Descubriendo la región del Gard (Francia)

Descubriendo la región del Gard (Francia)

Un lugar donde la cálida luz del sol envuelve lugares asombrosos con un patrimonio y diversidad fascinante. Cada noche de verano, el Pont du Gard, joya  arquitectónica de la civilización romana, se viste de luces para ofrecer al público una velada de contemplación y ensueño.  

 

EL PRESTIGIO DE UN PASADO DE ESPLENDOR

Sus intrincadas callejuelas son evocadoras de su glorioso pasado medieval. Uzés fue el primer Ducado de Francia a la vez que sede del Obispado. La arquitectura de la ciudad guarda la impronta del medievo a pesar de la ruina causada por las guerras de religión que asolaron Francia y la posterior Revolución. Uzés fue conocida también como una prospera ciudad cuya producción industrial basada en la elaboración de la seda que se usaba para fabricar medias para las señoras.

Recorrer la ciudad despertará, sin duda, nuestro interés por visitar su jardín medieval, cuya historia es propiamente la de la ciudad. Dos castillos eran en el siglo XI los que dominaban la ciudad, el Castillo de Bermond y el Castillo de Raymond, apellidos de los dos señores de Uzés, el primero se convertiría posteriormente en ducado, el Jardín Medieval se ubica en el Castillo de Raymond.

En el Castillo de Raymond nos aguarda una atlética experiencia al ascender a su torre para contemplar la panorámica de la ciudad. Constituye un auténtico esfuerzo físico, la escalera de caracol que asciende al mirador, curiosamente se hace más estrecha y angosta a medida que se va ascendiendo por ella. En su cima la visión panorámica de la ciudad nos permite ubicar los edificios más importantes que la configuran. A sus pies emerge el Jardín Medieval, desde 1995 el público visitante puede disfrutar de este jardín ambientado en los que a finales de la edad media se cultivaban tanto hortalizas como plantas medicinales. Más de 400 especies se encuentran en estos jardines. A la entrada se ubica un centro de información donde podremos documentarnos debidamente, así como adquirir algunas especies aquí cultivadas, como un delicioso digestivo a base de regaliz y otras hierbas.

El centro neurálgico de la ciudad está emplazado por la Place aux Herbes. En ella a todas horas se encuentra gente transitando. Es punto de reunión, y en su centro una inmensa fuente donde borbotea incesantemente finos chorros de agua. Uzés está vinculada plenamente a la cultura del agua ya que por aquí pasa el acueducto Romano que desde Pont du Gard suministraba agua a la ciudad de Nimes. Alrededor de esta plaza se encuentran numerosos comercios como anticuarios, “boulangeries” y restaurantes, así como vinaterías donde podremos encontrar una excelente variedad de vinos y aceites; en un día de mercado merece la pena ser visitada por los excelentes productos de la región y su colorido.

La Catedral de Saint Théodorit fue la sede episcopal desde el año 1090. Destruida y reconstruida en varias ocasiones, la actual edificación data del año 1652. La fachada actual es de estilo neorrománico y el interior abovedado de ojivas mucho más rico y espléndido de lo que se conserva hoy en día.

Durante todo el año concurren en la ciudad un amplio repertorio de eventos, como el fin de semana de la trufa, el diamante negro exquisito y muy cotizado, festivales de danza, las famosa noches musicales dedicadas a la música Clásica y al Barroco, y espectáculos ecuestres, entre otros.

EL PUENTE DEL GARD

Sin duda hay que reconocer que el Languedoc-Rousillon es una de las regiones mas bellas de Francia. Tal vez sea por su clima Mediterráneo o por la luz característica que acaricia esta tierra, que alberga y esconde singulares parajes de gran belleza y cargados de historia, pasada y reciente. Una de las maravillas que siempre apetece descubrir durante un viaje, sea monumental o paisajística y que nos colme de satisfacción por haber tenido el privilegio de admirar, se esconde en el Gard.

Cerca del ducado Uzés en un marco de incomparable belleza, el esplendor del Puente del Gard se yergue majestuoso, impertérrito, sobre el lecho del río que lleva su nombre, el Gardon, cuyas sinuosas gargantas fruto de la erosión y el paso del tiempo no dejan de asombrar a su visitantes.

El puente, que no es un puente, sino un acueducto, fue construido por quienes son los padres de nuestra civilización. Roma y su imperio en el apogeo de su esplendor trazo las líneas maestras para el progreso y expansión de su dominio, construyendo calzadas, ciudades y acueductos, de los cuales sus vestigios, en mayor o menor grado de conservación, han llegado hasta nuestros días. Claro ejemplo es este magnífico acueducto.

Los 50 kilómetros originales de su trazado para hacer llegar la ingente cantidad de agua que necesitaba Nimes, supusieron para los ingenieros de la época una colosal obra.

Contemplar desde la base del puente, sus 49 arcos y 49 metros de alto, no deja de maravillarnos. Para comprender mejor como se realizó esta singular obra que forma parte del Patrimonio Mundial de la UNESCO desde 1985, es esencial, sin duda, visitar el centro de interpretación y el museo que aquí se encuentra. Este centro está abierto todo el año y permite al visitante recorrer las diferentes instalaciones a un ritmo tranquilo que puede durar un par de horas o media jornada. En su interior, reconstrucciones de los electos cotidianos a escala, como el trazado integro del acueducto, secciones del mismo a escala real, espacios domésticos de los propios constructores, así como puntos interactivos, harán que la visita sea a la vez que instructiva, no deje de ser amena y apasionante para todos los públicos.

Las instalaciones del centro acogen exposiciones de arte temporales, festivales de música y emisiones de radio en directo de los conciertos.

De principios de Julio hasta finales de Agosto, todos los días se ilumina el puente a partir de las 22:00h. Un conjunto de proyectores ubicados en sus tres niveles, hacen que una infinita paleta de colores, con una amplia gama de intensidades y tonos, envuelvan el monumento subrayando sus líneas verticales y horizontales, acentuando sus ángulos y evocando impresiones poéticas en los momentos crepusculares de las noches de verano, destacando mas si cabe la magnificencia de este monumento milenario bajo la bóveda celeste.

EN JUNIO PONT DU GARD SE VISTE DE LUCES

Si propiamente el puente es un soberbio espectáculo de día, desde cualesquiera de sus ángulos en las noches de Junio, el  poder disfrutar del espectáculo que entremezcla en una soberbia puesta en escena, video, música y pirotecnia en un alarde de sutileza y creatividad. Durante una hora el espectáculo nos conducirá a través de un viaje, en el que las continuas secuencias de imágenes proyectadas sobre el puente como telón de fondo y la música que lo envuelve en una atmósfera creada para el ensueño, hace que nuestra imaginación vibre de emoción. Un fascinante espectáculo que tienen oportunidad de disfrutar 40.000 espectadores en un decorado natural como es el Pont du Gard.

Al pie del gran puente, uno de los mejores lugares para poder disfrutar del espectáculo, es desde el restaurante de Les Terrases. Arropado por un bosque de plataneros, es un placer degustar la excelente cocina Mediterránea de temporada en este antiguo albergue del siglo XIX que regenta Jérôme Nutil chef con una estrella Michelin por su creativa cocina.

El entorno del Puente del Gard forma parte de los 10 lugares franceses que actualmente detentan la etiqueta de Gran site de France.

 

GUÍA PRÁCTICA

COMO LLEGAR

La opción más sencilla para aquellos que viajan a la Región del Gard desde Barcelona, es utilizando el transporte ferroviario que ofrece la compañía Renfe-SNCF (Tren de alta velocidad) desde Barcelona hasta Nimes (Francia) con una duración de 2,5 horas.

220px-Renfe-SNCF_en_Cooperación

 

Cómo llegar a Uzés

Desde Nimes, por carretera D979 se tarda aproximadamente 30 minutos.

Qué ver

La Place aux Herbes

Los Jardines Medievales

La Catedral de San Théodorit

La Oficina de Turismo, instalada en la antigua Capilla de los Capuchinos, aquí podemos obtener toda la información relativa a la ciudad y comarca.

www.uces-tourisme.com

Dónde comer

En Terrois, en numero 5 de la Place aux Herbes,  Boutique–Restaurant, además de degustar la excelente cocina de la región, tendremos la oportunidad de poder adquirir aceites y vinos, miel, aceitunas, confituras y especias que forman parte de la rica variedad de productos de la zona.

Cómo llegar a Pont du Gard

Se puede acceder por dos sitios, por la orilla derecha desde Remoulins (RN 100) o por la orilla izquierda Vers Pont du Gard (D81), Nimes se encuentra a 27 km.

Horarios: espacios al descubierto de 9:00a 19:00h en julio y agosto de 9:00h a 20:00h, abierto todos los días del año los 7 días de la semana.

www.pondugard.fr

 

INFORMACIÓN TÚRISTICA

www.sunfrance.com

www.franceguide.com

 

Post relacionados: