La Ruta de la Romanidad: Siguiendo la vía Romana en el Languedoc Rousillon

La Ruta de la Romanidad: Siguiendo la vía Romana en el Languedoc Rousillon

Cuando surge la conversación entre amigos de cual es nuestro origen cultural, siempre digo que realmente somos hijos de Roma. He ahí que tal afirmación a veces deja atónitos a ciertos interlocutores. Pero sólo tenemos que reflexionar en la evolución de nuestra sociedad como tal y nos daremos cuenta que, las bases de la misma emergieron y expansionaron hace más de dos mil años, en un pequeño valle rodeado de siete colinas, Roma.

  La necesidad  hizo que los primeros romanos salieran a comerciar allende de sus fronteras, para más tarde cruzar mares y montañas, construyendo asentamientos y levantando fortificaciones para convertirse a posteriori, en pueblos o ciudades.  Entre sus construcciones los acueductos para suministrar agua potable a los asentamientos, así como caminos y carreteras para comunicarlos. Estas son algunas de las herencias que a día de hoy consideramos como vestigios del que fuera el más grande de los imperios.

  De estos caminos, el que mayor influencia tuvo en la ribera mediterránea, sin duda fue la Vía Domitia. Calzada por la que transitaron hasta Hispania desde Roma expandiéndose y estableciendo alianzas o sometiendo a los diferentes pueblos que se encontraban en su avance. El comercio con estas poblaciones supuso en breve tiempo la romanización de los mismos, llegándose a convertir los pequeños poblados en nuevos pueblos romanizados y los asentamientos inicialmente militares, en futuras ciudades, en cuyos términos se edificaron importantes villas de prósperos comerciantes y notables patricios. Por ello se adoptaron las leyes y costumbres de Roma, así como nuevos oficios, pasando de ser sociedades cazadoras a recolectoras. Entre los nuevos oficios, la arquitectura también se impuso, levantándose monumentos como templos a los nuevos dioses romanos, teatros y anfiteatros, sistemas de desagüe y canalizaciones de agua potable como los grandes acueductos o el adoquinado de las vías públicas y de principales vías de comunicación. Una de las nuevas formas de esta sociedad fue la adopción de los gremios, que ya en roma estaban definidos, por ello hoy se encuentran vestigios del gran desarrollo que llegaron a alcanzar, alfareros, pescadores, panaderos, curtidores, herreros, etc.… En lo que hoy es el Languedoc Rousillon transcurre uno de los tramos más importantes de lo que fue la Vía Domitia entre Nimes y Narbona. Entre los vestigios se encuentran asentamientos y poblaciones galo-romanas de gran valor histórico y gracias a ellos podemos entender la magnitud del legado que supone para nuestra cultura actual.

  LOS OPIDUM Un Opidum se define como un asentamiento en lo alto de una colina o lugar elevado que permitía su defensa con una posición de ventaja sobre sus posibles enemigos. Por ello en si mismo se constituye como un poblado fortificado, ofreciendo una protección natural a sus habitantes. Este tipo de construcciones es característico en lo que fue la Galia meridional, situándose en los periodos de la edad del bronce hasta la conquista y donación romana. Los Opidum más destacados de la región son: Ensérune El Opidum de Ensérune fue habitado desde el siglo VI A.C., hasta el siglo I de nuestra era, en él se encuentran los restos arqueológicos de las edificaciones construidas que eran construidas de cañas y barro o adobe. También, se encuentran  silos para grano y reservas de provisiones que fueron construidos aprovechando las piedras naturales en las que excavaban. También se pueden visitar un museo que consta de tres plantas y que, recorrido de forma cronológica, nos permitirá el comprender el modo de vida de los Galos que aquí habitaron y que después de la conquista de la Galia por Roma, se convirtieron en ciudadanos Galo-Romanos. Esta comunidad fue muy prospera dado a estar ubicada en lugar de paso y con una cercanía próxima a la costa, permitiendo así poder comerciar en lo que fuera una encrucijada de civilizaciones. Ambrussum Al igual que otras fortificaciones, primero Galas y posteriormente romanas, aprovechaban los emplazamientos estratégicos o defensivos de las tribus locales. El Opidum de Ambrussum se encuentra en una posición elevada, sus primeros pobladores datan del periodo Neolítico, así lo constatan los restos hallados en las excavación. En el siglo IV a.C. los galos que lo habitaban, fueron los que empezaron la construcción de las imponentes murallas que aún se conservan. Ya alrededor del año 120 a.C., cuando el procónsul Cneo Domicio cruza el Rodano con sus legiones, se inicia en ese momento la conquista de la Galia hasta ser sometida a Roma. La Vía Domitia es construida para poder conducir los convoyes militares y a la vez comerciales, contribuyendo así el desarrollo de la que fuera la esplendorosa provincia romana de la Galia Narbonenis. Como lugar de paso deja de tener un protagonismo militar y se constituye en un escenario más comercial.  Así emergen hosterías y comercios, que hacen que se construyan en los alrededores villas de cierto relieve con un característico estilo romano. Existe un pequeño museo donde se encuentra una maqueta del asentamiento así como restos de vasijas y otros elementos de la vida cotidiana de la época. Aunque el asentamiento gradualmente es abandonado, hasta el siglo V de nuestra era, sigue siendo un enclave de importante tránsito. Nos lo demuestra los restos del antiguo puente de Ambroix, que jugó un papel fundamental dentro de la Vía Domitia, contribuyendo a la expansión del imperio. Esta formidable estructura de la que sólo queda uno de sus arcos, se considera que inicialmente disponía de 11 arcos y su longitud era de 175 metros. VILLA GALO-ROMANA DE LOUPIAN En Loupian se encuentra el centro de interpretación de la “Villa galo-romana de Loupian”. Es la más veraz y fidedigna reconstrucción sobre restos arqueológicos de una villa dedicada a la explotación agrícola desde el siglo I a.C. hasta el siglo VI d.C.  En su primera época se constata la producción de cereales, cultivo de viñedos y producción de vino, cría de ganado y pesca. En el siglo II d.C. la producción de vino alcanza su mayor auge, dado que se han descubierto importantes restos de unas grandes bodegas junto con un taller de alfarería para fabricar grandes ánforas.  En el interior del centro de interpretación se encuentran las restos de una villa galo-romana clásica, con su zona residencial, decorada con unos espectaculares mosaicos y un frigidarium  (baño de agua fría). Toda la instalación puede ser visitada a través de una pasarela elevada, lo que permite al visitante poder observar en todo su esplendor, la distribución de los aposentos de la villa, mosaicos y lujosos refinamientos de la época. Cada año se celebran las jornadas Romanas de los Agustales, una estupenda ocasión para poder disfrutar en familia de un espectáculo de reconstrucción histórica.

  PONT DU GARD Una  de las visitas ineludibles para poder comprender la importancia del legado que proporcionó la romanización de las tierras de la Galia, es sin duda poder admirar la colosal obra arquitectónica del Pond du Gard. Este acueducto es único por sus dimensiones, su altura de 48 metros, le otorga ser el acueducto romano más alto del mundo. Clasificado desde 1985 Patrimonio Mundial de la Humanidad, constituye en si mismo junto a su excelente estado de conservación, como una de las grandes obras de ingeniería  de la época, así como ejemplo único de puente de 3 plantas. Y como curiosidad, destacar que tan solo se emplearon 5 años en su construcción, trabajando en tan magno proyecto más de mil hombres. Construido en el año 50 d.C., durante el reinado de Claudio Nerón, es una muestra del alto conocimiento técnico de los ingenieros romanos. Fue proyectado para suministrar agua a la colonia de Nemausus, hoy conocida como Nimes. La visita al museo nos permite adentrarnos en el mayor centro de interpretación de la Romanidad en Francia.  Equipado con tecnología y medios vanguardistas, nos permite comprender la evolución y construcción del  acueducto.

  MÁS INFORMACION EN : Museos, Museo d’Ensérune / 34440 Nissan Lez Ensérune Tel 00 33 4 67 37 01 23 / http://enserune.monuments-nationaux.fr Villa Gallo-Romana de Loupian / RD 158 E4 / 34140 Loupian Tel. 00 33 4 67 18 68 18 / www.loupian.fr/Villa_Gallo-Romaine.html Lugar arqueológico y Museo d’Ambrussum Museo d’Ambrussum / Chemin d’Ambrussum / 34400 Villetelle Tel. 00 33 4 67 02 22 33 / www.ambrussum.fr COMO LLEGAR La opción más sencilla para aquellos que viajan a Sète desde Barcelona, es utilizando el transporte ferroviario que ofrece la compañía Renfe-SNCF (Tren de alta velocidad) desde Barcelona hasta Nimes (Francia) con una duración de 2 horas. Para recorrer los lugares históricos es necesario  desplazarse en coche. 220px-Renfe-SNCF_en_Cooperación Más información de la región del Languedoc Roussillon aquí: http://www.sunfrance.com    

Post relacionados: