Qué ver en la ruta de Napoleón en Valonia

Colina del Léon en el campo de batalla de Waterloo

Qué ver en la ruta de Napoleón en Valonia

Este año se cumple el 200 aniversario de la muerte de Napoleón, por ello os recomendamos qué ver en la ruta de Napoleón en Valonia, un recorrido de casi 90 kilómetros repletos de historia, en los que se encuentran unos 150 monumentos, lápidas y museos que rememoran el paso del Emperador Napoleón Bonaparte hacia la que fue su última batalla en 1815, Waterloo.

Ésta  ruta Napoleón en Valonia, permite al visitante descubrir cómo concurrió la campaña de 1815, de principio a fin, experimentado a cada paso la batalla que marcará la historia de Europa.

Pero también nos permitirá descubrir, al lado de la última de la ruta de Napoleón en Valonia, un importante patrimonio arquitectónico, cultural y paisajístico de gran diversidad.

Ruta de Napoleón en Valonia Mariscal Ney

Hestrud, en la ruta de Napoleón en Valonia

Situado en una colina dominando el río Thure, este apacible pueblecito, en la frontera franco-belga, al igual que fue para el Emperador, es nuestro primer paso  para saber qué ver en la ruta de Napoleón en Valonia.

Este lugar entró en la historia de forma un tanto anecdótica, dado el encuentro que hizo el Emperador con un joven del pueblo particularmente intrépido.

Como así lo evoca una pequeña estela cerca del río. El hecho acontece durante el día 14 de junio de 1815 en la ruta de Napoleón en Valonia, mientras cabalga para llegar a Beaumont donde se están agrupando el grueso de sus tropas, el Emperador se detiene en Hestrud para abrevar a su caballo.

En una de los márgenes del río, se encuentra con un niño, Cyprien-Joseph Charlet, con quien entabla  conversación.

Ciertamente quiere saber si lo ha reconocido. El niño asiente con la cabeza, mientras contesta con sorprendente determinación: «Vos creéis que la victoria siempre está unida a vuestros pasos, pero pasa y desaparece como el agua de este arroyo. En vuestro lugar, yo me quedaría tranquilamente en mi casa, ya que mañana, vuestra estrella seguramente habrá palidecido.»

Thuin,  en la ruta de Napoleón en Valonia

A 16 kilómetros de Beaumont, ligeramente apartada de la carretera utilizada por Napoleón, se encuentra Thuin. Merece la pena dar un rodeo para llegar a la ciudad.

Posee la particularidad de tener dos joyas del patrimonio de la UNESCO: su campanario, con una altura de 60 metros y sus marchas tradicionales, llamadas Entre-Sambre-et-Meuse.

Pero la región de Thuin  en la ruta de Napoleón en Valonia, también ofrece un panorama impresionante con sus  jardines colgantes, dos abadías – las de Lobbes y de Aulne – que se remontan al siglo VII y algunos hermosos castillos, entre ellos el de Fosteau, donde estuvo el general conde Reille, jefe del 2º cuerpo de ejército.

Destilería de Biercée en Ragnies

A corta distancia de Thuin, el pueblo de Ragnies, declarado “como uno de los más bonitos de Valonia”, acoge la única destilería belga de aguardiente y frutas.

Tiene por marco la antigua granja de la Abadía de Lobbes. Se elabora la famosa Eau de Villée, el P’tit Peket y la Poire Williams Nº 1.

Merece la pena visitarla, ademas nos ofrece la posibilidad de hacer un alto en el camino y reponer fuerzas en su restaurante, donde podremos degustar su elaborados destilados y visitar sus instalaciones.

Charleroi

No queda mucho del Charleroi que atravesó el Emperador el 15 de junio de 1815. Todo el ejército napoleónico tubo que cruzar el río Sambre. La maniobra, aunque bien concebida, necesitó casi un día entero para que se llevase a cabo.

CHARLEROI CIUDAD INDUSTRIAL

La ciudad transformada por la revolución industrial se convirtió, desde finales del siglo XIX hasta mediados del siglo XX, en uno de los motores económicos de Bélgica.

Ha conservado algunos restos de este rico pasado industrial, como el Bois du Cazier en Marcinelle, inscrito en la lista del Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO.

LA MAYOR TRAGEDIA DE LA MINERIA EN EUROPA

Testimonio conmovedor del trabajo de los mineros, pero también sobre uno de los mayores desastres mineros de todos los tiempos ya que, el 8 agosto de 1956, perdieron la trágicamente vida 262 hombres, la mayoría italianos.

LA BATALLA DE LIGNY, LA ULTIMA VICTORIA DE NAPOLEÓN

Si los combates del 16 de junio de 1815 también se llevaron a cabo en los territorios de Fleurus, Balâtre, Wagnelée y Saint-Amand, aunque es el nombre de Ligny el que ha destacado en la Historia.

En una pequeña  granja que fue testigo de la batalla. Aquí se encuentra el museo que alberga una excelente colección de armas, equipos militares y otras conmovedoras reliquias de los combates.

LA MISMA ESTRATEGIA QUE EN LA BATALLA DE AUSTERLITZ

Los efectivos empleados eran, por ejemplo, similares a los de la batalla de Austerlitz.

Château de Paix en la Ruta de Napoleón en Valonia

Poniendo frente a frente las tropas napoleónicas con las tropas prusianas.  Esta batalla se caracterizó por el empeño y la tenacidad por ambos lados hasta llegar a la extenuación, lo que explica el elevado número de víctimas.

Por ello el nombre de Ligny figura tanto en el Arco de Triunfo como en el monumento napoleónico en Ajaccio.

EL ÚLTIMO CUARTEL GENERAL DE NAPOLEÓN

Después de haber dejado su Castillo en Fleurus, Napoleón, continuó la persecución de la tropas británicas, estableciendo su cuartel general en la granja de Caillou en Vieux-Genappe.

Este lugar, aunque se incendió la noche de la batalla, se ha convirtiéndose en un museo napoleónico. Se expone una de sus camas plegables, su máscara mortuoria, objetos personales, pero también muchas reliquias que se encontraron en el campo de batalla.

EL CAMPO DE BATALLA DE WATERLOO

Desde la lejanía se divisa el mirador panorámico del Colina del León, a los pies de la imponente estatua que lo corona.

Recreación de la celebración del 200 aniversiro de la ruta de Napoleón en Valonia

Desde su mirador se observa con toda plenitud lo que fue el campo de batalla de Waterloo que se extiende alrededor de unas 2.500 hectáreas de campos, colinas y valles.

EL DIA CLAVE, 18 DE JUNIO DE 1815

En este escenario se produjo el enfrentamiento que cambió el destino de Europa, en él combatieron  300.000 hombres, de diferentes nacionalidades europeas deseosos de poner fin a más de veinte años de guerra.

Este espacio está actualmente protegido por una ley de conservación única en su género. Todavía contiene restos de impresionantes vestigios de la batalla que acabó definitivamente con el reinado absoluto de Napoleón Bonaparte.

Desde el mismo momento en que finalizó la batalla, se convirtió en una atracción turística conmemorativa muy visitada.

EL NUEVO CENTRO DE INTERPRETACIÓN DE LA COLINA DEL LEÓN

Centro turístico, histórico y cultural de Valonia, la Colina del León, ha sido objeto de importantes obras de modernización desde la celebración del bicentenario en el año 2015.

A los pies de la famosa colina, se ha construido un moderno edificio que alberga el Memorial: un extraordinario centro de interpretación subterráneo de 6.000 m2.

Este espacio acoge una excepcional escenografía, que se combina las últimas tecnologías. Su acceso es a través una rampa, en cuyos muros están decorados por 24 lápidas de acero, en las que se mencionan los nombres de los regimientos que se enfrentaron el 18 de junio de 1815.

MURAL PANORAMÍCO DE LA BATALLA DE WATERLO

La obra pictórica de Louis Desmoulins, un gigantesco mural panorámico también ha sido restaurado y se encuentra en la lista de protección de la UNESCO. Se visualiza a través de una pared circular de 110 metros y 12 metros de altura, en el cual están representadas varias escenas de combates.

EL MUSEO WELLINGTON EN WATERLOO

Este museo era una posada en el centro de la ciudad de Waterloo, donde Wellington instaló, del 17 al 19 de junio de 1815, su cuartel general.

Desde entonces, este gran edificio construido en 1705, alberga un destacado museo que rememora cada una de las partes beligerantes en las las diferentes fases de la batalla, pero también las consecuencias de la misma en la historia de Europa.

Delante del Museo, se encuentra la Capilla Real de Waterloo, construida en 1687 en honor de Carlos II de España.

Inmediatamente después de la batalla, se convirtió en un templo en memoria de la gloria de Wellington y de sus aliados.

Las paredes de la iglesia están adornadas con numerosas placas conmemorativas de oficiales o soldados muertos en combate.

Cómo llegar

Brussels Airlines dispone de vuelos diarios a Bruselas.

Cómo iniciar la ruta, recomendamos el alquiler de un coche en el mismo aeropuerto empezando por Hestrud a través de la N596 hacia Waterloo.

Donde alojarse:

Hotel Dolce La Hulpe www.dolcelahulpe.com

Vandervalk www.valk.com/es/hoteles

Donde comer:

Restaurante Hotel 1815 www.le1815.be

Más información de la Ruta de Napoleón en Valonia

Post relacionados: