Escapada a Narbona

Escapada a Narbona

Narbona, capital de la Galia Narbonensis, residencia de los reyes Visigodos y ciudad arzobisbal, cuenta hoy más de 50.000 ciudadanos.

Puerto céltico en la Antigüedad, lugar de convergencia de civilizaciones desde hace más de 2000 años, Narbona es hija del Mediterráneo por su situación privilegiada. Con sus 17554 hectáreas, la comunidad de Narbona posee el territorio más extenso de la región y el más diverso.

Centrado sobre la Basse Plaine de l’Aude, se extiende de este a oeste desde el mar del Mediterráneo a los contrafuertes de las Corbières Marítimas, englobando la cordillera central de Clape; y de norte a sur a las orillas del río Aude, cerca de la isla de Sainte-Lucie, que integra una buena mitad de los estanques de Bages-Sigean.

Situada sobre el litoral de una de las regiones más turísticas de Francia, Narbona dispone de numerosas ventajas de una estación balnearia (5 km de playa, puerto de esparcimiento…) así como de un centro urbano cargado de historia (patrimonio, museos, Canal de la Robine…). La ciudad se beneficia además de una situación geográfica estratégica.

Siempre dando un homenaje a su célebre madre patria (Roma), se suele decir que «todos los caminos llevan a Narbona».

Place Lamourguier

El museo Lapidario procedente del desmantelamiento de las murallas de Narbona, ordenado por Napoléon III, reagrupa en una iglesia en desuso del gótico meridional, un conjunto de 1300 elementos lapidarios galo-romanos provenientes de los antiguos monumentos de la ciudad. Estudios hechos desde 1980 por los investigadores del Centro Camille Jullian (CNRS Aix en Provence) han reconstituido con éxito algunas partes de estos monumentos antiguos.

Hoy, el Museo Lapidario de Narbona invita a un viaje extraordinario al corazón histórico de su patrimonio gracias a un espectáculo audiovisual. De la Época Romana al Renacimiento, que recorre Narbona y el resto del mundo, a través de un espectáculo de luz o de imágenes y música usted se sumerge en la Historia.

La escenografía ha sido realizada por Gianfranco Iannuzzi (liga www.gianfranco-iannuzzi.com ), artista multimedia y Director artístico de las obras de luz y sonido de Baux de Provence « Catedral de Imágenes » . Este artista ha creado también espectáculos interactivos para el Futuroscope de Poitiers y de numerosas ciudades italianas, entre ellas Venecia.

Canal de la Robine, hoy patrimonio mundial

La Robine termina de tomar su aspecto actual con la supresión a finales del siglo XVIII de los afluentes del Fleix y de Mandirac y la construcción en el siglo XIX de las presas de Mandirac y después de Sainte-Lucie. En la misma época, la concurrencia de la vía férrea perturba el tráfico.

El canal conocerá sin embargo mucha actividad, gracias a la economía vitícola en plena prosperidad. Los muelles de Lorraine y de Alsacia donde se alinean los barriles de los negociantes en vinos, se animan durante un intenso aunque breve período.

Es entre 1872 y 1900 cuando florecen proyectos extravagantes y a veces electorales, sea para acomodar un puerto entre la ciudad y la cordillera de Clape, sea para ir hacia el Canal du Midi, ahora prolongado por el canal lateral de la Garona hasta Burdeos, con las dimensiones de un verdadero canal de dos mares, capaz de hacer transitar del Atlántico al Mediterráneo buques de gran tonelaje, incluso equipo de la flota de guerra francesa!

Todos estos sueños terminarán, la capitanía misma abandonará nuestros canales, pero hoy el turismo fluvial da vida nuevamente al Canal du Midi y a la Robine de Narbona, su filial hacia el Puerto La Nouvelle, conjunto catalogado en el « Patrimonio Mundial de la Humanidad »

VISITAS IMPRESCINDIBLES

La Catedral de Narbona, en todo su conjunto monumental, tanto exterior como interiormente.

El Mercado Municipal, fuente de vida de la ciudad y un lugar perfecto para descubrir y probar los productos locales.

La Vía Aquitania y el Horreum Romano, las galerías subterráneas del siglo I a.C. que sirvieron de almacén de alimentos y mercado público romano.

–  Paseo por el Canal de la Robine

Museo Lapidario de Narbona

CÓMO LLEGAR

La opción más sencilla  es utilizando el transporte ferroviario que ofrece la compañía Renfe-SNCF (Tren de alta velocidad) desde Barcelona hasta Narbona (Francia) con una duración de 2 horas.

 

220px-Renfe-SNCF_en_Cooperación

Más información: www.narbonne.fr

Más información de la región del Languedoc Roussillon aquí: http://es.sunfrance.com

 

Post relacionados: