta de una de sus habitaciones es como si la ciudad nos saludaría desde los enormes ventanales que encontraremos junto a nuestra cama King Size. Las habitaciones destacan principalmente por su gran espacio, -la mayoría de aproximadamente 30 m2- y también por su cálida y moderna decoración con toques de cuero en los muebles, centrales de domótica y displays digitales para controlar persianas, climatización, televisión, y su increíble iluminación.

Pero si la habitación es capaz de sorprender a cualquier huésped, también lo hace el cuarto de baño. Completamente revestido con mármol, inodoro calefactado, e incluso televisión en el espejo del lavabo. Si alzamos la vista encontraremos la guinda del pastel; bañera y ducha con cascada frente a los enormes ventanales, donde los baños de agua caliente siempre serán más relajantes mientras contemplamos la capital británica desde las alturas.

El hotel es un atractivo para celebridades y famosos de índole mundial, e incluso para grandes empresarios. Las últimas plantas del edificio albergan las diez suites más lujosas y exclusivas, todas con una decoración temática cuidada hasta el último detalle, varias salas y con servicio personalizado las 24 horas del día. Cada una alberga también una cocina “office” e incluso un salón repleto de detalles, ideal para una cena íntima.

 

El hotel es famoso también por sus exquisitos restaurantes. En la planta 35, junto al lobby, encontraremos el TING Restaurant. Más alto de Londres. Con una decoración claramente asiática y con toques vanguardistas, encontraremos una atmósfera muy acogedora, sobre todo por la noche, cuando las luces de la ciudad se iluminan y muestra todo su esplendor a sus comensales a través de los enormes ventanales. La decoración y la atmósfera juegan en sintonía con cada plato que sale de la cocina; una mezcla de sabores orientales y occidentales son los causantes de estimular nuestros sentidos desde que nos sentamos es una de las mesas junto a las preciosas panorámicas.

Quedarse en el hotel Vs descubrir Londres

 El Shangri-la Hotel, At the Shard, London está equipado con unas instalaciones increíbles hasta el punto de que sin salir de la habitación o del hotel, uno puede llegar a disfrutar de la ciudad solo con sus vistas, la hospitalidad y las diversas alternativas que ofrece este alojamiento.

Para los que buscan el mejor descanso y una experiencia más relajante, en la planta 52 encontraremos el Gong Sky Lounge. Considerado como el bar más alto de Europa, en su interior encontraremos una cuidada y acogedora decoración asiática, que culmina con su piscina central; el Skypool, siempre con las vistas privilegiadas de la ciudad desde las nubes, ofreciendo un escape exclusivo para los huéspedes del hotel. Aquí también pueden disfrutar de relajantes tratamientos de spa, ya sea en la comodidad de sus habitaciones o en las cabinas.

A pesar de que el hotel tenga todo lo necesario para olvidarse por completo de la ciudad, las vistas son una continua atracción para los huéspedes. Y es que desde las alturas o simplemente, desde la habitación, se pueden trazar las rutas turísticas del día e incluso divisar los principales monumentos de gran envergadura, como el Golden Eye, El Tower Bridge, la catedral de San Pablo o el mismísimo Big Ben.

Ante tal atracción, el Shangri-la Hotel, At The Shard, London pone a disposición de los huéspedes el programa Discover London, para que puedan disfrutar de las principales atracciones turísticas de Londres y aprovechar al máximo su viaje. Cada huésped recibirá una London Pass de dos días, que otorga acceso gratuito a más de 70 atracciones, tours y museos en Londres, incluida la Torre de Londres, la Abadía de Westminster y el Museo Británico. Adicionalmente, los huéspedes recibirán una cámara Polaroid para tomar fotos de todas sus experiencias con revelado instantáneo.

 

Un Londres fuera de lo común

El palacio de Buckingham, el barrio de Westminster, Trafalgar Square, London Eye, Picadilly Circus, Camden Market, Tower of London… Son puntos de interés ineludibles y que todos hemos visitado cuando hemos viajado por primera vez a esta apasionante ciudad. Pero un huésped del Shangri-la Hotel, At The Shard, o un turista europeo que visita la capital británica por enésima vez tienen algo en común; conocer nuevos rincones de la capital.

El hotel, como si de una chincheta sobre un mapa se tratara, es el punto de partida para empezar varias rutas hasta llegar al centro, pasando por numerosos puntos de interés. Si bordeamos el paseo del río dirección Este, tropezaremos con varias atracciones y lugares con gran importancia histórica donde será obligado sacar nuestra cámara fotográfica para inmortalizar los momentos, como es el navío HMS Belfast, considerado un icono de las fuerzas navales británicas durante la Segunda Guerra Mundial.

A continuación y siguiendo el paseo de la orilla Este del río Támesis durante unos metros, nos encontraremos con una moderna plaza con varios niveles adoquinados y rodeada de diversos restaurantes y terrazas, que si nos acercamos a la hora del “lunch” estará repleta de trabajadores y oficinistas disfrutando de su “break” mientras respiran un poco de aire fresco antes de volver al trabajo. Si alzamos la vista hacia arriba seremos sorprendidos por el edificio del ayuntamiento, el London City Hall; una redondeada y acristalada mole diseñada por el conocido arquitecto Norman Foster, que alberga la sede de la Autoridad de la Gran Londres.

A partir de aquí las fotografías y los selfies irán aumentando de intensidad. La imagen del célebre Tower Bridge nos acompañará en todo momento. Una vez aquí –antes de cruzar el río- y utilizando nuestra London Pass, es muy recomendable subirse al Tower bridge Exhibition, una visita guiada por el interior de la gran estructura donde conoceremos sus orígenes, ingeniería y donde podremos contemplar unas privilegiadas vistas del río y caminar sobre las impactantes pasarelas de cristal que conectan las dos torres desde lo más alto.

Es hora de acceder a la orilla norte y lo primero que vamos a visitar, es el gran complejo amurallado que hemos divisado durante nuestro paseo por la orilla Sur del río, la Torre de Londres. Una de las fortalezas más importantes del mundo que fue usada por la familia real durante años como refugio, centro de poder y que todavía hoy en día sigue acogiendo las joyas de la corona de Su Majestad, que se muestran al público custodiadas siempre por los famosos Beefeaters o guardias de la fortaleza uniformados.

Desde aquí, una buena manera de llegar al centro y conocer el resto de la orilla Norte, es subiéndose a un crucero por el río Támesis. Es sin duda uno de los mejores modos de ver Londres, recorrer el corazón de la ciudad y pasar por delante de muchas de las atracciones más conocidas de la ciudad, como los edificios del parlamento, el Big Ben, Cutty Sark, London Eye, Greenwich, entre otros. Una de las atracciones donde la cámara fotográfica trabajará a pleno rendimiento.

Ya en el embarcadero de Westminster, se pueden trazar múltiples rutas en dirección hacia el centro de la ciudad. Lo más común es visitar los exteriores del edificio del parlamento, contemplar la belleza del Big Ben desde el Puente del Westminster o subirse al London Eye para llevarse otro recuerdo de Londres desde las alturas.

Una visita indispensable y que cualquier turista debe de conocer es el la Abadía de Westminster; uno de los edificios británicos más importantes en la historia británica. Catalogado como Patrimonio de la humanidad de la UNESCO, no solo albergar la colección de esculturas monumentales más importante de Gran Bretaña, sino que ha sido el lugar de coronación del país desde la coronación de Guillermo el Conquistador en 1066, así como la actual reina Isabel II. En su interior encontraremos las criptas de reyes y reinas, héroes y guerreros, así como de poetas, escritores y científicos británicos de renombre, como Charles Dickens, Geoffrey Chaucer, Dr. Samuel Johnson, Charles Darwin y Isaac Newton. Fue el enclave donde acogió la boda del príncipe William y Kate Middleton en 2011.

Siguiendo con la ruta real, si nos dirigimos hacia el oeste y cruzamos el St Jame’s Park encontraremos un gran monumento en honor a la Reina Victoria y detrás, una de las atracciones turísticas más famosas de Londres, el Palacio de Buckingham, residencia real de la actual reina Isabel II. Es muy aconsejable venir a tiempo para poder contemplar el cambio de hora de la Guardia Real del palacio, que durante 45 minutos los guardias coronados por enormes sombreros de pelo, realizan un desfile al ritmo de diferentes temas musicales, tanto militares, como de otros estilos más actuales. El Cambio de Guardia se lleva a cabo diariamente a las 11:30 horas desde mayo hasta julio. El resto del año se realiza cada dos días, exceptuando los días de lluvia en los que el espectáculo suele ser cancelado.

Para el día siguiente, otra de las rutas indispensables desde el Shangri-la Hotel, At the Shard, London, sería conocer el pintoresco Borough Market, a pocos metros del hotel. Es uno de los mercados de alimentación más grandes de la ciudad y se extiende bajo los arcos del ferrocarril y el London Bridge. Este Mercado es el paraíso de los gourmets, y en él se ofrecen productos de alta calidad y comidas artesanas de toda Gran Bretaña y el continente.

Si seguimos por la orilla Sur del río, y nos dirigimos hacia el Oeste, llegaremos al conocido Puente del Milenio, el primer puente que cruzó el Támesis desde que se construyera el Tower Bridge en 1894. Su cubierta de aluminio completamente peatonal se encuentra suspendida a lo largo de sus 325 m. El lado norte del puente se encuentra cerca de la School of London City y de la Catedral de San Pablo, cuya cúpula destaca en las fotografías, ya que la fachada sur se encuentra alineada con el puente.

La Catedral de San Pablo es el uno de los edificios más emblemáticos que se pueden divisar desde lo alto del Shangri-la Hotel, At the Shard, London y que, al ver su gran cúpula desde lo más alto, nos invade el deseo de visitarla en todo momento. Probablemente el edificio más imponente de Londres, mide 111 m de altura, fue el edificio más alto de Londres desde 1710 a 1962 y ha sido el centro de numerosos eventos nacionales como funerales de Estado, bodas reales y otros muchos más, como la boda del Prínce Charles y Lady Diana Spencer, el 29 de julio de 1981.

Los amantes del patrimonio cultural encontrarán en Londres una larga lista de museos que resulta imposible verlos en una primera visita, incluso para algunos museos será necesario visitarlo durante varios días o en diferentes estancias a la ciudad. Es el caso del Museo Británico una de las colecciones de antigüedades más grandes y famosas que existen. Es el tercer museo más visitado del mundo, por detrás del Louvre de París y del Metropolitan Museum de Nueva York. Alberga más de siete millones de objetos procedentes de todos los continentes. A lo largo de las diferentes salas es posible encontrar cualquier tipo de objeto, desde porcelana china, hasta antigüedades prehistóricas y medievales, o monedas y medallas de diferentes periodos. La parte más llamativas del museo es la sección del Antiguo Egipto, la mejor después de la del Museo Egipcio de El Cairo y donde podremos contemplar Piedra Rosetta, gracias a la cual se han podido traducir los jeroglíficos egipcios.

El Museo de Historia natural es un edificio donde su arquitectura refleja perfectamente la gran riqueza de la época imperial británica. Su interior no pasa desapercibido. Posee una colección interminable sobre objetos de la Tierra y de las distintas formas de vida. Nada más entrar en el museo resulta impactante el enorme hall con una cuidada decoración en el que se exponen algunos animales de gran tamaño, como son el esqueleto de un enorme diplodocus y un mastodonte procedente de Chile. Mas de 70 millones de especímenes y objetos relacionados con el mundo natural; fósiles, minerales, mamíferos, e incluso dinosaurios que, a lo largo de varias salas se pueden observar diversos esqueletos, además de algunas recreaciones de dinosaurios a tamaño real. Una las partes del museo preferidas por los niños.

Y dejando la cultura y los museos de lado, muchos de los turistas que visitan Londres, también lo hacen por las compras. Los más refinados probablemente visiten los lujosos almacenes Harrods, otros lo harán en las tiendas de Regent y Oxford Street y los más urbanitas y alternativos lo harán en las tiendas del Soho o Carnabi. Pero sin duda, todos coinciden en que es obligatorio visitar el Camden Market, Camden Lock y Stables market, un conjunto de mercados que se agrupan alrededor del Regent’s Canal y que se complementa con diversos puesto callejero. El Camden Lock ha ido cambiando a lo largo del tiempo, pero su esencia se ha mantenido fiel a sus principios. Aquí encontraremos una gran variedad de artículos; ropa nueva, de segunda mano, antigüedades, productos de artesanía, joyas, cerámicas y otros artículos con un toque personalizado. Es el lugar preferido de los jóvenes de moda y alternativos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Post relacionados: