Azores, recorriendo la Isla de San Miguel

Jardines da Terra Nostra

Azores, recorriendo la Isla de San Miguel

Tras descubrir Ponta Delgada, la capital de San Miguel en las Azores, nos adentramos en una fascinante ruta para descubrir los paisajes más naturales y asombrosos que nos ofrece esta idílica isla

Lago das Empedadas

El Lago das Empadadas está formado por dos lagunas de agua con origen en dos cráteres volcánicos unidos entre sí y localizados en la zona de la Serra Devassa a 14Km. de Ponta Delgada. Gran parte de la zona circundante está ocupada por bosques de cryptomeria y cuenta con un camino alrededor de dos lagunas totalmente ajardinado con azaleas que lo convierte en un lugar ideal para el paseo. Se puede hacer la visita en coche alrededor de las dos lagunas, o a pie si se prefiere disfrutar de la naturaleza. La primera de las lagunas tiene una longitud de 250 metros mientras que la segunda tiene 85 metros: las dos cuentan con un ancho aproximado de 82 metros y una profundidad de ente 3 y 5 metros.

Antiguamente, el agua de estas lagunas abastecía a las fuentes públicas de Ponta Delgada, hacia donde era conducida a través de un largo acueducto de piedra llamado el Muro de las Nueve Ventanas. Aún se conservan restos del acueducto en las proximidades del lago.

Entre las dos lagunas existe una pista forestal que asciende hasta el Mirador del Pico Paúl donde se obtienen unas vistas inmejorables del Lago de Pau Pique que se encuentra a poca distancia. Las islas que constituyen el archipiélago de las Azores están formadas por volcanes submarinos, estando varios de ellos activos todavía, por lo que su actividad en mayor o menor intensidad es continua. Las manifestaciones más palpables a simple vista, y que son carácter definitorio de lo que son las islas azores, serían sus famosas fumarolas, surtidores termales y géiseres.

Las últimas manifestaciones volcánicas en las Azores datan de 1998 y 1999 con la entrada en erupción del volcán de la Serreta a 10 km de la isla de Terceira. Esta actividad se manifestó con la elevación de una columna de vapor a unos 30 metros de altura y la aparición de trozos de lava flotando en las aguas.

Bosque de acceso al mirador del pico de Paul

Cuando la actividad volcánica es extinta o cuando los volcanes están dormidos es frecuente que se formen lagunas en sus cráteres, a costa de las aguas de las lluvias. Estas lagunas, denominadas calderas, se forman cuando se da el colapso o abatimiento de la parte superior del cono volcánico, como resultado del vaciamiento de la cámara magmática si después de la erupción no vuelve a haber recarga de la misma. De esta forma, la falta de presión ejercida por el contenido magmático causa la insostenibilidad del edificio y consecuente colapso.

Las calderas pueden tener variadas dimensiones y la forma de ellas tiende a ser circular o elíptica, a semejanza del cráter volcánico, como sucede con estas dos sábanas de agua que constituyen la bellísima Laguna de las Empadadas.

Lago do Pau Pique

El Lao de Pau Pique se encuentra en un cráter de una erupción volcánica perfectamente circular ocupando un área de 0,15 hectáreas y 700 metros de altura sobre el nivel del mar. Se encuentra rodeado de bosques típicos de la Macaronesia.

Lago do Canário

Este lago se encuentra en la Sierra Wanton ubicado en el fondo de un ancho cráter volcánico. Se encuentra a 800 metros sobre el nivel del mar y está rodeado de bosques típicos de la zona donde predominan los cedros es una zona muy húmeda con gran cantidad de musgos.

Lago do Canário
Lago do Canário

Mirador da Vista do Rei

EL mirador da Vista do Rei se encuentra a 20 kilómetros de Ponta Delgada en dirección al oeste, pero por el interior. Su nombre conmemora la visita del rey Don Carlos y de la reina Doña Amelia, en 1901, quienes quedaron maravillados por las impresionantes vistas. Desde aquí obtenemos la mejor vista de toda la isla. Ante nosotros tenemos los llamados “Lagoas das Sete Cidades”. En primer plano se encuentra el lago verde y un canal de separación que la une con el gran lago azul, cada una de ellas, llamadas así por el color de sus aguas. Llama la atención este mirador tanto por su vista y su altura como por su curiosa vegetación de intensos verdes y una gran plantación de grandes hortensias en primera línea que le otorga un color rosa vivo al entorno.

Lagos das Sete Cidades

Los lagos das Sete Ciudades es la atracción natural más conocida de la isla de San Miguel y una de las 7 Maravillas Naturales de Portugal, un paisaje paradisíaco conocido como la Caldeira das Sete Cidades. Es en sí, una impresionante caldera volcánica de 12 km de perímetro y 7 km de diámetro que se formó por el colapso de un cráter durante una gran erupción en tiempos prehistóricos, aunque su forma actual se debe a la terrible erupción de 1445. Cuenta la leyenda que siete ciudades que fueron fundadas por obispos españoles, posteriormente expulsados, se hundieron en el lugar donde está hoy la caldera.

Las altas y empinadas paredes del cráter se levantan hasta los 300 metros de altura y están recubiertas de vegetación exuberante creando un fascinante contraste con las aguas tranquilas de suaves colores, todo un deleite para la vista.

Dentro del cráter también se encuentra el pequeño pueblo de Sete Cidades, con sus curiosas casas, llama la atención su pequeña iglesia de estilo neogótico que se encuentra medio oculta al final de una carretera estrecha con altos cedros alineados a sus lados.

Otro de los puntos donde se pueden admirar los dos lagos, el canal-puente de separación y el pueblo de Sete Cidades es desde el Mirador do Cerrado das Freiras. A menor altura que el mirador del Rey, es algo más tranquilo que el anterior y al encontrarse algo más bajo de altura, podemos divisar con mayor detalle todo el pueblo y el lago azul. A espaldas del mirador, encontramos el Lago do Santiago que se caracteriza por estar en un cráter pequeño pero muy profundo por lo que sus aguas son de color oscuro.

Mirador da Ponta do Escalvado

Situado a occidente de la isla, cerca de Várzea, en lo alto de una roca escarpada de 150 metros de altura, el mirador Escalvado ofrece una vista panorámica sobre el mar y una amplia zona de la costa oeste de la isla de San Miguel. Desde aquí se avista hacia el suroeste la Punta de Ferraria y hacia el noreste el pueblo pesquero de Mosteiros. Se dice que, en días límpidos, se logra avistar un poco la Isla Tercera y la cumbre de la montaña de la Isla del Pico. En el mirador aún se conserva una pequeña casita blanca (antiguamente de madera) que era utilizada como lugar de vigía de ballenas, actividad principal pesquera de la zona.

Panorámica de Mosteiros
Panorámica de Mosteiros

Mosteiros

La pequeña población de Mosteiros, bañada por el océano Atlántico posee un puerto pesquero, así como una playa de arena oscura. Su actividad principal se centra en la pesca y agricultura. En la época de verano es un destino muy popular tanto por los residentes de la isla como por turistas. Son famosos los atardeceres desde aquí.

Piscinas naturales de Caneiros en Mosteiros
Piscinas naturales de Caneiros en Mosteiros

Piscinas naturales de “caneiros” en Mosteiros

Estas piscinas naturales se encuentran a las afueras de Mosteiros. Formadas a partir de lenguas de lava violentamente enfriadas por el contacto con el agua durante la actividad volcánica sufrida por las islas hace cientos de años, ahora son utilizadas durante el verano para el baño público. El oleaje rompe violentamente contra la primera línea de las piscinas que, a su vez, permite ir llenándolas de forma tranquila.

Molino de Pico Vermello y Ermita de San Antonio
Molino de Pico Vermello y Ermita de San Antonio

Molino do Pico Vermelho en Ajuda da Bretanha

A los pies del Mirador do Pico Vermelho encontramos el molino con el mismo nombre. Este curioso molino de estilo holandés es de los pocos rehabilitados que aún se conservan y que recuerdan la importancia que tuvieron para la actividad rural en las islas. En un lugar de tanto viento, eran utilizados para moler el grano para poder hacer el pan. Junto al molino se encuentra la pequeña ermita de San Antonio construida posteriormente en 1954.

Piscinas naturales de agua caliente en Caldeira Velha
Piscinas naturales de agua caliente en Caldeira Velha

Caldeira Velha

El Monumento Natural y Regional de Caldeira Velha se encuentra en Ribeira Grande y está catalogada como una reserva de la biosfera de gran importancia para la botánica y la fauna típicas de los bosques de Laurisilva, dada la gran diversidad de las especies y la gran abundancia de helechos arbóreos que habitan este monumento natural que, debido al propio clima de la zona, estimula la aparición de especies exóticas de grandes proporciones, como sus helechos del tamaño de árboles. Su relieve accidentado profundamente incrustado en la montaña ha permitido la aparición de un río con pequeños estanques y caudales de agua termal que aflora entre los 27º, 38º o incluso 100º en las fumarolas. Sus características minero-medicinales, se utilizan desde hace siglos para baños. El río es alimentado por aguas termales de origen volcánico que forman cascadas con agua de color marrón debido a la abundancia de hierro existente en el agua. Es de destacar la abundancia de calderas, fumarolas y afloramientos rocosos de colores variados. Su punto más elevado asciende a 628 metros y forma parte de las estribaciones del volcán Fogo, en cuyo cráter está alojada la Lagoa do Fogo. La Caldeira Velha cuenta con un centro de interpretación, así como espacios habilitados para el baño en sus aguas termales.

Lago do Fogo

Localizado en el centro de la Isla encontramos el paraje de Lagoa do Fogo, otra de las grandes atracciones naturales de la isla. Este gran lago azul -unos 2 km de largo por 1 de ancho- ocupa el suelo del cráter de un volcán ya extinto y cuya caldera se formó de manera definitiva tras la erupción de 1563. En este místico lago, rodeado de altas montañas y clima cambiante, abunda la vegetación endémica que transmite un ambiente de serenidad donde reina la belleza natural. Sus aguas son transparentes, hay una pequeña península con una pequeña playa. Ha sido declarado reserva natural.

Lago y Fumarolas das Furnas

La actividad volcánica es una constante en toda la isla de San Miguel, pero es en las Furnas que ésta se manifiesta con más fuerza. En un extremo del lago de Furnas se encuentra la zona de las fumarolas y de los manantiales de aguas termales. Las diferentes calderas liberan vapores constantemente y el tan característico olor a azufre que da fe del origen volcánico de las mismas. Es algo asombroso ver esta verdadera fuerza de la naturaleza al ser liberada, no sólo en las calderas sino también por la tierra, viendo emanar los lodos que burbujean incesantemente. Es curioso ver los hoyos excavados por los restaurantes de la zona para cocer de forma lenta con el propio calor que emana de la tierra sus tradicionales cocidos de Furnas. En el extremo opuesto del lago, encontramos una zona muy tranquila en forma de parque natural presidida por la Iglesia de la Señora de las Victorias a orillas del lago. Una zona perfecta para pasear o hacer rutas senderistas y en verano darse un baño en el lago.

Mirador do Pico do Ferro

Frente a las fumarolas se encuentra el Pico de Ferro de 570 metros de altura, un lugar totalmente privilegiado para admirar la extensión y magnitud del cráter volcánico de Furnas. Es un lugar muy apreciado por los practicantes del trekking.

Parque Terra Nostra

El pueblo de Furnas es un lugar muy visitado, sobre todo durante los meses de verano. Su espléndido jardín botánico, el Terra Nostra Park, fue inaugurado en el siglo XVIII por el entonces Cónsul Americano Thomas Hickling y destacan en él sus magníficos árboles centenarios, exuberante vegetación de todos los rincones del mundo, pequeños estanques, caminos serpenteantes, una piscina de aguas calientes y barros terapéuticos

El Parque se divide en dos zonas: la parte alta, ocupada por las alamedas y bosques más densos, y la zona baja, entre los cauces de la Ribera Amarela y la Serpentina de agua, donde se pueden encontrar paseos, céspedes, estanques y fuentes. Destacan los jardines temáticos de las Cycas, las Endémicas y las Flores de Camelias, así como la Avenida de las Palmeras y la Avenida de los Ginkgos. Las especies más relevantes son los robles, álamos negros y blancos, cedros, araucarias, tulíperos, camelias, helechos arbóreos, hortensias, azaleas y rododendros.

Los visitantes quedan impresionados por el gran tanque termal (estanque a modo de piscina natural) habilitado para el baño, del cual aflora agua a 40ºC enriquecida naturalmente con hierro que le da el color marrón característico, así como calcio, magnesio y otros minerales y oligoelementos esenciales a la piel humana, ofreciendo a los visitantes una sensación de rejuvenecimiento en la piel única. El baño en este tanque termal es muy apreciado tanto por locales como turistas.

Plantaciones de té: Chá Gorreana y Chá Porto Formoso

La isla de San Miguel posee,  junto a su costa norte, las dos únicas plantaciones de té de Europa para fines industriales, la mayor, Chá Gorreana y a muy poca distancia y algo más pequeña, Chá Porto Formoso.

La plantación de té de Gorreana es reconocida internacionalmente y es la más antigua de toda Europa. Esta plantación familiar se encuentra en funcionamento desde 1883, cuando Ermelinda Gago da Câmara y su hijo José Honorato abrieron la fábrica vendiendo la primera producción de tés bajo el nombre comercial de Gorreana. En esta plantación se produce exclusivamente té negro y verde de diferentes calidades. Todo el té deriva de una planta llamada “Camellia Sinensis” que es un árbol pequeño de la familia Theaceae. 

Las preciadas hojas de té crecen a cientos de kilómetros de la contaminación industrial del continente, en las exuberantes colinas verde esmeralda de la finca gorreana en la isla atlántica de são Miguel sin el uso de herbicidas, pesticidas, fungicidas tintados o conservantes y se cosechan de forma semi manual entre abril y septiembre.

Visitada anualmente por miles de personas, la fábrica y el museo de Gorreana, es el lugar perfecto para disfrutar de una taza de té recién cocido mientras se admira la maquinaria original de ‘Marshalls’ que data de la década de 1840. El olor de té fresco y flores exóticas junto a amplias vistas al mar es un paraíso tan excepcional como el té que aquí degustarás y que debe sus características únicas al particular clima, al PH del suelo arcilloso ácido y rico en minerales y, por supuesto, a la brisa marina que azota las plantaciones.

Hoy en día la plantación de Gorreana cubre 13 hectáreas y actualmente produce cerca de 33 toneladas por año. Una pequeña parte está destinada al mercado local de las islas, ya que el resto se exporta por todo el mundo.

A poco más de 2Km de distancia de Gorreana encontramos la casi centenaria Fábrica de Té Porto Formoso, fundada en los años 20 por Amáncio Machado Faria y Maia. Además de ser un lugar maravilloso para visitar, es responsable de la producción del inolvidable té negro, en las variantes Orange Pekoe, Pekoe y Broken Leaf.

El espacio, concebido a modo de museo, proporciona visitas guiadas para sus visitantes. Tras recorrer las antiguas instalaciones y recibir una explicación de la forma de fabricación y recolección de las hojas de té, al final del recorrido, son invitados a probar los tés en la bellísima sala reconstruida a modo de cocina típica micaelense. Una experiencia única es la de probar el famoso Orange Pekoe recién preparado con unas típicas galletas de la región. Dispone de una pequeña tienda donde poder comprar paquetes de té de todas sus variedades.

Mirador de Santa Iria
Mirador de Santa Iria

Mirador de Santa Iria

Dejando atras las plantaciones de té y de regreso a Ponta Delgada, aún en la costa norte, encontramos el mirador, que con una altitud de 190 metros, se sitúa sobre la bahía de Santa Iria, entre las localidades de Porto Formoso y Ribeira Grande. Al encontrarse prácticamente en el centro de la costa norte de San Miguel, nos permite tener una vista tanto hacia al este como al oeste de la característica costa atlántica siempre dominada por el frondoso paisaje verde y los acantilados de mayor o menor altura que paran el oleaje del oceano Atlántico a modo de gigante.

Guia[divider]Guía Práctica[/divider]

CÓMO LLEGAR

La aerolínea portuguesa Azores Airlines dispone de vuelos directos desde Barcelona a Ponta Delgada en la Isla de San Miguel de las Azores con una duración de 3h50 la ida y 3h15 el regreso con unos precios realmente competitivos. Desde Madrid opera vuelos con escala en Lisboa. Para más información sobre horarios y días de vuelo, así como ofertas puntuales en vuelos de ida y vuelta, puedes consultar su página web: www.azoresairlines.pt

Azores Airlines
Azores Airlines

CÓMO MOVERSE

Lo ideal es utilizar coche de alquiler, que te permitirá moverte a tu aire por toda la isla sin tener que cumplir los horarios del transporte público (bus) así como acceder a los lugares más bellos de la isla sin limitaciones. Para ello, os recomendamos la compañía local Varela Rent-a-Car que dispone de una amplia gama de coches nuevos, desde utilitarios, monovolúmenes, 4×4 o coche de alta gama. Podéis beneficiaros de descuentos y promociones desde su página web: www.varelarentacar.com

La recogida y posterior entrega del coche se realiza en el Aeropuerto João Paulo II, justo en la zona de llegadas encontraréis sus oficinas.

Hotel Marina Atlantic  Twin room
Hotel Marina Atlantic Twin room

DÓNDE ALOJARSE

Lo ideal es alojarse en Ponta Delgada para luego realizar excursiones de un día por toda la isla de San Miguel. Para ello, os recomendamos un buen hotel como es el Hotel Marina Atlántico de 4* (Avenida João Bosco Mota Amaral 1, Ponta Delgada) que dispone de parking propio para el coche de alquiler y un excelente spa con todos los servicios que será de agradecer después de una jornada de coche por toda la isla. Además, cuenta con un excelente almuerzo tipo bufet con una variada oferta internacional además de ofrecer gastronomía local para los paladares más exigentes a la hora de probar productos locales.

Más información y reservas en: www.bensaude.pt/hotelmarinaatlantico

Post relacionados: