Ruta del Vino de Rioja Alavesa

Ruta del Vino de Rioja Alavesa

Comparte este contenido rápidamente en:

El enoturismo está en pleno auge, fruto del cual surge la Ruta del Vino de Rioja Alavesa, un original producto turístico que, fiel a su propósito de promoción de esta comarca vitivinícola, engloba en su seno un gran número de establecimientos hoteleros, bodegas, restaurantes, vinotecas, museos temáticos del vino, bares, agencias de VIAJES y tiendas especializadas que ofrecen al visitante un amplio ABANICO de propuestas de ocio para pasar cualquier fin de semana o VACACIONES siendo partícipe del encanto de sus rincones, de la hospitalidad de sus gentes, de su tradicional gastronomía y, sobre todo, de los insuperables caldos elaborados bajo la Denominación de Origen calificada Rioja. Sin duda, un destino ideal para PROGRAMAR una escapada que no dejará a nadie indiferente y que hará las delicias de las personas interesadas en descubrir todos los misterios que encierra el mágico universo del vino.

 

UN PLACER LLAMADO RIOJA ALAVESA
La comarca por la que discurre la Ruta del Vino de Rioja Alavesa está situada en el sur de Euskadi, al margen de la ribera del Ebro y protegida por la vertiente sur de la Sierra de Cantabria. Queda conformada por su capital, Laguardia y 14 municipios más (Baños de Ebro, Kripan, Elciego, Elvillar, Labastida, Lanciego, Lapuebla de Labarca, Leza, Moreda de Álava, Navaridas, Oyón, Samaniego, Villabuena de Álava y Yécora).

Estos pueblos, vinculados tradicionalmente a la cultura del vino, conservan aún el encanto de las villas medievales levantadas entre viñedos y atesoran un vasto patrimonio natural, arqueológico y artístico.

Habitada por unos 12.000 habitantes, este territorio cuenta con 13.500 hectáreas de viñedos, y cerca de 400 bodegas donde se elaboran anualmente alrededor de 100 millones de botellas de vino, bajo el sello del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Calificada Rioja.

La proximidad entre municipios y los buenos accesos, son la excusa perfecta para perderse entre paisajes increíbles donde conviven mosaicos de viñedos interminables, salpicados de olivos y dólmenes milenarios y majestuosas bodegas centenarias junto a las más arriesgadas y vanguardistas propuestas arquitectónicas del momento. Y, todo ello, en perfecta armonía.

EL PAISAJE Y SUS GENTES
La Ruta del Vino de Rioja Alavesa es por sus dimensiones moderadas y buenas comunicaciones, una ruta que invita a ser recorrida de sol a sol, entre naturaleza, arte, gastronomía y gentes que saben que la convivencia, la hospitalidad y la bienvenida a forasteros son una forma de vida.

Pero, además, es un itinerario repleto de actividades durante todas las épocas del año que pretende realzar un nuevo concepto de turismo. A las singulares experiencias en viñedos y bodegas, al propio atractivo paisajístico de la escapada, el viajero puede sumar reclamos como fiestas populares, excursiones a medida, agroturismos y hoteles y locales acogedores y llenos de encanto para pernoctar o saborear una gastronomía fiel a sus raíces.

CALADOS, COLORES Y FORMAS
Las bodegas, en sus múltiples tipologías, constituyen el corazón de esta Ruta. Las hay ubicadas en calados ancestrales donde aún se mantiene la tradición elaboradora artesana y también las hay novísimas, diseñadas por algunos de los mejores arquitectos del mundo. Es la seducción de los contrastes que se merece el vino como algo festivo que trata del placer y la alegría.

La calidad de sus caldos se debe, en gran medida, al suelo arcillo-calcáreo, al clima y a la ubicación de los viñedos tras la Sierra de Cantabria, así como al cuidado de sus gentes en conjugar el legado histórico de elaboración y las nuevas tecnologías. La mayor parte del vino que se produce se elabora a partir de la variedad Tempranillo.

Es un tipo de uva apta para envejecer, de buen color y moderada acidez. Otras variedades con las que nos podemos encontrar son: el viura, la garnacha, el mazuelo, y graciano, la garnacha blanca y la malvasía. Como características generales, el extraordinario vino tinto de Rioja Alavesa tiene un color brillante y vivo, un fino aroma, un sabor afrutado y un paladar agradable. Su graduación oscila entre los 11 y los 13 grados.

DE VILLA EN VILLA
Laguardia, capital de la zona, emerge alargada y orgullosa en lo alto de un cerro. Es una pintoresca y pequeña población que tiene algo de irreal, de fábula, con sus calles empedradas y angostas, con sus viejas murallas y con ese toque de distinción medieval que tanto apasiona a los viajeros. Su infraestructura hotelera, gastronómica y de servicios resulta casi inaudita para una villa de sólo 1500 habitantes, lo que da fe de su importancia como atractivo turístico.

El resto de poblaciones de la Ruta del Vino de Rioja Alavesa constituyen también un mosaico irresistible de recursos patrimoniales, cascos históricos, bodegas con personalidad, gentes afables y estampas paisajísticas que inequívocamente sitúan al viajero en una tierra que ha hecho del vino y de todo lo que le rodea su razón de ser.

Existe un sinfín de actividades a realizar en cualquiera de sus poblaciones, pero casi como obligación sugerimos uno o varios cursos de cata ya que en cada uno aprenderás cosas distintas en base a la pasión del bodeguero y la escala de valores personales que aporta de forma distinta cada uno de ellos a la hora de valorar un buen caldo.

INFORMACIÓN TURÍSTICA

Ruta del Vino Rioja Alavesa
Tel. información 902 11 40 50
www.rutadelvinoderiojaalavesa.com

Oficina de Turismo de Laguardia
Palacio Samaniego – Plaza de San Juan
01300 Laguardia – (Álava)
Tel. 945 600 845
www.laguardia-alava.com

Oficina de Turismo de Labastida
Frontín, 3. 01330 Labastida.
Tel. 945 331 818
www.labastida-bastida.org

Oficina de Turismo de Elciego
(Casa de los Maestros.C/ Norte, 26
01340 Elciego (Álava)
Tel. 945 606 166
www.elciego.es

Diputación Foral de Álava
www.alava.net

Turismo de Euskadi
www.turismoa.euskadi.net

 

Post relacionados: