El Pirineo Condal

El Pirineo Condal

Cataluña tiene muchas caras turísticamente hablando. Una de las más importantes es todo lo que tiene que ver con su origen. Hace algún tiempo, y para dar a conocer estos orígenes a todo aquél que quisiera tener conociemiento de ello, se puso en marcha una ruta, la Ruta del Pirineo Condal. La historia del nacimiento de Cataluña fue heredera del legado romano y visigótico y adquirió su propia identidad, su propia lengua, el catalán. Esta ruta atraviesa un paisaje de belleza sin igual, desde el Ampurdán hasta la Ribagorza, con los Pirineos como mejor acompañante. Y con todo esto, nos aguardan historias, leyendas, personajes, héroes, lugares cargados de significado que recogen en su interior la historia de una país. Aunque la mayoría de los elementos que la integran pertenecen a los siglos XI, XII y XIII, la ruta abarca cronológicamente desde los poco conocidos años del siglo IX, cuando Wifredo el Velloso inicia el camino que llevará a la independencia de los condados catalanes, hasta el siglo XV, cuando la muerte sin descendencia del rey Martín el Humano significa el fin de la dinastía condal que había gobernado Cataluña durante más de quinientos años.

La ruta se enmarca en el Pirineo catalán, entendido en un sentido amplio, y atraviesa el territorio de los antiguos condados que fueron cuna de la «Catalunya Vieja». El viajero la puede recorrer de un tirón o seguirla paso a paso, condado a condado. De levante a poniente o bien de poniente a levante, el recorrido ofrece al viajero la posibilidad de visitar una cuidada selección de monumentos medievales y museos que lo transportarán fácilmente al ambiente de la Catalunya Vieja, el de la antigua Marca Hispánica, la época del temido guerrero Tallaferro o de la piadosa condesa Ermesinda.

 

La historia del nacimiento de Cataluña fue heredera del legado romano y visigótico

Un viaje al nacimiento de un país. La ruta del Pirineo Condal se divide en once condados, para cada uno de los cuales se ha elegido uno o dos puntos destacados que se pueden visitar en un día. Para las personas que quieran pasar más tiempo visitando un condado, sea cual sea, se ofrecen también otros puntos de interés, cuyo número varía según el caso. Para cada condado se incluye una síntesis de parte de su historia altomedieval y una breve interpretación histórica y artística de los monumentos más destacados que se pueden encontrar en él. La ruta propone recorrer los territorios de los antiguos condados que fueron escenario de la configuración y nacimiento del país, y la confieren el Condado de Girona, el Condado de Empúries, el Condado de Besalú, el Condado de Ripoll, el Condado de Berga, el Condado de Cerdanya, el Condado de Urgell, el Condado de Pallars Sobirà, las Tierras de l’Aran, el Condado de Ribagorça, el Condado de Pallars Jussà, el Vizcondado de Cardona y el Condado de Osona.

 

 

Nosotros te vamos a recomendar algunos puntos de la ruta para visitar durante fines de semana para que puedas ver lo máximo posible sin que te pierdas nada que valga la pena visitar. Como inicio podriamos elegir la ciudad de Girona, de la cual destacaríamos los siguientes puntos de interés: Te proponemos comenzar por sus murallas. De origen romano, los elementos de época románica más destacados son la torre Júlia y la puerta Rufina, cerca del conjunto de Sant Domènec. Seguidamente la Catedral: Consagrada a Santa María y ubicada en el punto más alto de la ciudad, la catedral de Girona se comenzó en el siglo XI en estilo románico. Se continuó a lo largo del XIV en estilo gótico, si bien se conservó el claustro románico del XII y el campanario, conocido como la torre de Carlomagno, de la misma época. La sede gerundense tiene la particularidad de albergar la nave gótica más amplia del mundo. El Museo de Historia de los Judíos es otro punto muy interesante. Los baños árabes y el Monasterio de Sant Pere de Galligants, sede del Museo de Arqueología de Girona merecen una buena visita para no perderse nada.

 

 

Del condado de Empúries podemos hablar del monasterio de Sant Pere de Rodes y Castelló d’Empúries. Pero si se dispone de más de un día para recorrer la zona, proponemos un itinerario que parte de Castelló d’Empúries, sigue hacia Sant Pere de Rodes, continúa por Peralada, Vilabertran, Sant Quirze de Colera y el castillo de Requesens. La visita a este monasterio benedictino permite al visitante aproximarse a uno de los centros monásticos de peregrinaje más importantes de la Catalunya medieval. Del condado de Besalú, que ocupaba las tierras de la actual comarca de la Garrotxa, podemos resaltar los paseos por sus calles, para descubrir un espléndido conjunto monumental. La visita a Besalú gira en torno a la judería y al núcleo del monasterio de Sant Pere, pero se puede completar acudiendo a la iglesia parroquial de Sant Vicenç, las ruinas de Santa Maria de Besalú y las del castillo condal. A la judería se accede por un pequeño portal, al final del cual una plaza acoge la sinagoga, el miqvé y el portal de los Judíos.

 

 

El Condado de Ripoll es uno de los mejores escenarios para sumergirse en los orígenes reales y míticos de los condados catalanes. De ello es protagonista el monasterio de Santa Maria de Ripoll, más conocido popularmente como «la cuna de Catalunya», que fue eirgido por Wifredo el Velloso, fundador de la patria catalana. Del Vizcondado de Cardona destaca el imponente conjunto monumental que remite al visitante a linaje del mismo nombre. El apelativo de «señores de la sal», con el que fueron conocidos, denota claramente la trascendencia de la Montaña de Sal de esta población al pasar a formar parte de la casa, uno de los linajes más influyentes en la política catalana de la Edad Media. Con estas líneas acabamos invitando a todos a descubrir la apasionante historia de este territorio y su Ruta de la Cataluña Condal.

 

[divider]INFORMACIÓN TURÍSTICA[/divider]
www.catalunya.com
www.catalunyaturisme.com
www.girona.cat
www.cardona.cat
www.ripoll.cat
www.besalu.cat

 

Post relacionados: