Dakar, la puerta turística del Senegal

Dakar, la puerta turística del Senegal

Al hablar de Senegal, rápidamente asociamos el nombre Dakar, su capital y el famoso rally que durante años ha sido el referente de una de las mayores aventuras que se han desarrollado en África durante la última década., por ello se ha convertido su capital, Dakar en la puerta turística del Senegal

Senegal realmente es un país con un potencial turístico impresionante y además por descubrir. Siendo uno de los más estables y seguros de la región.

Ofrece al viajero una muy interesante oferta turística, desde hoteles de lujo en Dakar, resorts en playas paradisíacas, cruceros por río, excursiones a reservas animales, el famoso lago rosa o la pesca extrema en Saly.

Isla de Gorèe

Todas las opciones que se nos ofrecen son interesantes y nos aportarán experiencias enriquecedoras y fascinantes. Uno de los puntos de interés que más nos conmueve, y que es de obligada visita por su singular encanto, es la isla de Gorèe, también llamada “isla de los esclavos”.

Situada frente a la costa de Dakar, ofrece una posición estratégica natural al dominar sus costas. Desde su descubrimiento por el marino portugués Dinis Díaz en 1444, esta pequeña isla sufrió constantes avatares, siendo objeto de incesantes saqueos e invasiones por parte de las potencias europeas.

La colonización

Portugueses, ingleses, franceses y holandeses batallaron por tener la soberanía – fueron los holandeses quienes la bautizaron como Good Ree (“buen puerto”) y tristemente fue el último trozo de tierra africana que vieron miles de hombres, mujeres y niños africanos convertidos en esclavos, que desde aquí serían embarcados hacia su último y aciago destino.

Goré un lugar de peregrinación

Hoy en día es uno de los puntos turísticos más visitados; caminar por sus estrechas callejuelas de arena ocre-rojiza, desde el embarcadero donde nos dejara el ferry, constituye ya de por sí una aventura.

Exponente de la arquitectura colonial

Las edificaciones conservan un marcado estilo colonial, conservando inalterado su singular aspecto; las florecidas exuberantes de las buganvilias  contrastan con los tonos pastel del ocre y burdeos de las paredes de las fachadas y el azul de las puertas de lo que antaño fueron mansiones señoriales.

Sin duda uno de los edificios más emblemáticos de la isla y que actualmente es punto de visita obligada es la Maison des Esclaves o Casa de los esclavos, declarada por la UNESCO, patrimonio histórico de la humanidad.

Museo y memorial

Es hoy un museo, memorial permanente del trágico infortunio sufrido por millones de seres humanos africanos. Edificio de dos plantas, se encuentra a orillas del océano y en sus mazmorras, ubicadas en la parte baja del edificio, se hacinaban los esclavos hasta ser embarcados a través de una puerta (la llamada puerta sin retorno) por la cual se accedía directamente al mar donde se encontraban anclados los barcos que les transportarán hacia las nuevas colonias de América, Guayana, Guadalupe y Martinica- que fueron los principales destinos.

No hace falta detallar, pues es fácil imaginar visitando el lugar, las infames y dantescas condiciones en las que sobrevivían: celdas para esclavos, celdas para esclavas y celdas de castigo que aún conservan algunos grabados en sus paredes de los desdichados que por aquí pasaron.

El piso superior, en lo que fueron las dependencias del los esclavistas, se  convirtió en 1969 en un museo, el cual alberga en sus vitrinas documentos de compra y transacción, grilletes, armas y objetos representativos de tan infame época, que llegó a su fin en 1848 con la abolición de la esclavitud.

Personalidades que lo han visitado

Diferentes personalidades mundiales han visitado la isla, como Nelson Mandela, François Mitterrand, el presidente Bill Clinton,el Papa Juan Pablo II, que pidió perdón porque la iglesia apoyó en su día la esclavitud. Deambular por  las calles de Gorèe y descubrir pequeños rincones nos transportará a otra época.

Adentrándonos despacio en su interior nos encontramos la plaza donde se alza la iglesia de San Carlos Borromeo; hoy es día de culto, en su explanada se agrupan fieles – la mayoría mujeres-, que lucen unos espectaculares vestidos de un blanco cegador.

Un recorrido por la isla

Ascender al punto más alto de la isla para divisar Dakar es un paseo lleno de sorpresas. Lo iniciamos por un camino adoquinado, donde encontramos uno tras otro tenderetes donde artesanos y artistas exponen sus obras, desde tallas en madera o piedra, bisutería o pinturas, las cuales siempre hacen alusión a motivos africanos.

Antigua fortificación militar

Llegamos a la explanada donde se ubican las antiguas baterías de artillería para la defensa de la isla y del acceso al puerto de Dakar. Hoy en día es refugio de los artistas locales; aquí trabajan y exponen sus creaciones en un ambiente un tanto hippie.

En esta parte los riscos elevados al mar son más altos e imponentes – comenta el guía que aquí se encuentra la única fuente de agua potable de la isla y que según las mareas queda sumergida en el mar. Sorteando los restos de los emplazamientos artilleros y orientándose al norte, divisamos el Fort D’Estrées y justo debajo nuestro a unos pocos metros sobre el nivel del mar se halla la mezquita de Gorèe, una de las más antiguas de Senegal.

Es momento de descender ya que el calor aprieta y se acerca la hora de tomar de nuevo el ferry hacia Dakar. De regreso al puerto seguimos descubriendo lo que fue en su día la opulencia colonial: edificios emblemáticos ahora semi-derruidos con sus verjas de hierro forjado como la casa del gobernador.

A la sombra de los baobab jóvenes lugareños pasan el tiempo viendo jugar a fútbol

Este año es el año del Barça. Los chiquillos visten las camisetas del equipo con auténtica pasión y en la playa del embarcadero bajo el tórrido el sol del mediodía se congregan para disfrutar del agua mientras los turistas se agrupan en las terrazas de los restaurantes adyacentes con intención de tomar un refresco o aprovechar para degustar el plato típico de Senegal, el Ceebu Jen o Tiéboudiene, que podríamos describir como una especie de “paella senegalesa”.

Playas de Sally

A sólo una hora y media al sur de Dakar se encuentra la zona de Sally, situada en una costa de arena dorada, rodeada de cocoteros y de un mar en calma siempre protegido por la bahía. Flores exóticas, baobabs y eucaliptos de dulce fragancia envuelven este entorno privilegiado de un halo paradisiaco.

Los equipamientos turísticos, con magníficos hoteles y lujosas residencias, se extienden a lo largo de la playa, donde encontraremos toda clase de servicios, también deportivos. Su origen se remonta a una antigua colonia portuguesa, siendo en 1984 cuando pasó a ser un destino turístico muy apreciado.

Del gris al rosa, un lago un mito o el paraíso de los flamencos

El lago Rosa o Lac Retba  está ubicado a 35 kilómetros de Dakar, al noreste del país, con una superficie de 3 kilómetros cuadrados. El alto nivel de salinidad de sus aguas, debido a que se encuentra sobre una inmensa masa de sal, al igual que sucede en el Mar Muerto, hace que las personas floten con gran facilidad.

Su punto más profundo suele situarse según crecidas entre los 3 y 5 metros; por ello, durante siglos ha sido explotado para la extracción de sal. Este lago, así como la ciudad de Dakar, han sido conocidos mundialmente por haber acogido durante años la llegada del rally París Dakar.

Durante la estación seca (noviembre – diciembre) sus aguas se tornan de un color rosáceo debido a su alto contenido de sal, algas y microorganismos en el agua que le dan este color. Dependiendo de la hora y la luz, sus aguas adquieren todos los matices del rosa, hasta el color malva a última hora de la tarde.

Explotación centenaria de sal

Los hombres, con el agua hasta el pecho y el cuerpo untado con manteca de karité para proteger su piel de la corrosiva sal del lago y provistos solamente de un piquete llamado “Djodj”, arrancan pequeños bloques de sal que se encuentran incrustados en el fondo. Los transportan en sus piraguas, con capacidad para una tonelada y media, hacia la orilla. Allí las mujeres se ocupan de amontonar los bloques de sal en la orillas para lavarlos y secarlos al sol durante 4 días. Las 24.000 toneladas de sal que se extraen anualmente son utilizadas para la conservación de pescado y para la venta a países vecinos.

Monumento  a la Renaissance Africaine

Una  de las visitas obligadas a realizar en Dakar es la visita del imponente monumento al Renacimiento Africano, una escultura de bronce de 49 metros de altura situada en las afueras de Dakar, Senegal.

Enclavada en un montículo con vistas al océano Atlántico  la escultura está orientada hacia el interior mirando a la ciudad, diseñada por el arquitecto senegalés Pierre Goudiaby y construida por una empresa norcoreana.

El estilo y rasgos de la escultura representa a 3 miembros de una familia, que salen de la cima de una montaña: una estatua completa de una mujer joven, un hombre y, sentado en su brazo derecho levantado, un niño que señala con su dedo al mar.

La inauguración solemne del monumento después de cuatro largos años de construcción, que generó fuertes controversias tanto dentro como fuera del país por su elevado coste, tuvo lugar el 4 de abril de 2010, coincidiendo con la Fiesta Nacional de Senegal, que este año conmemoraba el 50º aniversario de la independencia de Francia.

Mercado de pescado  de Soumbedioune

Uno de los lugares más impactantes, por su actividad y singularidad, es sin duda el mercado de pescado de Soumbedioune.

Sobre las cinco de la tarde el sol va descendiendo de su zenit, los cayucos de pesca regresan a la playa con la pesca del día – barracudas, cabrachos, salmonetes, meros y algún que otro marrajo forman parte de las capturas cotidianas de estos pescadores, que se apresuran a ponerlos a la venta en las mesas regentadas por mujeres para así ganar unos CFA (Franco senegalés).

El calor y la humedad intensifican el olor del mar así como del  pescado a la venta. Quienes no disponen de puesto para su venta lo hacen en improvisados tenderetes a pie de playa en la zona del embarcadero donde están varadas las multicolores y adornadas embarcaciones, a la espera de la siguiente jornada de pesca.

Al final de la playa topamos con el mercadillo artesanal. Estrechas y laberínticas callejuelas se suceden, en ellas, uno tras otro encontramos puestos que nos maravillan con todo tipo de objetos tallados en maderas nobles, y los vendedores con las mejores ofertas que sus competidores vecinos, que están justo a su lado y hacen exactamente lo mismo, y son igual de tenaces con sus argumentos para que adquieran sus productos; toda un experiencia.

 

GUÍA PRÁCTICA

Cómo llegar La compañía IBERIA dispone de vuelos directos a Dakar. Royal Air Maroc ofrece vuelos con escala en Casablanca a buen precio desde Madrid o Barcelona. Dónde dormir Depende del tipo de viaje escogido existen amplias ofertas de alojamiento: Resort de lujo, hoteles en costa e interior. Si nuestra opción es en Dakar ciudad el hotel Le Meridien  President es muy recomendable (www.lemeridienpresidentdakar.com). El Radisson Blu Hotel en Dakar es todo un lujo, ideal para los más exigentes. www.radissonblu.com/hotel-dakar

Documentación Pasaporte en vigor; el  visado es obligatorio si las estancias superan los 30 días y es necesario poseer el billete de regreso.

Idioma El idioma oficial es el francés. También se hablan wolof, mandinga, diola, peul y otros dialectos tribales.

Moneda y cambio La moneda oficial es el Franco Centro Africano (CFA). Un CFA equivale a 100 céntimos. Monedas de 1, 2, 5, 10, 25, 50, 100 y 500 francos. Billetes de 100, 500, 1.000, 5.000 y 10.000 francos. Se puede cambiar moneda en los bancos, aeropuerto y en los hoteles. Al llegar al país, la cantidad de moneda local y de divisas es ilimitada, aunque hay que rellenar una declaración. A la salida del país se pueden sacar 50.000 francos en moneda local o moneda del área de influencia francesa. La cantidad de divisas no puede ser superior a la cantidad declarada a la llegada.

Horario Senegal tiene la misma hora que el GMT, es decir, sólo una hora menos con respecto a España.

Clima, a tener en cuenta El país goza de un clima tropical de temperaturas agradables y templadas, debido al hecho de encontrarse en la zona intertropical. Durante la estación seca, que va de noviembre a junio, apenas llueve nada; en el interior el calor es muy intenso, sobre todo entre abril y mayo, mientras que la temperatura en las costas son más frescas. La estación de lluvias transcurre entre julio y octubre y es en esta época del año cuando las lluvias, tormentas y algún tornado hacen acto de presencia, aunque en la mayor parte de Senegal el clima es seco y relativamente cálido durante todo el año.

Suministro eléctrico
La corriente eléctrica es de 220 V a 50 Hz.

Salud, vacunas y consejos. Se precisa vacuna contra la fiebre amarilla y la profilaxis antimalárica. Es muy recomendable la vacuna contra el tétanos, el tifus y la polio. Una especial recomendación es  no beber agua del grifo ni tomar alimentos sin cocinar. En  la estación seca hay que tener una especial precaución con el sol. Si nuestra estancia es un poco prolongada o recorreremos varias zonas del país, es muy interesante llevar un pequeño botiquín bien preparado, en el que no deben faltar analgésicos, antihistamínicos, antidiarreicos, antibióticos, antisépticos, repelentes para insectos, lociones calmantes contra picaduras o alergias, vendas, tijeras, pinzas, termómetro y jeringuillas hipodérmicas. Es recomendable viajar con un seguro médico y de asistencia. Para emergencias médicas o policiales se debe solicitar ayuda en las recepciones de los hoteles o en el consulado o embajada más próximo.

Como vestir, equipo básico

La ropa de algodón, tejidos fáciles de lavar y en general prendas cómodas.  Llevar un jersey si se viaja de noviembre a mayo, ya que las noches suelen ser algo  frescas, un chubasquero, ropa de baño, gafas de sol, gorra o sombrero, protector solar y fundamental el repelente contra los insectos. El calzado en la ciudad o zonas urbanas- zapatillas deportivas o zapatos cómodos y ligeros serán suficientes. En zonas rurales siempre deben estar protegidos nuestros pies y nunca dejéis al descubierto los dedos; por consiguiente, unas botas de media caña  o más es el calzado recomendable.

Las fotografías

Al igual que en todos los países, hay que tener en consideración que no a todo el mundo le gusta que le fotografíen.

Por razones culturales y principalmente a las mujeres musulmanas no les gusta ser fotografiadas – es recomendable siempre pedir permiso tanto si se pretende fotografiar objetos como personas. En las zonas expresamente restringidas, suele indicarse.

Horario comercial
No existe propiamente un horario establecido para las tiendas.

Los mercadillos que abundan, sobretodo en Dakar, permanecen abiertos incluso de noche -sólo se detiene la actividad comercial cuando retransmiten por televisión la popular lucha senegalesa. Las entidades bancarias sí tienen un horario establecido: de 8.00 a 11.00 de la mañana y de 14.30 a 16.00 h.

Propinas
Dejar un 10% sobre el total de la factura en los restaurantes es habitual en concepto de propina. Para el resto de los servicios una pequeña cantidad es suficiente. Agradecer por un servicio es esmerado y correcto pero dar por “lástima” no beneficia a nadie, recuérdalo.

 

Post relacionados: