Qué ver y qué hacer en Bruselas en cuatro días

Qué ver y qué hacer en Bruselas en cuatro días

Bruselas es una ciudad que bajo sus adoquines guarda casi ocho siglos de historia, ciudad de reyes y emperadores, ha sido un centro comercial de primer orden además del epicentro de los avatares de Europa durante los últimos 500 años, por ello os contamos qué ver y qué hacer en Bruselas en cuatro días.

Estación Central de Bruselas

Bruselas, es actualmente es la sede del parlamento europeo, pero, aun así, como ciudad es una de las más dinámicas y alegres de Europa, donde podemos encontrar museos vanguardistas o temáticos, grandes y exclusivas exposiciones de arte, además de albergar emblemáticos monumentos por la cual se la reconoce de facto.

En definitiva, un destino turístico inagotable, por ello os contamos qué ver y qué hacer en Bruselas en cuatro días.

Qué ver y qué hacer en Bruselas en cuatro días, descubrir la Grand Place 

Uno de los emblemas por excelencia de Bruselas es la Grand Place, una de las plazas más bonitas de Europa, rodeada por las casas gremiales, el ayuntamiento y la casa real, y patrimonio de la UNESCO.

Gran Place

Los orígenes de Bruselas se remontan a un fuerte construido por el duque de Lorena en el s. X al borde del Sena, rodeado de bancos de arena. Un siglo después se instalaba un mercado en un margen desecado, ubicado en la ruta que conectaba Flandes con Renania.

En el s. XIII se levantaron tres mercados cubiertos en uno de los extremos de la Grand Place, propiedad del duque de Brabante. El resto era de madera, con una distribución bastante caótica que acabaría desapareciendo en una demolición en el siglo XV.

Cristo yacente en la Gran Place

Entre 1401 y 1455 se construyó el Ayuntamiento, con su característica torre gótica de 96 metros coronada por una estatua de San Miguel.

Es el único edificio medieval que queda. Al otro lado el duque de Brabante construyó la actualmente denominada Casa del rey, reconstruida en estilo gótico por orden de Carlos V. Acoge el Museo de la ciudad desde 1887.

Y con el tiempo, los comerciantes más ricos y los gremios de Bruselas levantaron otras ornamentadas casas que cierran la plaza. Un total de 39, en su mayoría en estilo barroco italiano con toques flamencos.

Ayuntamiento Gran Place

La Grand Place ha sido testigo de acontecimientos históricos y trágicos – como la quema de los mártires protestantes Henri Voes y Jean Van Eschen por par de la inquisición o la decapitación de las cuentas de Egmond y Horne – que inició una revuelta contra la dominación española.

Posteriormente en agosto de 1695, las tropas francesas bombardearon la plaza, destruyendo una buena parte – se salvó de milagro del ayuntamiento. La reconstrucción se hizo bajo supervisión de las autoridades para asegurar un conjunto armónico – a pesar de la mezcla de estilos gótico, barroco y Luis XIV. Se tuvo que volver a restaurar el s. XIX.

Durante la Primera Guerra Mundial, el Ayuntamiento sirvió como hospital y el ejército alemán de ocupación instaló cocinas de campaña. Dejó der ser plaza de mercado en 1959 y está cerrada al tráfico de vehículos desde los 90. En 2010 la votaron la plaza más bonita de Europa.

Galerías Humbert

Qué ver y qué hacer en Bruselas en cuatro días, de compras por las Galerías Saint Hupert

De las ocho galerías cubiertas construidas en Bruselas el siglo XIX, cuando este tipo de recinto se puso de moda entre la alta burguesía de la ciudad, quedan tres, entre ellas las de Saint Hupert, de 1847, obra del arquitecto Jean-Pierre Cluysenaer.

Fueron las primeras galerías comerciales de Europa, cuando Bruselas comenzaba a despuntar como una de las capitales más modernas del continente y aún son el hogar de tiendas de lujo, como las exclusivas bolsos de Delvaux, establecidas en las galerías el 1829.

Galerías Humbert

También encontramos, desde 1857, la chocolatería Neuhaus – la antigua farmacia donde se inventaron los bombones.

Al farmacéutico se le ocurrió cubrir medicamentos con chocolate para disimular el mal sabor, pero pronto se dieron cuenta de que era derrochar el chocolate y los comenzó a rellenar de crema y otras cosas.

Bombones Neuaus

Ahora tiene tiendas en todo el mundo. No podemos abandonar Bélgica sin haber probado el chocolate.

Qué ver y qué hacer en Bruselas en cuatro días, visitar el  Manneken Pis

En las calles que rodean la Grand Place (concretamente en la esquina de Stoofstraat con Eikstraat) encontramos otro de los emblemas de la ciudad, el Manneken Pis, la figurilla de bronce de 61 cm que representa un niño meando sobre una fuente.

Manneken Pis

Es obra del escultor Jerome Dusquenoy el Viejo y se instaló 1619 – el original se encuentra en el Museo de la Ciudad, después de haber sobrevivido a varios intentos de robo a lo largo de los años, y la que hay ahora es una copia.

Janneke pis

Una de las características más curiosas es su colección de vestuario – casi mil piezas-, que se expone al Guarda Ropa, cercano a la fuente. La asociación «Amigos del Manneken Pis» gestiona el vestuario y revisa las peticiones de donaciones – se pueden dar vestidos siempre y cuando no sean de propaganda. Desde 1756 existe la figura del «vestuario oficial», que hoy en día es un trabajador del ayuntamiento que se encarga de vestirlo y desvestirse él los días que toca.

 

Qué ver y qué hacer en Bruselas en cuatro días, visitar el Coudenberg y El Palacio Real de Bruselas 

El Palacio Real de Bruselas es la sede de la monarquía constitucional belga, oficinas y algunos ministerios. Está construido sobre el antiguo Palacio de Coudenberg, destruido en un incendio en 1731. Los escombros de la llamada Corte Quemada se dejaron decaer durante 40 años hasta que se retiraron para construir el actual palacio.

Galerías subterráneas palacio real Bruselas

De la antigua residencia de los duques de Brabante – y de Carlos V- quedan los sótanos, en los que se alberga el museo donde se exponen los objetos descubiertos durante las excavaciones, que se han restaurado y se pueden visitar. Todo ello nos da una idea de la dimensión del antiguo palacio, mucho más extenso que el actual.

Gigantes y cabezudos en el Palacio Real

Frente al Palacio encontramos el parque de Bruselas, también construido sobre los antiguos restos del Coudenberg. De estilo neoclásico, es el parque más grande de la ciudad, con una gran fuente central y varios estanques, quioscos de música y numerosas estatuas.

Qué ver y qué hacer en Bruselas en cuatro días, no perderse la puerta de Halle

Construida en 1381, es la única de las seis torres fortificadas de entrada a la segunda muralla defensiva de Bruselas que aún se conserva – aunque hayan desaparecido el foso que la rodeaba, el rastrillo y el puente levadizo.

Puerta de Halle

Sobrevivió porque se usó como prisión, aduana e iglesia luterana en varias etapas. En el siglo XIX se restauró y se añadieron los elementos neogóticos decorativos, como las torretas laterales y la torre con tejado cónico. Hoy es la sede de un Museo dedicado a la historia medieval de la ciudad.

 

Qué ver y qué hacer en Bruselas en cuatro días, la iglesia de Sablon el parque de Egmont en el Peti-Sablon

El Sablon, antigua zona de humedales arenosos de ahí proviene su nombre se encuentra en la zona del Mont des Arts, en la rue Royale, a corta distancia del Palacio Real en dirección al popular barrio de Les Marolles.

Iglesia del Sablon

En el Sablon se encuentra la iglesia de Notre Dame du Sablon, un excelente ejemplo del gótico brabantino del siglo XV. Fue edificada entre finales del siglo XIV y principios del XV. Es realmente conmovedor contemplar sus brillantes y coloridas vidrieras.

Su nave central en la que se levantan cinco grandes pilares que soportan la estructura al igual que hacen de divisorio de cinco pequeñas naves laterales. En esa misma nave central se encuentra el púlpito de finales del siglo XVII.

Virgen en la Iglesia del Sablon

Es una muestra sin igual del arte funerario muy vinculado a la nobleza y la burguesía, tal vez por su proximidad al barrio de la corte real. A la izquierda del coro se encuentra la magnífica capilla funeraria de estilo barroco de los Tours y Tassis, que sustituyó a una anterior capilla de la época de Carlos V.

En las naves laterales veréis capillas, tumbas de personajes históricos y maravillosos trípticos flamencos. De esta iglesia parte la procesión de la festividad del Ommegang, en la cual se venera por el Gremio de los Ballesteros de San Jorge a la virgen del Sablon, cuya imagen se encuentra representada con trece imágenes distintas dentro y fuera de la iglesia, siendo su búsqueda y ubicación uno de los retos de quienes la visitan.

Qué ver y qué hacer en Bruselas en cuatro días, descubrir la orden de los ballesteros de San Jorge

El Grand Serment Royal et de Saint-Georgia desde Arbalétriers de Bruxelles es una orden de ballesteros, protectores de Nuestra Señora del Sablon y defensores de la ciudad, un gremio militar histórico que entrenaba en el área de los alrededores del palacio, y donde aún se encuentra hoy su sede, a Impasse du Borgendael.

Orden de los ballesteros

No es un simple museo, también es la sede social donde los miembros de la orden se reúnen para hacer prácticas de tiro, conferencias y clases de tiro con ballesta. Y ademas donde se puede degustar alguna de las cervezas tradicionales vinculadas al gremio, como la Ommegang o las Charles Quint. El museo está abierto martes por la tarde. Las sesiones de tiro son los jueves, pero hay que reservar con antelación y las plazas son limitadas.

Qué ver y qué hacer en Bruselas en cuatro días, pasear por el parque de Egmont en el Peti-Sablon

La estatua de los condes de Egmont y de Hornes, presiden el centro de este pequeño parque justo delante de la Iglesia del Sablon. Tal vez este escenario sea uno de los manifiestos ideológicos más relevantes de Bruselas, pues ambos condes fueron ajusticiados en la Gran Place acusados de insurrección contra el rey Felipe II.

Petit Sablon Parque Engemoont

Rodean la plaza diez grandes estatuas, las cuales constituyen una galería de personalidades que propiciaron grandes cambios en el mundo de la política, la arquitectura, el arte y la ciencia a lo largo del siglo XVI: Guillermo el Taciturno, Enrique de Brederode y Philips van Marnix de Sainte-Aldegonde, todos ellos se enfrentaron al poder político o religioso durante el reinado de Carlos V o al de su sucesor.

Parque Petit Sablon

El liberalismo progresista del siglo XIX los consideró sus precursores y decidió mostrar sus valores erigiendo estas estatuas en su honor.

Qué ver y qué hacer en Bruselas en cuatro días,Visitar la Catedral de San Miguel y Santa Gúdula

Es el mejor ejemplo conservado de arquitectura gótica Brabantina, construida entre los siglos XIII y XVI sobre una anterior iglesia románica del S. XI altura para Lambert II para conservar las reliquias de Santa Gúdula de Brabante que en el siglo XVI se perdieron durante un asedio protestante.

Detalle interior Catedral de Bruselas

Sí se conserva una imagen de la santa, patrona de la ciudad junto con San Miguel. La fachada es del siglo XV y las dos torres, de 64 m de altura, de la época de Carlos V. La primavera de 2004 una pareja de halcones hizo nido en la torre norte, levantando una gran expectativa entre los ornitólogos y marcando el inicio del programa Falcons for Everyone.

En su interior destacan el trabajado púlpito barroco instalado el siglo XVIII y los vitrales representando escenas diversas, desde los gobernantes de Bélgica hasta el juicio final, con unos tonos muy vivos.

Qué ver y qué hacer en Bruselas en cuatro días, el museo de coches Autoworld

Situado en el Parque del Cincuentenario, en uno de los pabellones de acero y vidrio encargados por Leopoldo II en 1880 para celebrar el 50 aniversario de la independencia del país, junto al gran Arco de Triunfo de 1905 y de los museos de la aviación y del ejército, Autoworld es una de las mejores colecciones de coches del mundo.

 Autoworld

La exposición permanente con más de 300 vehículos de todas las épocas, marcas y modelos hasta los años 70 nos presenta un recorrido por la historia de la automoción con una magnífica representación de vehículos de las primeras décadas del siglo XX, entre los que, por ejemplo, encontramos algunos coches de la casa belga Minerva Motors.

Autoworl Bruselas

Lo combina con las exposiciones temporales que van cambiando cada mes. Imprescindible para los amantes de los coches clásicos.

Qué ver y qué hacer en Bruselas en cuatro días, imprescindible es  visitar el Museo del comic

Bruselas es uno de los grandes destinos para los amantes del comic, personajes legendarios de esta forma de expresión artística como Lucky Luke, Marsupilami o el inmortal Tintín y Spirou, han sido héroes de leyenda para unas cuantas generaciones de niños y no tan niños de prácticamente todo el mundo.

Museo del Comic

Incluso algunos de ellos llegando a ser personajes reconocidos no tan solo en el formato comic de papel, sino que han ido más allá, como en el cine o la televisión.

Por ello para todos los amantes y aficionados al llamado noveno arte, en octubre de 1989 se inauguró el Museo del Cómic Belga, dedicado a recoger parte de las obras de los más afamados artistas de la ilustración, así como a sus personajes.

Museo del Comic

Entre los muchos artistas que están representados en el museo se encuentran Georges Prosper Remi “Hergé “(creador del famoso reportero Tintín), Pierre Culliford  “Peyo” (Los Pitufos), Maurice de Bévère conocido por “Morris” (Lucky Luke), Rob-Vel (Spirou) o André Franquin (Tomás el Gafe).

Museo del cómic en Bruselas

Pero el Museo del Cómic Belga no es el único reconocimiento de Bruselas a estos artistas y la ilustración gráfica, también podemos encontrar sus trabajos en numerosas fachadas a lo largo de la singular Ruta del Cómic que discurre por la ciudad de Bruselas, lo cual la hace realmente única en este género, siendo una de las rutas turísticas catalogadas y reconocida a nivel mundial.

Qué ver y qué hacer en Bruselas en cuatro días, hay que visitar y subir al Atomium 

La imagen del Atomium está asociada incuestionablemente a la ciudad belga de Bruselas. Una obra de ingeniería concebida inicialmente con fecha de caducidad (no más de 6 meses) y que a día de hoy sigue en pie, además de haberse convertido en uno de los símbolos de referencia que identifican a Bélgica y a Europa.

Atomium

En 1958, durante la Expo de Bruselas, se inauguraba felizmente esta forma compuesta de nueve bolas de acero y aluminio unidas entre sí por unos colosales cilindros metálicos, que también servían como accesos y pasillos de enlace entre las bolas, y le proporcionaban la estabilidad necesaria para convertirse en una atracción turística de 102 metros de altura y cuyo interior se podía visitar.

El Atomium representa los nueve átomos de un cristal de hierro ampliado 165 millones de veces; siendo este, un símbolo para argumentar en el momento de su creación.

Panorámica desde el Atomium

Medio siglo más tarde, el Atomium sigue encarnando estas ideas de futuro y de universalidad, algo que refleja a través de su programación cultural, y es también un museo con colecciones permanentes y exposiciones temporales.

Siendo el punto de partida la reflexión que se inició en 1958: ¿Qué tipo de futuro queremos para mañana? ¿Qué mantiene nuestra felicidad? El concepto de que la ciencia y la tecnología son las medidas a emplear para resolver los problemas de la sociedad futura, y la fraternidad triunfando sobre los conflictos bélicos en beneficio de la humanidad.

Desde el interior del Atomium, accedemos por ascensor ultrarápido y silencioso a través de uno de sus cilindros interiores, nos elevamos hasta el nivel 7, desde el cual disfrutaremos de una visión singularmente única de 360º de los 19 municipios de Bruselas.

Escaleta entre las bolas del Atomium

Por el ventanal norte visualizamos todo el centro de exposiciones (Brussels Expo) y los restos de las exposiciones universales de 1935 y 1958, de entre los que destaca el Pabellón 5, el Teatro de los EE. UU, otro pabellón (actualmente estudios VRT), el Contador Tuilier (ahora un restaurante privado), el Teatro de Verdure y el Pabellón de acceso al teleférico.

A través del ventanal del nordeste, cuando hace buen tiempo, se divisa Amberes – que es claramente diferenciable por sus instalaciones portuarias, así como por la catedral.

Al este podemos contemplar el dominio real, el castillo Stuyvenberg al igual como el aeropuerto de Bruselas (Zaventem) y todo el tráfico aéreo.

Por el suroeste: la ciudad de Bruselas, el Barrio Norte (también llamado Manhattan), la imponente Basílica de Koekelberg a través de la Grand Place y el Palacio de Justicia.

Vistas desde el Atomium

En los niveles 1 y 2 se encuentra la exposición permanente y los niveles 3,4 y 5 son espacios dedicados a exposiciones temporales. Para los más pequeños en el nivel 6 se encuentra la Kid’s Esphere, un espacio de entretenimiento para los pequeños preferente para los grupos escolares de primaria.

Y para disfrutar de las alturas y de la gastronomía belga, nada mejor que terminar la visita a este icono de la ciudad de Bruselas con su restaurante en el nivel 8, a 95 metros de altura, desde el cual podremos además disfrutar de unas excepcionales vistas.

Qué ver y qué hacer en Bruselas en cuatro días, sin duda una singuarl visita sera al Adam, Museo del Plastico 

Antes de acceder al Atomium es imprescindible visitar uno de los nuevos y singulares museos de Bruselas, el ADAM, una colección permanente dedicada a los objetos de plástico que forman parte de los mejores diseños del siglo XX y XXI.

Una iniciativa privada que llevó a cabo Philippe Decelle, entusiasta coleccionista que, desde la época dorada del plástico, a principios de 1960, fue acumulando objetos hasta la época posmoderna, dando especial relevancia a la del pop-art.

Museo ADAM

La colección es única en su clase en el mundo y es una rica contribución al dinamismo cultural de Bruselas.

Debido a la gran cantidad de objetos de los que dispone la colección, no es posible darles cabida a todos en un único espacio, por ello la exhibición cambia una vez al año ofreciendo a sus visitantes la oportunidad de poder visitar una colección completamente distinta compuesta por diversos materiales plásticos.

Museo ADAM

Todos ellos estan debidamente clasificados  y que se identifican claramente mediante códigos, como por ejemplo (PE-Polietileno, PP-Polipropileno, PS-Poliestireno) al igual que su procedencia (BEL-Bélgica, ITA- Italia, FRA-Francia).

Muchos de los objetos de plástico que están expuestos forman parte de la memoria visual de una época, siendo algunos de ellos obras icónicas y que han marcado un antes y un después en conceptos de creatividad sobre objetos y mobiliarios.

Museo ADAM

Visitar el ADAM es toda una experiencia que nos ofrece la oportunidad de viajar a través de una época histórica reciente, y que en algunos de sus visitantes provocará una regresión a otra etapa de su vida.

Qué ver y qué hacer en Bruselas en cuatro días, para niños y mayores Mini Europe 

No podemos despedirnos de Heysel sin visitar el parque temático dedicado a los monumentos y ciudades de Europa. Todas las maquetas que están en Mini-Europa son de una excepcional calidad, con detalles impresionantes, todas ellas están construidas a escala 1/25, lo que permite una comparativa entre ellas apreciando su dimensión.

Mini Europe

Un parque creado a modo de una guía, para realizar un viaje a través de Europa para descubrir las singularidades más conocidas y originales, para recordar algún viaje o para planificar uno nuevo. No deja de ser una visita entretenida y agradable, tanto para mayores como para pequeños.

Mini Europe

Otra de las atracciones que nos ofrece Mini-Europe durante el mes de agosto, es un espectáculo de fuegos artificiales los sábados. Un espectáculo donde miles de luces alumbran la noche, acariciando las fachadas de los edificios permitiéndonos apreciar mejor sus detalles, una experiencia que merece la pena disfrutar si visitamos el Brupark.

COMO LLEGAR

Brussels Airlines ofrece vuelos directos desde el aeropuerto de El Prat y el de Girona. Si tienes suerte puede que te toque uno de los aviones decorados con temática de cómics.
www.brusselsairlines.com

TRANSPORTE

Para desplazarnos por Bruselas dispone de un extenso trazado de líneas de metro, buses, trenes y tranvías. Aunque el centro se puede recorrer perfectamente a pie necesitaremos algún transporte para llegar a varios museos y atracciones, como el Atomium.

Metro estación de Heysel

La Brussels Card -de 24, 48 o 72 h de duración- con opción de transporte público nos da viajes ilimitados en todos los transportes públicos, además de acceso gratuito a 39 museos y numerosos descuentos en comercios y restaurantes. https://visit.brussels/es/sites/brusselscard/

DONDE DORMIR

Nosotros nos alojamos en el NH Collection Brussels Grand Sablon, un 4 * delante de la iglesia de Notre Dame de Sablon y a 10 minutos a pie de la Grand Place y 8 del Palacio Real. Rue Bodenbroek – Bodenbroekstraat, 2 B. www.nh-hoteles.es/hotel/nh-collection-brussels-grand-sablon

DONDE COMER

La Rose Blanche. Encontraréis platos tradicionales, que el chef prepara con cerveza belga. Sentarse en una terraza en la misma Grand Place ya es todo un privilegio. Grand Place 11.
www.restaurant-rose-blanche.be

Mejillones al ajillo

La Terrasse. Prácticamente, a la entrada del Parque del Cincuentenario, también ofrece una carta tradicional con carbonadas y albóndigas de Lieja (con salsa de ciruelas). Muy agradable la terraza ajardinada y resguardada. Avenue des Celtas 1.
http://www.brasserielaterrasse.be

Chez Leon. El clásico por excelencia de los mejillones con Fritts desde hace 120 años. Mil variedades. Muy céntrico. Elaboran una cerveza propia. Rue des Bouchers 18. www.chezleon.be

Chez Léon

Las Brigittines. Ubicado en una antigua oficina de correos Art Nouveau. El chef local Dirk Myny eleva la cocina tradicional con productos frescos y creatividad. Place de la Chapelle, 5. www.lesbrigittines.com

Vincent. Especialidades belgas y francesas desde 1905. Rue des Dominicains 8-10. www.restaurantvincent.be

Gofre estilo Lieja

Au Bons Enfants. Fritterie con surtido de salsas y croquetas diversas. Place du Grand Sablon 49.

Maison Antoine. Fritterie típica desde 1948. Es costumbre ir a buscar las patatas y llevársela a alguno de los restaurantes de los alrededores. Place Jourdan 1. www.maisonantoine.be

Maison Antoine

Aux Gauf de Bruxelles. Rue Marché aux hierbas 113. www.belgiumwaffle.com/en

VISITAS

Palacio de Coudenberg. Place Palacios, 7. Dm-Vie: 9:30 a 17:00. Fines de semana, julio y agosto: 10.00 a 18:00. Entrada general: 7 €.
https://coudenberg.brussels/es/pagina-de-inicio

Garderobe Manneken Pis. Rue du Chêne 19. Dm-D: 10.00 a 17.00. Entrada general: 4 €. www.mannekenpis.brussels/fr/accueil#manneke

Arbaletriers de Saint Georges. El museo está abierto M de 13.00 a 17.00. Para las prácticas de tiro los jueves hay que reservar. www.arbaletriers-saintgeorges.be

La Porte de Halle. Boulevard du Midi 150. Dm-Vie: 9:30 a 17:00. S, D y festivos: 10.00 a 17.00. Entrada general: 7 €. http://www.kmkg-mrah.be/halle-gate

Atomium. Abierto todos los días de 10.00 a 18.00. Entrada general: 15 €. Es posible comprar una entrada combinada con Mini Europa. Plaza del Atomium. http://atomium.be

Mini Europa. Abierto todos los días de la semana de 9.30 a 18.00. Entrada general: 15,50 € (11,50 € los niños menores de 12). Es posible comprar una entrada combinada con el Atomium. Bruparck.
www.minieurope.com/es

ADAM y Plasticarium. Abierto todos los días de la semana de 10.00 a 18.00. Entrada general: 10 €. Place de Belgique. http://adamuseum.be

Autoworld. Abierto todos los días de abril a septiembre: 10.00 a 18.00. De octubre a marzo: 10.00 a 17.00. Fines de semana: 10.00 a 18.00. Entrada general: 10 € Parque del Cincuentenario 11. www.autoworld.be

Centro Belge de la Bande Dessinée, Museo del Cómic. Abierto todos los días de 10.00 a 18.00. Entrada general: 10 €. Rue des Sables 20. www.cbbd.be/fr/accueil

Más información en la Web de la oficina de turismo de Bruselas: https://visit.brussels/es

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Post relacionados: