Flandes con estilo

Flandes con estilo

Para poder descubrir todo el encanto de Flandes, te proponemos descubrir dos aspectos muy contrastados el uno del otro: el diamante y el cómic. Partiendo del punto de que los dos son obras de arte, intentaremos plasmar una ruta que satisfaga los deseos de los viajeros más exigentes.

BRUSELAS

Para empezar, la llegada es incondicionalmente para la capital belga, Bruselas. Seguida de la pequeña, pero encantadora Malinas. Y para finalizar, la deslumbrante Amberes. Bruselas es un excelente punto de partida para realizar una ruta por Flandes. A pesar de del hecho de que es sede del Parlamento y Comisión europeos, así como la de la OTAN y grandes empresas internacionales, Bruselas y sus gentes conservan su ambiente provinciano, antiguos barrios populares y una rica vida cultural, si por algo se caracteriza la ciudad es por ser cosmopolita. El punto de partida de una visita a la ciudad podría ser la impresionante Grand Place, con sus edificios gremiales y el Ayuntamiento. Paseando por las callejuelas llegarás a la famosa estatuilla del Manneken Pis. Los camareros de la mítica Rue des Bouchers te intentarán atrapar para cenar en una de sus terrazas, pero podrás relajarte del bullicio en las Galerías de St Hubert, las primeras galerías comerciales cubiertas de Europa, o en el interior de la Catedral de San Miguel y Santa Gúdula, famosa por sus vidrieras. Si lo que queremos es visitar la ciudad con un estilo de cómic, puedes seguir la ruta por el centro recorriendo las más de 30 fachadas pintadas con temas de cómic relacionados con Bruselas y finalizar en el Centro Belga del Cómic, otro buen ejemplo de arquitectura Art Nouveau. En las afueras de la ciudad podrás pasear por el recinto de Bruparck, donde se encuentra el Atomium o por los parques y bosques que rodean la ciudad. Recuerda que te esperan su gastronomía, escaparates, tiendas de bombones (Godiva o Leonidas) o cafés que te sorprenderán por su calidez. Bruselas te espera con los brazos abiertos para enseñarte todo lo que posee.

MALINAS

Está situada a tan solo veinticinco kilómetros de Bruselas. En su día fue la capital de los Países Bajos en la época de los duques de Borgoña. Hoy es la capital eclesiástica de Bélgica, además de la ciudad de los carillones, los tapices y el curioso Museo del Juguete. La Plaza Mayor está llena de edificios históricos con suntuosas fachadas. Está dominada por la estatua de Margarita de Austria, que gobernó la ciudad durante el periodo borgoñón. El edificio más imponente es el Ayuntamiento, situado en el antiguo Salón de los Tejidos. Muy cerca verás la Catedral de San Romualdo, cuya parte más destacada es su imponente torre, una de las más bellas de Flandes. Domina la ciudad desde sus 97 metros de altura y en ella se encuentran sus dos famosos carillones con 49 campanas.

Tampoco deberías perderte el Museo del Juguete, con una colección permanente y exposiciones temporales, ni el parque zoológico de Planckendael, ideal para visitar en familia. A este parque, de 40.000 hectáreas, podrás acceder en barco saliendo de Malinas (el embarcadero se encuentra detrás de la Estación Central). Desde el 21 de marzo de 2009, la torre de San Romualdo ha sido reconocida por la UNESCO como patrimonio del mundo. Para ascender a ella hay que subir más de 500 peldaños y por el camino descubrirás los secretos del campanario. Arriba te espera un precioso panorama que hará que el esfuerzo haya merecido la pena.

AMBERES

Finalmente llegamos a Amberes, una ciudad abierta, cosmopolita, famosa por su Catedral gótica, por ser Centro Mundial del Diamante, y por ser cuna no sólo del histórico Rubens, sino también de personajes más contemporáneos como los diseñadores llamados los «Seis de Amberes». Es la segunda ciudad más importante de Flandes y está situada a orillas del río Escalda, una posición que ha contribuido a determinar la dimensión internacional de la ciudad.

En Amberes se encuentra una de las comunidades judías más importantes de Europa. Y fueron precisamente los judíos quienes iniciaron aquí el negocio de los diamantes, actualmente de gran importancia. ¿Sabías que Amberes concentra el 85% de la producción mundial de diamantes en bruto? ¿Que Amberes tiene 3 bolsas, más de 1.500 empresas, 350 talleres y varias escuelas donde se enseña el arte de pulir diamantes? Y todo ello concentrado en las pequeñas calles en torno a la Estación Central. Visita las numerosas tiendas, el Museo del Diamante o el showroom Diamondland donde, además de ver cómo talladores profesionales trabajan esta piedra preciosa, podrás adquirir joyas a precios increíbles. Al otro extremo de la ciudad, en torno a la Grote Markt o Plaza Mayor, se concentran las calles y los edificios más bonitos de Amberes. La propia Plaza Mayor, con sus edificios gremiales de los siglos XVI y XVII, es una auténtica joya. En Amberes te sorprenderá también la gran cantidad de tiendas de moda. Los impulsores de esta tendencia son los «Seis de Amberes», Dirk Bikkembergs, Ann Demeulemeester, Walter Van Beirendonck, Dries Van Noten, Dirk Van Saene y Marina Yee, seis diseñadores que han adquirido fama internacional y que actualmente cuentan con tiendas por todo el mundo. ModeNatie, el centro de la moda de Amberes, alberga la asociación sin ánimo de lucro FFI (Flanders Fashion Institute), el Museo de la Moda (MoMu) y el departamento de moda de la Real Academia de Bellas Artes de la ciudad. Vale la pena visitar este centro para conocer más de cerca este aspecto de la ciudad. Y es precisamente este ambiente de modernidad el que se respira en todos los bares y restaurantes de Amberes. Encontrarás una ciudad dinámica, jovial y actual, donde los jóvenes son los verdaderos protagonistas.

INFORMACIÓN TURÍSTICA:

OFICINA DE TURISMO DE BÉLGICA
Moll de Barcelona s/n – WTC – Ed. Este Pl. 6ª
08039 Barcelona – Tel. 93 508 59 90
www.flandes.net
www.antwerpen.be

Post relacionados: